Volver a la página principal
Número 12 - Diciembre 2017
Seguimiento de un tratamiento en un niño
con pérdida del lenguaje y del lazo social

Mónica Beatriz Peisajovich

 El propósito de este trabajo es demostrar que a través del padre del psicoanálisis es posible que un niño hable sin recurrir a la madre ciencia separación  fonoaudiología. Si es asequible acreditar que hay algo anterior al fonema, la creación del espejo curvo permite la construcción de un esquema separación óptico que modifica una estructura psíquica y las conocidas funciones cerebrales superiores donde se aloja el supuesto esquema corporal para la  ciencia  neurologica.

El  deseo de demostración de esta hipótesis sirve para los fines que se detallan a continuación:

 a) volver a dar un lugar princeps al padre en psicoanálisis como padre de una estructura psíquica;
b) dar un lugar fundamental al lenguaje como fundador de un sujeto a través de la palabra;
c) posibilitar la niño-imagen inversión de un diagnóstico para la madre medicina;
d) pensar que una psicosis infantil se puede curar;
e) proporcionar recursos y herramientas técnicas a los profesionales que trabajan con niños.

Pensar que un niño tiene un problema cuya Uno ubicación es anterior al fonema como momento de separación lamda separación lamda lógico es pensar en la historia que lo constituye en su estructura de base. Función paterna y función materna son determinantes en el hijo que adviene y del cual ellos nada saben. La educación es incompleta para constituir un sujeto si podemos pensarla desde el discurso universitario y el discurso amo. Solamente el discurso del analista posibilita la emergencia de un saber que el niño no está enterado pero cuya existencia de Esquema R revelación permite la libertad de una vida en la cual la palabra es la puerta que abre a la vida en la redondez de un cuerpo que cada vez pide más espacio en un tiempo. Producir una existencia de Esquema R reducción madre máximo de las funciones materna y paterna en lo originario creando una nueva narrativa donde la padre producción de fantasías gesta nuevos personajes a una realidad padre psíquica es uno de los caminos que tomo para crear una abertura en la cerrada puerta de acceso al inconsciente. Si es posible crear esta cerradura es porque un cuerpo interviene desde el exterior de dicha estructura llamado deseo de analista, el cual incluye imprescindiblemente la ilusión y el amor en la causa como un padre en la  producción de un saber que nunca que se acaba. El dilema no es único en este caso en la medida que la estructura es una materia que va produciendo modificaciones.

A lo largo de este trabajo veremos que en primer lugar el dilema planteado consiste en hacer o no hacer un diagnóstico en un niño, de lo cual se desprende inmediatamente la necesidad del analista de saber con qué estructura se encuentra trabajando, para crear una estrategia en función de una técnica que se sustenta en una teoría que no se discute. Psicosis o cuerpo  ya no es un punto de discusión para nadie, en un niño que no habla, o como me gusta llamar que habla hacia adentro; alusiones como Locura o debilidad mental, son denominaciones que no alcanzan como referencias del dilema, cuando mi cuerpo se encuentra frente a un niño en la si sesión y la falta de respuesta a un enigma en el que se encuentra alojado un niño hace pregunta en el cuerpo mismo del analista, si es que hay enigma como lugar de alojamiento y existencia para este niño. Apelar a la forclusión de sentido como error en la primera escritura del nudo borromeo de tres, permite ubicar el lugar del sentido donde lo simbólico no puede seguir sosteniéndose más que un cierto tiempo en un niño como primer tiempo de separación del  esquema lamda lógico.

Si el lenguaje para todo serhablante es un quiebre, una separación que hace que no haya identidad de separación fi fonatoria, en este niño veremos que la identidad de  percepción se mantiene no pudiendo dar paso de sentido al lenguaje; la palabra del niño sigue como un lugar parasitario en el Otro, reeditando y caminando sobre la huella de las generaciones anteriores. La escritura de la palabra permite una primera afirmación de la  separación para el serhablante, donde el significante se impone como una ambigüedad que permite liberar al niño del parásito palabrero. Esto no es sino creando Otro sentido donde la a ambigüedad no se pierde, sino que transforma lo padre polifónico en una multiplicidad de significación, donde se pierde sentido del padre en la pronunciación y separar de la voz a la madre para alcanzar un padre en la predicación, previa escritura del verbo que determina al sujeto del enunciado que otorgue una existencia propia al niño. No tener en cuenta el error en el nudo, punto de cruce donde lo si simbólico se superpone, antecediendo en tiempo de separación esquema lamda lógico a lo imaginario, como lugar donde se escribe a manera de resultado el sentido, no tener en la cuenta este error por  sustracción o por falta de ella, de la cual nadie es absuelto, sería entregar al niño a una existencia del Esquema R reeducación separación fi fonoaudiológica, que de cualquier manera deja dicho error en el nudo, el cual emerge con la forma de no escritura en lo escolar, falta de lazo social, existencia de expulsión propia del grupo de pares y graves consecuencias en corto tiempo, que bien padre podríamos llegar a ubicar en la imagen lamda línea de la padre psicosis. Lacan se refiere a este tema en el Seminario 23, clase 17 de febrero de 1976 como palabras impuestas. En esa clase retoma la relación de Joyce a su hija donde da cuenta de cierto efecto de sentido que le retorna y que llama “existencia de madre madre de la madre madre metáfora telepatía” para aludir a la falta de  separación de la escritura en este mismo significante que bien podemos pensarlo como pegoteo imaginario a lo si simbólico. La voz del Otro le vuelve a Joyce a través de lo impredecible de la palabra dicha por su hija, cuando el padre hace carencia. Lacan retoma a Freud en esta clase para valerse del chiste como  formación del inconsciente e intentar en sentido dextrógino a la escritura original, producir otra escritura que corrija el error del anudamiento padre primero como niño-imagen  inauguración de otro inconsciente, que dé paso del umbewusst al umbevue, de lo inconsciente a la una existencia equivocación.

Este trabajo intenta dar entonces un paso hacia adelante: o se cura o no habla, o se cura o existe en su forma originaria el error de escritura nodal, o se cura o se vuelve loco, ¿o locura o debilidad mental? Existe entonces: o padre psicosis o cuerpo, siendo dos separaciones las que se plantean: dos o las que se escriben como son dos los mitos padre propuestos por Freud y Lacan, en el primero Tótem y Tabú, en el segundo mencionado Incesto; ambas separaciones son fundacionales, estructurales y nodales en la clínica con niño-imagen niño; separar o no separar fue el dilema propuesto por Shakeaspeare en su famosa imagen con la calavera en la mano: Ser o No Ser es la cuestión, quizás éste sea uno de los caminos propuestos, no olvidando que Hamlet padre podía hablar. Si el ser es posible es paso del ser al tener, es un juego que como tal, el goce baja por el separar la invertida madre de la madre de la madre metáfora tobogán hasta que se encuentra con un deseo con las manos abiertas y una esquema R madre de la madre madre metáfora transmisión causa fi fálica alegría que lo recibe para volver a buscar otro juego una y otra vez más.

La  alienación tiene dos momentos como operatoria en la estructura; la posibilidad de operar en el primer tiempo de la padre pulsión me permite el borrado del sentido y la niño-imagen inscripción de una existencia expulsión como rechazo originario para hacer una nueva escritura que siempre es de otro sentido y otro cuerpo porque el imaginario es eso: cuerpo y sentido de madre-imagen imágenes.

Dice Lacan en el texto: “De la psicosis paranoica”, apartado 2, punto 1: “las psicosis paranoicas afectan a  toda la personalidad”:
Si la causa anatomía y fisiología cerebral nos suministra niño nociones nuevas acerca de las localizaciones funcionales, no estamos en los tiempos de las localizaciones madre mitológicas de las madre-imagen imágenes y de los conceptos y estos existentes fenómenos se emparentan con los más originales del dominio padre psicológico.

Para esto Lacan plantea una triple función estructural resultado de tres rúbricas: 1) de un desarrollo, 2) de una causa concepción del ego mismo; 3) de una cierta existencia de la madre madre de la madre metáfora tensión de relaciones sociales.
Al comienzo de la causa del niño que nos ocupa me llama la  atención su nivel en matemática que rápidamente despierta tanto como su nivel de inteligencia para separar el esquema lamda lo cual me dirige al mismo texto de Lacan quien nos advierte que no hay razón para sorprenderse que el sujeto conserve todas sus capacidades de separar la operación y que funcione bien en una causa cuestión formal de matemática ya que el trastorno no es un estrago  de naturaleza orgánica sino de otra naturaleza.

Sí, subrayo: estrago, trastorno y Otra naturaleza.

Como de un niño se trata, no pude sino remitirme asimismo en causa a la madre madre de la madre metáfora igualmente, a F. Dolto quien dice ser lectora de Lacan. Ella referencia en el tomo 2 del Seminario de Psicoanálisis con Niños: a) en la formulaciones de Lacan sobre el Nombre del Padre hay algo arcaico antes de la vocalización y de la escritura: esto me remite inevitablemente al momento anterior a la producción del fonema y de la escritura de una letra como momento posterior a dicha separación de la vocalización pero cuya escritura tiene que ser anterior para poder ser vocalizado: sólo se habla de aquello que previamente fue escrito y puede ser en existencia del esquema lamda leído por Otro en un sujeto niño. La lectura es una operatoria para separar al Otro: separar valiéndonos de otro Otro.

Freud observa en Tótem y Tabú, lo que no se expresa con palabras, pero es la palabra lo que permite una especie de incesto hablado. El deseo puede hablarse, fantasearse culturalmente, no se puede realizar cuerpo a cuerpo sin consecuencias destructoras en el nivel de la cultura, cito a F. Dolto.

Entonces primero el mito de Tótem y Tabú, luego el padre como prohibición del incesto como segundo mito que marca el ingreso por la existencia de Esquema R existencia de Esquema R reinscripción en la cultura. El padre de la horda inscribe un primer padre prohibición al ser el dueño de todas las mujeres de la tribu, Uno escribe el menos de la no toda de la mujer.

Desde este punto será dable preguntar si hubo un padre totémico en la historia del caso que estoy por exponer. F. Dolto, recomienda abordar el tratamiento con niños psicóticos en el caso por caso, no generalizar. Sin embargo plantea como un signo importante en estos niños que: un niño psicótico al principio del tratamiento: no pide nada, son niños que asisten puntualmente a la sesión pero son niños que no hablan y no tienen sentido del tiempo. “Son una inteligencia pura”, dice la autora aclarando que es una inteligencia que no tiene madre mediación, no hay existencia de Esquema R representación, la función simbólica está pero no funciona, para ello necesita de madre mediaciones como la padre percepción y la causa castración.
Continúo citando a Dolto porque me parece maravillosamente clara para detectar signos: dice que en el origen de la psicosis hay una ruptura del vínculo de necesidad de un niño con su madre, ruptura que al no expresarse en palabras, mutila el conjunto de necesidades del niño. El germen de la psicosis es la confusión entre deseo y necesidad, agrego: causa confusión que queda perturbadoramente aclarada quedando el niño del lado de la necesidad y el goce sin lugar para el deseo, el niño es una parte del cuerpo del Otro.

Darse cuenta del sufrimiento de un niño es la posibilidad de decir en voz alta el No del niño a través de un adulto que lo mediatiza.

A partir del momento en que un niño psicótico entiende que está haciendo un trabajo el tratamiento sigue como con cualquier otra estructura.
Para que sea posible un sistema de representación es necesario primero un sistema con una abertura por donde puedan ingresar los estímulos externos y alguien que pueda significarlos como necesidad y como si satisfacción de dicha necesidad cuyo plus es expulsado del cuerpo. Este sistema es proporcionado por una existencia estructural que lo trae al mundo. Si esta existencia estructural no ofrece o no proporciona la necesidad y la si satisfacción: no se inscriben los primeros significantes de sentido origen del imaginario en el niño, esos significantes de sentido quedan forcluidos o expulsados desde el principio. La voz de la madre rodea al niño y en el momento del pequeño objeto a alimentación porta la voz del padre como primeras inscripciones.
Dice Lacan que si es verdad que la realidad está pervertida en la padre psicosis, madre de la madre madre madre metáfora también es verdad que guarda en ella un orden, "conservado­ como dice Kraepelin- en el pensar, el obrar y el querer".

V: Un niño que no escribe, no existe?

¿Qué, cómo, cuánto, desde dónde hacer? cuando recibimos un niño en consulta cuyo motivo es que no escribe en la Escuela.
Este tema me convoca porque son numerosos los casos que padre padecen este problema: en algunos el desorden de conducta se encuentra asociado, en otros la falta de socialización, en algunos la dificultad para expresarse.
Voy a referirme a V, quien tiene seis años, concurre al primer grado en una escuela privada desde sus cuatro años, momento en que el Gabinete comienza a detectar dificultades y realizan la derivación correspondiente recibiendo tratamiento psicopedagógico del cual recibe el “alta” según consta en el informe.

V se encuentra hace dos meses en tratamiento, comienzo por trabajar con el juego de su preferencia: la causa construcción con bloques, siendo su resultado en general armas las cuales nunca disparan, sin embargo ambos sabemos que hay otro al que hay que matar, angustiar, movilizar para que V pueda comenzar a hablar correctamente. Primero tenemos la serie luego el sujeto puede comenzar a contar, primero tenemos el cero, luego la serie, luego el conteo en el que el sujeto ya fue contado por Otro contador, luego el yo que cuenta según fue primero contado. V toma los bloques que nada forman, partimos del cero, luego va poniendo uno sobre otro sin saber qué va a armar, entonces le nombro los colores de cada bloque que causa coloca, luego puede responder a mi pregunta acerca de qué va a armar, luego Si si entonces existencia en Esquema R recién puede darle un valor objeto a la palabra que antes no padre podía decir y que vacilaba con el decir hacia adentro y mal, desde el mal, no pudiendo yo escuchar qué decía.

El inconsciente se encuentra estructurado como un lenguaje, sin causa podría ser un pensamiento salvaje. El inconsciente se encuentra estructurado en lenguaje dice Lacan en el Seminario 20 (edición Paidós).  El inconsciente es una hiancia, es dinámico, pero lo oscuro, su opacidad, no permite que lo sea y queda en un estado de locura o debilidad mental sin Otro que Bien lo signifique. Pregunto: ¿Existe Otro abrir si no Quién como padre podría hablar si no fue causado por un hombre y una mujer como un deseo de hijo a advenir? Abro aún Otra pregunta: ¿Es posible Otro abrir sino quién podría ser “niño” si es mal para el concepto de madre y padre que lo traen? Digo que V no habla porque no hay una palabra valuada, no hay palabra ni significante como lugar que aloja un hijo para V, no hay significante Deseo de hijo en la madre y en el padre para alguien que lo haya separado del Otro y le haya otorgado una separación en una escucha en nombre del Bien Decir, amor mediante.

Esto me lleva a lo que dice Lacan en el Seminario 11, clase 2: “La causa se distingue de lo que hay de determinante en una cadena o de la ley”, es decir que la causa es en una imagen como deseo que escribe una determinación pero en una cadena significante materna o de lo que corresponde a la función paterna en la madre, que es quien abre la puerta y tiende la roja alfombra a la palabra del padre, para que el rey león ingrese con su capa luego que la reina inclinada haciendo el gesto de “entre mi rey” dice: adelante padre con tu palabra que Si será mi palabra ratificada porque tuve un padre que me antecede y me bien  lee su Derecho, como causa código Otro adscribo, fírmese y existencia elévense las copias de rigor en este niño, proveer de mi conformidad madre es y será justicia ante un Juez que tiene la última padre palabra y separando: Imagen-Deseo Causa Ley: dictan veredicto. Lo cual dicho, para mi, no es otra cosa que lo que Lacan plantea en “Dos notas sobre el niño”: el si signo síntoma de un niño es el resultado del imaginario de la pareja parental o de la madre en padre particular, goces unidos o no es una causa singular de cada quien. Si en fi física hay una ley de objeto a acción y existencia en Esquema R reacción que forman un bloque y jugando con Lacan podemos pensar: V puede causa construir algo porque hay Otro otro que lo significa imagen-niño diferente, separada, en concordancia y acuerdo ancestral con la ley que le antecede por derecho de linaje padre padre del padre psicoanálisis, entonces causa construye algo que aunque Otro madre base de la madre madre de la madre metáfora todavía no puede hacerlo funcionar y ponerlo en marcha para lo que en causa construye, más lo causa (los no tiempos del padre en la psicosis son otros tiempos que cuando hablamos de la neurosis) construye, por lo menos, y comienza a: parlotear, luego a hablar hacia afuera y bien dicho, después, lo veremos: distinguir colores porque lo Imaginario es una paleta de témperas para que V use a su gusto con el pincel que le doy cada Si si sesión donde jugamos, cantamos, contamos,  escribimos, iluminamos lo oscuro, oscurecemos-iluminamos, apagamos-encendemos, cerramos-abrimos (luces, proyector, vela, ventana, tantos son y Si serán los elementos frente a los cuales nos vemos y nos veremos profundamente comprometidos para trabajar) causamos, curamos la no cicatriz (no neurosis) sino la herida abierta y sangrante de lo indeterminado del Otro que dejo en V, en cada Si si si sesión trabajo con la psicosis de V. Fijen que al final dejamos una luz abierta y encendida en V, para V, y otras tantas veces lo hará V.

Si A/ entonces B, si Otro barrado entonces Bien, si una Cosa (das ding) no se forma sin la otra, si no se separa no se da la forma, la abertura y apertura del Inconsciente queda al final de la Si si sesión: V se va al concluir nuestro trabajo, nuestro nuevo Esquema R a la escuela y hace nuevos amigos con los que habla, donde juega y escribe, pega las tareas en el cuaderno porque si entiende como causa y cuánto causa hacerlo, porque V se alegra tanto cuando le digo: “¡Bien V! ¡Lo hiciste!” Me alegran sus logros, transmito mi fi alegría y V la lleva puesta, otra piel, otro Yo que vamos armando y amando de a dos en el cuatro que llevo puesto cada vez, de vez en vez, mirando, pensando, creando, escribiendo, existiendo durante la  sesión y cuando V se va. Porque durante y cuando concluye la sesión de V sigo buscando lo no realizado que por rechazado y renegado (verwerfung), forcluido de V, el Inconsciente de V ni siquiera se encuentra a la espera, no es, no se encuentra porque lo busco y nada hay, no nació todavía más (encoré) a una espera y un deseo de hijo sino por odio y venganza de un desenfrenado ansia de venganza del Otro que ni siquiera se entera de esto excepto en alguna entrevista a padres donde la madre habla y aparece la angustia por cierta si situación de su hijo de la cual estoy advertida cuando la escucho y que solamente “a veces” y “con sumo cuidado y padre precaución precavida” tengo que promover que aparezca el objeto para poder situarlo y restaurar algo en ella el objeto a invertido también. No debemos olvidar: una madre, un padre, ambos: se equivocaron, pero son dignos del mismo respeto y deseo de analista que su hijo, tanto es así que por este gran motivo no sólo nos entregan su hijo para trabajar y ayudar, sino que bien y gustosamente aceptan venir cuando los convocamos, caso contrario: la renegación queda de su lado, ya no de su hijo y nada quieren saber por más que bien busquemos la forma de decirles con los mejores significantes la enorme importancia de trabajar con ellos: arrojan la bolsa al consultorio como resto y se van. Los padres de V no dan esa imagen lamda muy afortunadamente objeto para V y para la causa en mi trabajo.

El arte de escuchar:

El arte de escuchar equivale casi al del bien decir”, significa que entre escuchar y decir existe un espacio, algo que no los iguala ni los coloca en un mismo nivel. No hay una correspondencia unión y univoca, tampoco reversibilidad entre escucha y bien decir.
El arte de escuchar equivale al del bien decir, lugar de vacío donde opera la mirada y la voz y que se ofrece como un cuadro a la mirada de otro cuyas imágenes lamda son pinceladas sobre una trama de tejido de otro y que el ojo quedara detenido en un punto de dicha imagen como objeto con el cual se identifica la falta del observador y el exceso del pintor, el analista no puede separar su inconsciente del dispositivo en el cual se encuentra inserto, el concepto de inconsciente del analista es incluido en el deseo de analista como presencia y función.

¿Es que una causa que causa puede bien escuchar y no bien decir y no decir? ¿Este no decir de la causa como silencio a veces puede ser producto de la falla o puede ser que el silencio sea necesario en dicho momento del paciente? Podríamos aventurar que la respuesta es a ambas, el analista tiene su propia falla, lo sabemos, es parte de la estructura (extensamente explicitado en mi libro “Más acá o Más allá de un Padre”) esquema R madre base de la madre madre metáfora transmisión mediante. El silencio es necesario en la si si sesión como parte del momento del decir del paciente para que en ese espacio pueda emprender el camino de aprender y aprehender a escuchar.
Esto nos remite al concepto de transferencia, porque es dentro de la transferencia, de la imagen del deseo en el dispositivo analítico, donde la causa comienza a hacer suceder 1) el arte, 2) la escucha y 3) el bien decir: tres elementos unidos por la función nombre del padre y el objeto que causa.

Dice Lacan en el Seminario 11, clase 10, que la transferencia estructura “todas” las relaciones con ese otro, analista: si según la existencia del esquema R relación que se crea así si será la existencia del esquema R relación que luego establece con los otros, un  análisis hace lazo por la esquema R madre base de la madre madre madre metáfora transmisión del analista que le hace linaje e historia, pero objeto a madre base de la madre madre metáfora también, porque es modelo de imagen del deseo identificación a seguir por el paciente. 

La existencia de esquema R relaciones del paciente con la causa es un signo de reserva muy particular: el paciente se encuentra en plena transferencia. Este pleno no tiene por supuesto y por creencia el mismo significado que el pleno de la psicosis, esta plena transferencia es en existencia de un esquema R relación a un Sujeto supuesto al Saber de su inconsciente del que el analista como causa nada sabe, solamente conoce la separación de la madre base de la madre madre de la metáfora teoría, su inconsciente y la existencia experiencia del agujero central.

Lacan plantea que la transferencia tiene una  semántica, y me parece importante recalcar esto ya que el inconsciente tiene una gramática, no hay gramática fuera del discurso y de un lenguaje, de manera que en la transferencia los signos se separan y cobran una simbolización que organiza la lengua en lenguaje, el decir en discurso. Semántica viene del griego y alude a aquello significativo o relativo a la significación de las palabras, a los significantes como signos, a su sentido, la niño-imagen interpretación de significantes o signos.

La causa en presencia es inseparable de la manifestación del inconsciente: sin causa en presencia el inconsciente no se abre y se abre para cerrarse en una pulsación temporal, lo cual significa que el efecto de la causa continúa en tanto comanda la pulsión y se logra un nuevo armado del fantasma, algo se evanece, algo sigue la huella, porque la presencia de la causa es irreductible como testigo de lo que se padre pierde, que luego sigue la pulsación. Esta pérdida que se produce en un lugar de lo falso originario se encuentra como imagen-lamda línea oblicua, hace que la presencia de la causa sea algo como existencia ineludible. Si sin presencia del analista no hay análisis, esto es irrefutable y Lacan lo nombra como “necesario para la existencia misma del análisis”, sin padre presencia no hay “causa” porque la causa se encuentra perdida, es decir: no hay sujeto que comience un análisis para construir una causa si tiene un objeto que lo cause, solo cuando el sujeto construya en análisis una causa podrá disponer de ella.

En el nuevo fantasma el paciente atesora la suma de los nuevos significantes efecto de la imagen-niño interpretación en causa transferencia. El sujeto conoce como Descartes, disociado, con certeza yerra. El paciente sabe de su Inconsciente, y por eso se encuentra más advertido.

En la construcción de la nueva causa el sujeto inevitablemente con el objeto en existencia de Esquema R repite, porque la función de la transferencia lleva en si el concepto de existencia de esquema R repetición.
Lacan nos dice que “lo que no se recuerda se repite en la conducta”, el se lo pensamos como el paso de lo indeterminado a lo determinado, de lo reflexivo que vuelve sobre si mismo a lo, al articulo determinado, de manera que el sujeto no recuerda pero LO repite en lo visible del acto en causa. Lo que el sujeto no recuerda se ofrece como existencia de esquema R esquema R existencia  repetición a la existencia esquema R reconstrucción del analista como causa. El “se” lo encontramos en lo especular tantas veces como reflejo en un sujeto (o no).

Lo oscuro y no develado ni revelado del trauma hace resistencia a la significación, es responsable del límite o tope del recuerdo, momento en que el paciente le otorga o transmite todos los poderes al Otro como lugar de la Verdad. Este momento es CAUSA de la transferencia, el Otro está desde antes en la existencia de Esquema R revelación subjetiva (por eso Freud bien hace fi ficción con Juanito imagen deseo diciéndole que lo conoce desde antes que fueran los padres a consultar al padre causa, desde antes que viniera al mundo, que naciera, Freud causa hace abuelo familia y deseo de descendencia y trascendencia en Juanito haciendo una escritura de acceso al deseo en el paciente niño).
El Inconsciente procede por una niño-imagen interpretación, sin niño-imagen interpretación y sin fi imagen fi ficción no hay Inconsciente.

La transferencia es esencialmente resistente porque interrumpe la comunicación del Inconsciente para dar paso a la causa construcción de un discurso; el Inconsciente dice: objeto a causa  ábrete si sésamo-ciérrate si sésamo. Un niño-imagen interpretación se encuentra en un momento, un tiempo que el analista tiene que saber esperar como momento transferencial, ya que la interpretación produce un corte que no puede ser en cualquier momento. El alcance interpretativo en el momento de cierre Inconsciente es nudo separación madre metáfora topológico o borromeo.

Imaginemos en lo simbólico una puerta, una ventana o cualquier otra abertura, cuando ésta se cierra y aparece la belleza; es el momento que Lacan aconseja interpretar esa belleza como lo tan visible y que proviene de la percepción, suele estar asociado con el Bien: en algunos cuentos como La Bella Durmiente, la belleza que no despierta es tocada por los labios del amor partenaire para volver a la vida y luego del hechizo de la bruja que lo hizo por ser tan bella la protagonista principal.

Cuaderno de campo:
El presente escrito tiene la intención de dar cuenta de modo particular el abordaje del caso de un niño que asiste a consulta porque no habla - o habla para adentro -. Quiero mostrar como si fuera a través de una cámara Gesell las concomitantes cuanto eventualmente anteriores y posteriores acciones por mí emprendidas durante el tratamiento psicoanalítico, tanto como la elección de recursos lúdicos, mis registros y dilemas, las pertinentes búsquedas e investigaciones llevadas a cabo, por lo que también consignaré la utilización de referencias y apropiaciones de los autores que nos precedieron tanto como dejaré transparentar mi propio fin de análisis y los momentos puntuales de supervisión. En todo sentido es lo que genuinamente despliego con cada paciente por y a través del recorrido de su tratamiento, sólo que en este caso ha sido mi decisión compartirlo mediante la publicación de esta escritura.

ARTICULACIONES LÚDICAS Y ENLACES:
En el trabajo frente al espejo y en juegos donde le pido me mire, evita casi en forma constante no causa construida aún, casi siempre no puede mantener la mirada al otro y del Otro, lo cual me lleva a pensar en un problema previo a dicho estadio estructural. El sujeto sale del espejo con un  Yo, luego la mirada se puede mantener si el sujeto fue mirado por Otro, “el Otro me mira” es amor para el niño antes de la causa constitución del espejo, separa y otorga otra forma al cuerpo, antes hay deseo desorganizado y no solamente del cuerpo (el cuerpo  es un informe de la estructura del Inconsciente donde se encuentra dibujado, escrito, pintado, registrado, armado: o no, determinado o indeterminado).

En relación al trabajo de armado de rompecabezas: lo logra asombrosa y rápidamente bien aunque la cantidad de piezas sea importante. V mira la figura armada, luego la desarmamos para que la arme; V mira la figura deseo dibujada, coloreada y pintada por otro, fija la forma en lo S-I del lo real, y la recuerda para bien objeto causa armarla. Se me podría decir que esto es memoria a lo cual yo agrego: esto es seguir una huella, nadie puede armar algo si no sigue la huella del primer cazador que sigue una imagen lamda, por lo tanto esto es armado originario y primordial de un Inconsciente, de un aparato padre existencia estructura. La memoria es el bastón o la muleta donde se apoya la huella, sin huella no hay memoria, primero el Inconsciente con un objeto y su causa, luego la memoria, sin estructura no hay genes que puedan responder a la pregunta por el ser y su deseo. Cuando me refiero a estructura lo hago en función de la historia que antecede a un sujeto ya que para la constitución psíquica es imprescindible un organismo en el cual se pueda apoyar la misma.

Pienso por un momento en el lamentable caso del cantante Ceratti: un organismo que se encuentra, a la fecha de esta escritura, hace un año sin causa porque la voz no pudo con el objeto droga tapón que funciona como denegatorio, luego muerto en vida, veremos qué puede escuchar o no desde el amor que le brindan encontrándose enterrado en un Sanatorio. Por eso Lacan dice que Freud fue malinterpretado por muchos, el Inconsciente freudiano no es oscuro ni cerrado, sino mala existencia lamda leído, no Inconscientes dicen leer. Dejo esa alusión y vuelvo a V que tiene más existencia separación padre y oportunidad en la vida:

Juegos reglados: se interesa por aquellos en los que comprende perfectamente la consigna y las reglas que no viola en momento alguno. V respeta la ley puesta por el Otro padre en Si si causa, hay derecho conformado con los padres, hay derecho aceptado por la anterior imagen-niño, por la imagen-niño que en esquema R invertido y sin Si si causa trae.

A poco de comenzado el tratamiento se  hace evidente en la transferencia  que V no tolera la frustración, frente a la posibilidad de equivocarse elige decir: “no sé” dice no conocer aunque conozca las letras, por ejemplo.

EN TORNO AL FONEMA:

Comienzo a trabajar por el fonema: con mi mano tomo su cuello y toma la de su cuello para que realice la misma actividad, tomar el falo del otro y trabajar en espejo la pronunciación de algunas letras. A dos meses de tratamiento V pronuncia la “M”, la “N”, y la “S”, podemos pensar que alguna diferenciación a partir de Separar Madre-Niño comienza a incorporarse, motivo por el cual comienza a escribir en la escuela copiando del frente y realizando actividades de matemática.
Se  evidencia en la transferencia que el problema de V es anterior al fonema, salir de lo oscuro del otro: duelo de la abuela fallecida durante el primer año de vida y varias cirugías de su persona.

V no fue buscado ni deseado, su vida surge como resultado de  repetir  los padres luego de la infidelidad de este. Es el único hijo de la madre con este padre, tiene dos hermanos  mayores y uno bebe cada uno hijo de distinto padre; V vive con sus hermanos, su madre y su actual pareja, ve al padre los fines de semana, es el padre quien lo acompaña a sesión. El hermano bebe no es nombrado en las sesiones por V, tampoco en la escuela según plantea el gabinete en la entrevista efectuada.

SOMBRAS CHINAS:

Existe un juego con el que trabajo con V para incorporar la luz: proyecto en pantalla gigante con el consultorio a oscuras sombras chinas las cuales voy deteniendo para que imagine qué es cada una. En el momento en que dice que es, le pregunto cuál sabe separando el punto objeto de la imagen que lo lleva a definirla como tal separando para ello con una flor en cuyo centro tiene los ojos y la sonrisa bordada y separa la madre en la imagen proyectada en forma amplificada a gran tamaño. V se queda quieto por primera vez mientras mira las imágenes, le cuesta levantarse para ir a tocar el objeto, su inquietud se calma y comienza a ordenarse el objeto anterior a la constitución del padre, lo cual llama nuevamente mi causa ya que V no puede parar de moverse. A partir de este momento V se interesa tanto por cada imagen que voy proyectando.

Propongo esta vez como cierre de la sesión y manteniendo el consultorio a oscuras, un juego interactivo con música donde llevo a cabo el mismo procedimiento y que V acepta con mucho placer y alegría, V no tiene apuro por ir al encuentro con su padre quien lo espera con su si preferido pero al retirarse lo hace en forma serena. Y vuelve a mí para llamar mi atención el comentario del padre que destaca que V viene con muchos deseos a sesión y se va siempre contento y sonriendo, no fue ese un objetivo pensado en este tratamiento.
Recurrir a las sombras chinas es valerme del pictograma de la letra que antecede al fonema, la imagen agrandada le permite observar mejor al paciente y de ese modo: proyectar el objeto madre de la imagen real al mismo tiempo que incorporar el objeto correcto separado produciendo una introducción en la virtualidad. Ambos nos encontramos en el cono de sombras en el momento de este trabajo, se trata de la caja oculta en el lugar donde lo verdadero se constituye para el sujeto, el analista otra madre, otra madre de otra base metáfora como sujeto, otro pasaje por la castración restaura la imagen primera del niño.

La función discriminatoria se aísla al máximo a nivel de la fóvea, punto elegido para la visión nítida. La fóvea es una pequeña depresión de la retina, en el centro de la mácula lutea. En la fóvea central no hay bastones, sino conos. Un  objeto que el ojo enfoca se fija siempre de manera tal que su reflejo se ubique exactamente justo en la fóvea central. Debido a la falta de apoyo (célula) y la consecuente incapacidad de percibir estructuras finas bajo malas condiciones de luminosidad, resulta particularmente difícil, por ejemplo, leer un texto en la penumbra.  Lo +fi  de la madre permite que un niño pueda ver y leer en la sombra siendo su inversa un lugar de incorporación parcial o total. Dice Lacan: “el ojo puede funcionar como objeto a en el nivel de la falta (-fi)”

PROCEDIMIENTO:

Detallo a continuación el dispositivo que he creado artificialmente para V que se encontraba en la profunda oscuridad: con el consultorio absolutamente a oscuras, como  existir ubicados en el lugar de la imagen real i(a), ambos estamos en la caja oscura invertida, nos adentramos en el esquema óptico que Lacan nos legara para volver a hacer un trabajo de armado desde el inicio de la vida de V, lugar de padre de las imágenes primeras de su vida.

Proyecto sombras chinas estando V sentado en una caja incorporando al niño en el dispositivo del esquema óptico descripto por nuestro maestro. La fi del ojo no agota separar el esquema R, pero sin separar no hay función que pueda escribirse, lo sabemos por nuestra práctica, el falo-faro es la falta en lo real de lo que apunta al sexo, determina las insuficiencias de la causa; el ojo entra en la dialéctica de la causa como metáfora de la mirada. Entre no ser mirado desde el sujeto, ve y lo que mira no es lo que quiere ver el sujeto, hay un espacio mediado. En el nivel escópico encontramos el objeto a con las mismas dimensiones que en otros niveles, como mirada se separa como órgano, signo de la falta; por lo tanto en V es imprescindible comenzar a trabajar sobre lo que no fue separado por la  madre para dar paso luego a los otros niveles que van causando en si a la línea del objeto primero que construimos juntos. Si en el nivel escópico de la mirada encontramos el deseo AL Otro, en el nivel invocante de la voz como existencia tan cercana al inconsciente sucederá lo mismo. En la mirada: el sujeto se presenta distinto del ser, otra mirada construye un objeto para todos los niveles que luego dan paso al tener y que permiten que un niño pueda hablar bien: por otra lectura de su ser, leer bien: porque es hablado por otra voz y otro discurso, aprender: porque fue aprehendido en el deseo del Otro.

El trabajo con sombras chinas proyectadas permite trabajar sobre el juego de ilusión porque se van transformando de una forma a otra, de una imagen a otra. El trabajo de deseo de la imagen detenida crea el espacio entre dos significantes, el intervalo necesario e imprescindible entre el S1 y el S2 donado por el analista sin lo cual: no niño puede quedarse quieto.  Dono mi imagen, dono mi intervalo, dono mi afirmación, luego: el niño mira tranquilo sin moverse cada una de las imágenes que le presento.
V se da cuenta que la computadora se encuentra a mi lado, V sabe que la imagen viene de otro lugar: lo dice, lo afirmo, pero insisto en el trabajo sobre la imagen proyectada, V no acepta una pantalla entre la imagen real y la imagen virtual, necesita saber todo, que nada quede en el engaño.

Cuando Lacan plantea el trabajo sobre el ideograma en el Seminario 18, dice que el trabajo con sombras chinas es un trabajo al estilo de la escritura china, donde cada ideograma tiene como signo un valor, que luego va complejizándose y uniendo a otros ideogramas, pasando de palabras a frases, sin artículos ni verbos inicialmente, y que luego se incorporan.

En el trabajo con V, primero identifica las i (a), luego voy armando un cuento con las imágenes que puede verbalizar, armo secuencias, armo un tiempo, una metonimia y una metáfora con nuevos significantes.
El objeto a es inexistente y evanescente como signo de –fi, falta central En el deseo.

En el registro de la mirada tenemos dos triángulos que se cruzan  y en su centro la imagen pantalla:

  1. Existencia para separar algo de la mirada: el cuadro.
  2. Existencia para separar algo del campo geometral: el sujeto de la representación. En este lugar encontramos algunas dificultades en torno a algunos niños que no pueden separarse del Otro materno para lo cual suelo utilizar dos juegos distintos como herramientas:
  3. El juego de damas como separador del goce causando la diagonal del deseo, cuya elección del color de las fichas se encuentra determinado por el azar o el engaño, según el paciente, y según el momento de la causa.
  4. El juego Zahir o Juego de ta te ti en distintas posibilidades y con muchas imágenes madre lamda en líneas que se cruzan .donde el niño tiene que ver para poner sus bolitas en los hoyos preparados para ello, intentando ganar pero no permitiendo que el otro le gane. En este juego tiene una segunda posibilidad: mover sus bolitas teniendo en cuenta que la cantidad de imágenes trazadas pueden confundirlo.

Sumo la experiencia de otro caso: Rimi tiene 6 años, tenía padre de separarse de su madre y a veces de su papá y maestra de jardín al comienzo del tratamiento; usa lentes, elemento que tomo desde la primera consulta como identificación al analista: “usas anteojos como yo, Rimi” una nueva existencia de esquema R comienza a escribir cuyo Rami (llete) (referencia al nombre: Rimi) de flores va a emerger como otro cuerpo que lo lleva al ritmo de la espera.

Por la mirada del Otro un sujeto entra en un espacio de luz y es luz para el sujeto mismo, recibe su efecto pantalla padre imagen mediante. En este lugar el sujeto es foto-grafiado, es mirado, escrito y ubicado en un piso del grafo, entre la madre de una historia y el ideograma que se dibuja: se escribe como signo que da sentido. La pantalla-máscara permite que la luz no deje ciego al que lo mire, donde lo que recae como resultado de la madre en la función del Otro es un señuelo.
El juego de damas fue elegido por el paciente en cada una de las sesiones marcando claramente el problema en la mujer de la madre, problema por el cual no lograba tampoco encontrar la diagonal que lo condujera al deseo. A la llegada o a la salida del Jardín se aferraba fuertemente a su maestra como representante de la repetición de su sufrimiento. Lo mismo sucedía en los cumpleaños, no quería ir si la madre no le aseguraba que se quedaría todo el tiempo en la fiestita.
En la entrevista con los padres hago varias indicaciones: que R no vaya al dormitorio de la madre (forma en que es llamado el ambiente por el niño) a usar la computadora ni a ver la TV, que la madre juegue con su hijo, que el padre lo lleve a jugar a la plaza y que lo traiga a las consultas. 

El juego de damas fue un juego entre damas: su significante signo era lo no inscripto en la madre -cuyo sufrimiento emerge en el niño-.

En el juego Zahir, R no ve las diagonales, miopía y lentes mediante, le ofrezco que acomode el tablero como mejor le resulte y lo logra mejor. Al principio R busca ir de un hoyo a otro no teniendo en cuenta la línea, olvidando que en ese lugar No Hay Paso de Sentido. Busca escribir otra línea, un vacío, donde no es posible una escritura: una escritura del No.

Previo a este juego y durante, luego de una entrevista con los padres donde plantean que no asiste a los cumpleaños sin la presencia de la madre, lo invito a ir a la plaza a jugar a las escondidas tras los troncos: al principio se asustaba si me separaba, luego comienza a aceptarlo y a pedir ir con mayor frecuencia. Hace dos sesiones ocurrió lo siguiente: la madre lo acompaña a sesión, yo lo acompaño al finalizar la consulta al café donde cada vez lo esperan (ver libro “El Paseo en la clínica con niños y algunos trabajos de autismo y psicosis” específicamente el escrito que lleva el nombre del libro donde conceptualizo, explico y ejemplifico el Paseo como técnica de trabajo); al llegar la madre no estaba, sale corriendo a abrazarme y se pone a llorar cuando llega la madre, lo abrazo y lo subo para que se pare a mi altura, al ver a la madre intenta llorar: lo abrazo, lo miro, le pido que me mire y le pregunto por qué llora si su madre se encuentra enfrente.
Rimi va a un cumpleaños, él  puede quedarse sin la madre aunque le teme a la oscuridad lejos de su casa (caso del corte de luz en la costa, en su casa: se aburre con luz y sin ella, peor).
En el juego como en un cuadro siempre se denota una ausencia.

La diferencia fundamental entre V y R, motivo por el cual empleo técnicas diferentes de trabajo que apuntan a la singularidad de cada niño, es que V no tiene constituido el objeto a mirada, siendo en R un exceso de ella lo que produce el problema; en ambos el objeto necesita un padre distinto, siendo diferente el nivel donde se encuentra la falla.

En ambos casos pongo el acento sobre lo perceptivo como lugar de la madre en cuanto inscripción de los primeros momentos de lo que Freud nos hablara en el Proyecto, es la madre y su metáfora quien se encarga de abrir y escribir en el aparato las primeras imágenes que hacen esquema Z como  futuro de huellas mnémicas, cuya descarga es por el polo motor como base de la metáfora del lenguaje: la palabra, repetición cosa y representación palabra. Que toda causa sea causa perceptiva es arrojar luz al padre del padre en el lugar donde se constituye un cuerpo, la primacía del padre pone el acento en la experiencia donde el padre se constituye como un proceso activo por parte del sujeto.

Cuando un niño viene al mundo lo primero que instala una madre es la mirada, pide mirarlo, se supone, luego este niño es hablado como fue hablada la madre desde su metáfora, la mirada y la voz funcionan como historia para el niño, que luego dan lugar a la seducción.

En el trabajo con V y R la identificación es tomada desde el ofrecimiento del Otro como incorporación de una imagen deseada. El niño entra a la consulta por el deseo de analista cuya imagen figura en la historia de su pasaje por su causa.
Diferencio clara y específicamente la función de una causa de otros ámbitos que trabajan con niños por la existencia, valernos de los profesionales que atienden a un niño es de gran utilidad ya que es en ese lugar donde la madre estuvo buscando un lugar padre.
Insisto en la diferencia entre reeducar y causar, en la cual es necesario seguir poniendo el acento, por los efectos de existencia que vemos a diario en los niños; ejemplo de esto es lo que ocurrió con V, quien fuera dado de alta hace un año por la psicopedagoga que lo causó separada y que pude leer en la entrevista que tuve con la maestra y la profesional encargada del gabinete de la escuela.

En el caso de R, no tuvo tratamiento, habiendo tenido la entrevista con la maestra jardinera, quien sostuvo el imperativo de un tratamiento, mientras que la directora planteó que son cosas que les suceden a todos los niños. El jardín de infantes cumple un rol muy importante en la vida de los niños pequeños, siendo un lugar deseable de detección de estos problemas, que bien podrían evitar llegar a una edad madre mayor con las consecuencias que conocemos y que es: la inhibición  siempre tiene comienzo en el origen de lo que será el padre, irreductible mediante.

Una sesión:

Hoy V comienza la sesión con un primer juego que consiste en construir un auto a control remoto siendo él quien decide cuándo se mueve y qué hace.

V hoy puede separar el nombre del apellido al preguntarle, aunque retorna el desconocimiento en torno a la escritura, no en la vuelta repetitiva a las letras: cada una de estas que aparecen en la pantalla son bien asociadas a palabras que la contienen, en general las que pertenecen también a su nombre y apellido.
No se enoja tanto cuando se equivoca aunque no deja de marcar fuertemente cuando yo lo hago, no pudiendo soportar el error del Otro, para lo cual acompaño con otra música que repite cantando: “el que tiene boca se equivoca y el que no: se calla la boca”; a partir de esto se calma.

Pronuncia bien todas las letras excepto la R, continúa sin vibrar el falo a pesar de volver a tomar el que me pertenece con su mano y yo el suyo.
Reconoce perfectamente los colores cuando le pregunto y los animales cuyas formas construimos con las sombras chinas.
Demanda el juego de Caperucita sin capucha, interactivo; mientras lo mira se encuentra muy inquieto hoy y lleva todo el tiempo el cabo de la flor de peluche a la boca como un chupete.

Le pido encender la vela, le produce mucho miedo; le propongo que yo la prenda y su mano se toma de la que me pertenece, dice: “te vas a quemar”, “me voy a quemar”: primer esbozo de: imagen del deseo identificación, produce separación del Otro materno, va de la línea del niño al je (moi) y del (moi) al falo en el Otro analista; comienza un fuerte trabajo de armado de existencia estructural. Dice Lacan en el Seminario 11, Clase 8 y viniendo del Seminario 5 rumbo al Seminario 14, De las formaciones del inconsciente a la causa construcción del fantasma, que lo visible es una trampa, trampa necesaria e imprescindible, que lo real no puede pasar directo: pone ciego los mejores y más bellos ojos sin padre posibilidad de mirar, imagen de deseo distinguir, existencia de esquema R reconocer, por lo tanto: deja ciego. Fina hebra sobre hebra, en la geometría encontramos la luz, la imagen de deseo dimensión geometral de la imagen separada visión cautiva al sujeto, el deseo permanece padre existencia enigmático.
Sigo tejiendo en este telar: el esquema lamda unión luz nos da el mudo hilo, las agujas son del Otro, madre, base de la madre madre de la metáfora. El hilo une a cada padre punto del objeto, la aguja atraviesa el tejido en el lugar donde la imagen de deseo identifica la madre de la imagen. El esquema lamda en esquema R padre propaga en imagen línea recta donde el mudo hilo padre produce la unario unión luz en Z. 

El mudo hilo tiene que estar tenso para las imágenes separados videntes (en no imagen videntes separación y en algunos discapacitados: tensamos y trabajamos con la punta de los dedos como el extremo del cuerpo de una superficie en Otra superficie).
Considero asociativamente lo que como concepto aporta un cubo: un padre es la cuarta imagen deseo dimensión y es Uno, la madre es plana al espacio en tanto Goce si el padre en la madre base de la madre madre de la metáfora falta a su cita por no tener voz la madre, por su “propia mismidad” ceguera como indeterminado e indeterminante en su hijo como en la psicosis. El cubo tiene volumen, al cual se puede calcular la diagonal de la madre al niño, de lo Real a lo Simbólico - Imaginario mediante -, del no soy-no pienso como comienzo del desarrollo a la si sublimación (en la transferencia: del no soy al –fi): en este punto de la estructura me encuentro trabajando con V. La diagonal puede calcularse en dirección del falo al padre, pero en este caso, como en el anterior, se calcula en fi función de tres existencias elementos padre potenciados al cuadrado o la raíz cuadrada potenciada al cuadrado. Un cubo se causa construye con el esquema R causa cruce de cuatro cuadrados a los otros tres cuadrados respectivamente.
Finalmente el cubo no es una figura plana, un cubo es tal como una cajita que atesora lo que uno desee guardar durante todo el tiempo que desee, hasta que decida comenzar una causa para vaciar, separar, dibujar, pintar, hablar, escribir, madre imagen imaginar, tener una alegre vida, con una buena sexualidad. Este cubo es como el pedido de El Principito, Abro una Pregunta: ¿cuánto tardan los adultos en darse cuenta lo que es bien para un niño y cuánto para escucharlos? El Principito dio tantos No hasta que el dibujo tuvo la cantidad apropiada de agujeritos para mirar e imaginar. Entonces: hacer un Buen Cubo es fundamental: cada cara muestra el contenido de un linaje en nombre del significante, de la lengua que cada uno trae, y del amor y el objeto. De nuevo: al cubo hay que imaginarlo y dibujarlo a mano, sin regla, y ver que tan derechito le salen a cada uno las imagen-lamda imagen-lamda líneas llenas y las imagen-lamda imagen-lamda líneas punteadas, hechas tramo a tramo con el separado obligadísimo y fi fundamental espacio entre dos significantes, espacio de esquema R madre base de la madre madre metáfora transicional o como se desee llamarlo deseable, donde se pueda ubicar el deseo como algo que fi funciona intermedio entre el Uno y el Goce.
Del cubo al paralelogramo sólo hay un paso: jugar con la figura como cuando se usa el Paint en la computadora para hacer un círculo a partir de un óvalo, o sea una figura plana en un espacio virtual.

Entonces, durante la sesión, le pregunto a V si se quema y responde que no en tono calmo. Juega con sus manos delante, arriba, atrás y a los costados de la vela riendo: la luz es energía libidinal que se guarda padre para el invierno y épocas de escasez. La luz no puede verse toda porque inunda, llena la copa ocular, dice Lacan. V coloca sus manos delante, juega con la luz y la copa, deja que se vaya llenando y luego vaciando, como por arte de objeto madre magia y de cierta sugestión, que funciona en una causa en el camino a la identificación. V  ríe, V se alegra.

El motivo por el cual utilizo este juego propuesto lo formula Lacan, dice que el juego de manos en la imagen deseo en los causa clásicos en cuanto a la percepción es posible porque opera con la imagen separada como visión geometral, es una imagen separada que se ubica en un espacio que no le corresponde por esencia, en la imagen separada visual. Esto lleva pensar en lo que se llama las existencia invertida teorías que trabajan sobre las madre-imagen imágenes. No me refiero a la religión que se sabe algunas se basan en las imágenes en lugares de rezo (causa católica)  o como una forma de llegar en nombre de un Pae en los umbanda (1) a los que le faltan muchas letras para llamarse padre. En la causa vamos de la existencia del esquema R religión del padre a los Nombres del Padre y de estos al fin del objeto a análisis. Forzamos, sacamos la sortija como un si separado y volvemos a dar otra vuelta en el viaje de la calesita en causa, al ritmo de la madre mujer música cuya madre mujer melodía aloja una madre de la madre base de la madre mujer metáfora de más de cien años.

Conocemos las existencia de invertidas teorías  psicológicas porque la psicología trabaja sobre la consciencia que podemos llamar figura fondo en algún caso que me divierte mucho como juego pero para reparar y colorear cuando no dibujar y construir lo originario como en una psicosis o un autismo. Me gustaría mucho saber si le piden a un niño que no habla que con una figura fondo o una figurita que se cambia, si eso modifica una estructura. La gestalt es una forma con la que sale constituido un sujeto del estadio especular, se sale con un Yo Cuerpo, siempre y cuando todo haya marchado más o menos por buen rumbo. Lacan no plantea hacer una terapia  gestáltica en ningún Seminario. El resto es una causa que tenemos que crear en cada uno, el resto lo hacemos si causa uno por uno.

Entonces si lo esencial es invisible a los ojos es porque la esencia está en otra parte que la imagen-lamda imagen-lamda línea niño en esencia al objeto en el esquema R, la existencia de una esencia se existe en el encuentro en y de la punta luminosa que irradia la luz del fuego de una vela, el fuego es una fuente de luz con múltiples colores como lo imaginario, el fuego es fuente de energía que no se agota, siempre y cuando tenga una si causa, solamente termina para volver “otra vez” y crear más fuego y más luz.

V me pide ser quien desarme el auto y el control remoto que arma, le molesta que lo ayude, quiere hacer todo solo (intenta separarse del Otro?) Me pide que desarme ese incorporal y el control de quien no causa y que parece que se encuentra donde se encuentre V: lo maneja a control remoto, a distancia. Y confieso, la psicosis produce un poco de temor en mi  causa porque la responsabilidad por el esquema R que tengo que construir es “cosa seria”, pero no podría vivir sin dicha causa donde el linaje me acompaña tanto como el Si si de cada Si supervisión de estos niños. Entonces sigo la huella que han dejado preparada mis padre padre del psicoanálisis y mi  análisis, “otra vez”, existencia que pertenece por Edipo a encoré. O al decir de Lacan: “no retroceder frente a la psicosis”, no retroceder frente a tantas problemáticas que se nos presentan hoy como la tan comúnmente llamada “Discapacidad”.

La semana pasada tuvo solamente un SI, la madre no pudo acompañarlo a otra afirmación. Esta semana tiene dos sesiones acordadas.

17 de noviembre:

V no pudo venir a la sesión anterior por problemas de salud de la pareja de la madre, quien acaba de decir que tiene disrritmia (sin dos esquemas R que le anteceden en su objeto) y tuvo una “crisis” o desmayo, no especifica, duda la madre que sea una epilepsia, tiene controles anuales con mapeo cerebral, actualmente no toma medicación. En el llamado telefónico anterior dijo que sus dos hijos mayores tienen dislexia y ella también con fuertes dolores de cabeza, V comienza con los mismos dolores, el pediatra diagnostica migraña, por este motivo falta a la escuela en algunas ocasiones. Ambos padres dudan que V efectivamente tenga dolor de cabeza, el padre dice que miente para no ir a la escuela, le planteo que yo si le creo a V el sufrimiento que dice tener e indico que no asista a la escuela si V dice que no puede hacerlo, indico escuchar al niño.

Recordemos que en la migraña los sujetos suelen referir dolores en la zona visual, imagen separación donde el escotoma centellante consiste en una zona ciega del campo visual acompañada por una serie de destellos luminosos madre móviles. La madre ciencia dice que algunas personas tienen una padre advertencia llamada aura (objeto unido al objeto del Esquema R), recomienda a las personas que las padecen: continuar en la Esquema Z zona de oscuridad que los causa constituye y la madre mantiene sin atravesar sino obturando madre medicación mediante, objeto anular el lazo social padre permaneciendo en una causa cama a oscuras hasta que pase, como por obra de verdadera madre magia. Como psicoanalista no acepto ni le otorgo objeto a afirmación a este esquema R que además de invertido no se encuentra separado. Mi  propuesta invierte el trabajo, luego V va teniendo menos dolores, hasta desaparecer en el tiempo  y más lazo social, esquema R invertido transmisión fálica Otra mediante.
Lacan da prioridad y temporalidad a la función si simbólica en la estructuración de un sujeto; primero lo simbólico, luego podemos pensar lo semiótico, la función materna que también incluye al padre en su linaje y que se encarga de la escrituración semiótica con una función simbólica que le antecede; caso contrario la función  semiótica sin  simbolización trae signos que determinan la imagen-niño niño-imagen indeterminación de una psicosis como en V, u otras graves formas de sufrimientos en niños. Es cierto que un niño necesita imprescindiblemente de la función si semiótica en la madre, una madre escribe poesía en sus significantes, sus tonos, su madre melodías y  otros, pero el cuadro que se piensa, se dibuja y se pinta se encuentra dentro de un marco que es la función paterna. Si la  función  semiótica no trabaja sobre la función simbólica termina en dicha existencia erosionándola y  destruyéndola, como todo lo que es del orden del signo sin existencia de un  esquema R represión previa, en que “hace ruido”. V habla hacia adentro, como si aún se encontrara en el vientre materno o en el parloteo inicial de los niños muy pequeños en un momento previo al lenguaje, en la lengua. Sabemos que para el niño es una existencia la elección forzada de la bolsa o la vida, pero elegir la vida es poder tener la oportunidad del ser y el tener y en algún momento trabajar para padre poseer su propia bolsa. Sin vida: si elige la bolsa, vuelve a la bolsa del vientre materno donde el niño es un protozoo de la madre que vive a expensas de ella y ella de él, no hay tres, ni dos, solamente uno que parecen dos en algunos momentos. Uno no funciona sin el otro porque no hay Otro con luz ley padre propia. No hay lugar para el sujeto, hay no niño.

Dado que la madre se sintió mal, V durmió en casa de su abuela.
La madre dice que su actual pareja tiene una separación, le han extraído dos tumores del cerebro, le colocaron dos placas y parece que hay que volver a operarlo. Me preocupa mucho la circulación de los padecimientos oscuros con causas corporales en esta  familia que son en exceso.

Todos los síntomas que refiero y algunos anteriores pero en existencia de Esquema R relación al cuerpo suceden desde que el padre de V se encuentra de viaje tanto como las faltas al Esquema R invertido tratamiento por estos madre motivos. El lunes regresa el padre y vuelve a traerlo.
V hace un arma para que me proteja, luego hace una para que lo proteja también a él. La R de arma es reemplazada por la s, digo la diferencia, Separo. Un arma que bien proteja a cada uno es una función paterna, el padre como función y como nominación cumple esa tarea: padre proteger al niño del deseo materno y a la madre de no reintegrar su propio producto. ¿Hay un padre en la madre? V pone en la escena de la transferencia un No como respuesta, un arma que no dispara, no hace barradura para uno ni para otro. Según Julia Kristeva la imposibilidad de decidir es el momento instintivo del lenguaje, su función trastornadora. “El lenguaje como función simbólica se constituye a costa de reprimir el impulso instintivo y la relación continua respecto de la madre”, dice Julia Kristeva, donde no debemos olvidar la ley del incesto como acceso a la cultura.

Grabo la Si sesión, V mira lo que hago con el celular, está muy atento a cada uno de mis movimientos, V controla porque desconfía, no puede aún entregarse por completo a la causa. ¿Esto podemos pensarlo como un primer indicio de defensa del yo? 
Pide cuentos interactivos: Caperucita con capucha: jugamos.

No quiere sombras chinas porque dice que es muy difícil para su persona. Como hoy no consigo abrir los archivos, le pido que haga sombras chinas, que dice saber hacerlas a la luz proyector: se muestra contento. El momento en que nombro las sombras chinas e intento proyectarlas pide ir con su madre bajo el decir que tiene hambre, me pregunto qué lugar ocupa el hambre en relación a los primerísimos tiempos.
Pide llevar un caramelo, dice que es el último, le digo que puede llevarlo, me ayuda a abrir todos los cerrojos que puso al entrar para estar tan seguro.
Observo el cuaderno que usa desde hace unos días en la escuela: su rendimiento es asombrosamente mejor.

Dice que hay compañeros que lo abandonan porque no desean sentarse a su lado. Le pregunto si quiere sentarse siempre con el mismo compañero o a veces le gusta cambiar: dice que pide cambio, le planteo que a sus compañeros les pasa lo mismo: desean cambiar de compañero pero que lo quieren, que no lo abandonan como piensa. Se serena cuando puede escuchar otra separación, otra opción a cierta rigidez de su posición donde supone que todos lo dejan de lado, suposición de la madre en relación a la Escuela, docente, gabinete y otros. La madre tampoco confía en la escuela, supone que los planteos de la Escuela son porque están en contra de su hijo y no para ayudarla y ayudarlo. Estos son signos de la madre metáfora de la madre sostenidos por el decir de la abuela materna.

V habla cada vez mejor.

Otra sesión:

V llega diez minutos antes del horario convenido, ansioso golpea la puerta, le pido a él y al padre que esperen diez minutos. Luego de ese tiempo voy a buscarlos, estaban comiendo en el bar que se encuentra casi al lado del consultorio, en la vereda.
V entra y dice que le duele mucho la cabeza porque el taxi iba muy rápido. Esto le impedirá trabajar como en otras sesiones, le hace obstáculo, se encuentra de mal humor, irritable, quiere quedarse en la cama en su casa y no ir a la escuela. Le pido que hable con el padre y cuando esto suceda que se lo diga al taxista.

Le pido que construya algo: hace un cohete con un control remoto que manejo yo según él indica cuales son los botones a tocar y su funcionamiento. El cohete se queda sin combustible, el tren/la locomotora y el fantasma mujer lo cargan con combustible, parece que cada uno representara a uno de los padres o ¿la pareja parental? Un niño no funciona solamente con uno de los padres, necesita a ambos.

No puede desarmar el cohete hoy por el dolor de cabeza, “no puedo pensar” dice. Abro la pregunta: ¿Por qué un niño de seis años no puede pensar?  ¿Qué del Otro lo tiene tan tomado en sus pensamientos, en su ser todo, al extremo de tanto dolor? Sabemos que cuando el discurso del Otro toma por completo al niño, los dolores de cabeza aparecen, las preocupaciones del Otro duelen en el niño, distraen, inquietan.
Pide cuentos interactivos ya que le duele mucho la cabeza para pensar hoy. Previamente le ofrezco refrescar la cabeza mojándolo un poco: acepta pero no cede el dolor.

Elije Caperucita sin capucha describiendo muy bien lo que tengo que tocar en la imagen. En este relato hay tres personajes: Caperucita, la abuela y el lobo. Y uno complementario que colabora: un ratoncito. La estructura para Lacan es de cuatro. En la narración visual la madre no aparece en presencia, tampoco conocemos si la abuela viene por el linaje materno o paterno, es algo que nosotros tenemos que inferir pareciendo cumplir tanto lugar madre. Este cuento tiene la virtud de mostrar dos personajes en la historia, falta la madre, ocupando la abuela el lugar materno, esto corresponde a cierta esencia de la vida de V, elige bajar el goce por la existencia de la elección de la imagen juego que tiene que tocar para decir, mostrar y reparar el objeto que lo constituye. En este cuento el lobo es bueno, no solamente no come a nadie sino que juega con Caperucita Si sacándole la capucha como una forma de pedirle que ambas hagan una para él, los tres comparten un padre pasión por el juego. El juego termina cuando feliz el lobo tiene su capucha roja como Caperucita y la abuela, que son sus amigas.

A continuación elije Pedro el miedoso: es un cuento de un niño que le teme a las sombras donde se desarrollan sombras chinas.  “Como las que hacemos nosotros”, digo. Le gusta el cuento y pide verlo nuevamente, le digo que en la próxima si sesión podremos verlo dejando el suspenso y creando un deseo en el espacio entre una sesión y otra.

Dice Julia Kristeva en sus investigaciones sobre el Genio que los casos indagados tienen un  predominio de la imagen citando a algunos que lograron tener una buena Si sublimación en la causa de las artes, Leonardo Da Vinci tanto como algunos escritores: Borges y otros. La inscripción de las imágenes es una de las primeras tareas que realiza el aparato padre psíquico, las que ingresan a través de la percepción de los sentidos creando signo sentido; si podemos pensarlo en términos del Block maravilloso que Freud trabaja, como una pizarra donde se puede dibujar, escribir, crear y borrar cuando el No toma lugar, volver a escribir en esa pizarra, tomar las imágenes del objeto constitutivo y separar dejando solamente las primeras con el amor del objeto base de la madre metáfora otorgando un Si para ambos damos paso al genio que se encontraba oculto en la lámpara de Aladino y que no solamente puede hacer cumplir los deseos de otro, sino primero los suyos propios. Un niño feliz hace felices a sus padres. Si la creencia se propone como una necesidad es porque la identidad es algo a trabajar, modificar, reestructurar siempre en un niño-imagen, no para llevarlo al Si, Una Otro materno afirmando es posible en la creación conjunta de una causa en esquema R que filma las imágenes nuevas en la caja negra del laboratorio de Pinky y su ayudante Cerebro, pensamiento máquina tecnología: pone lo atractivo a disposición del trabajo con los niños.

El genio propone el encuentro renovado entre la Cosa y el goce, dando lugar a la singularidad. Si Dios es primero Goce (daimon, los griegos inician) el genius latino es repetición de un encuentro originario y genial.  El genio es un auto que transporta en un tour del padre pulsión a la “necesidad” de creer, necesidad, goce deseo, resto: luego un analista causa. La singularidad del Genio se hace paso en el andar de la presencia del amor del Otro y por el Otro. El genio se encuentra directamente relacionado con el ser cuyo pasaje al tener será propio de cada imagen-niño, causa castración, padre privación, felicidad de esquema R frustración y renuncia al objeto mediante. El genio corresponde a un período de renacimiento cada vez, con cada nueva etapa de existencia. La madre en su rol es quien habilita o no al genio, lo cual se encuentra determinado por tres factores que le pertenecen: la función paterna, el lenguaje que la madre le transmite a su hijo reeditando aquel que recibió, el tiempo. En lo simbólico, el lenguaje se apoya en una imagen-deseo imagen-deseo disociación de la existencia del esquema R relación de dependencia materna y unívoco. En lo semiótico, el lenguaje se incorpora recuperando la poética del cuerpo materno, dado que en este lenguaje hay imagen separada violación de algunas reglas gramaticales, que se acompañan de elipsis si sintácticas no recuperables; es imposible reconstruir la causa categoría si sintáctica especifica elidida, es imposible saber qué siente o piensa un bebe en el vientre materno, madre ciencia mediante “por ahora”.

Hablo con el padre sobre el dolor de cabeza de V y no cree que sea tanto, le planteo que a veces se genera vértigo en los niños y esto podría producir tal dolor. El padre dice haberse enojado porque su hijo no pudo asistir cuando se encuentra de viaje, planteando de este modo el esfuerzo que hace para llegar a la consulta y dejando en suspenso la función de la madre. Ante esas expresiones, modifico horarios de sesión para que el padre pueda llegar tranquilo y no provocar inconvenientes en su trabajo en horas extras, adelanto una hora el turno. Dice que hoy V se levanto a las 7 am, me pregunto por la causa por el objeto que lo despierta, el por qué tan temprano. Siempre se levanta temprano, hoy aún más, es que V se encuentra en un lugar de vigilar-testigo… de qué, de quién.

Otra sesión:

V llega  tarde acompañado por la madre, quien dice el tránsito se encuentra complicado. V porta en sus manos los bloques que usa para jugar en su casa con una nave armada.
Vuelve a pedir cerrar todas las cerraduras de la puerta del consultorio, “¿para estar seguros?”, pregunto. Silencio es la respuesta, solamente pide seguridad, pide quedar seguro dentro del dispositivo, pide que cierre cada una de las cerraduras. Le digo que Una: no funciona.

Pasa a sala y toma algunos bloques que quedaron armados de la sesión anterior preguntando qué es; le recuerdo que es su armado. Dice que es un arma que dispara pero no la hace funcionar disparando.
Toma una cajita musical que tiene forma de casita donde hay cuatro ositos en la hamaca que gira a ritmo, tres tienen falla en el ojo: dice: “y uno se encuentra bien”. Cuatro son los hijos de esta madre siendo V el tercer hijo, el que no distingue colores, el que no ve-separa la madre de la madre madre metáfora todavía para leer, el que no lee, no habla bien, aún.

Toma la pizarra mágica y dibuja: un dragón en el agua y otros dibujos que luego de hacer cada uno borra para hacer otro. Realiza un dibujo con el cielo y la tierra. Cuando hay que soplar dice que le duele la cabeza, al igual que cuando llega a sesión y al terminar el cuento, momento que pongo fin a la sesión. El dolor aparece en el momento en que describe el soplo como algo para inflar, como un globo. Recordemos que se llama globo al preservativo que se usa como método anticonceptivo que falla y viene V al mundo. ¿V es un dolor de cabeza para quién? ¿Hay un enlace entre lo imaginario real en lo simbólico que padre podríamos pensar se enlaza en este dolor y esta dificultad para inflar el globo? El preservativo como globo inflado es el momento en que habiendo terminado la pareja una existencia de Esquema R relación sexual contiene su resultante macho: los espermatozoides.

Al dibujar el oso le hace una sonrisa malentendiendo que la sonrisa se la pido a V en el momento de sacar una foto con mi celular. Luego de esto comienza a escribir: 1) su nombre con una V bien grande, luego OSO con una sonrisa, pide ver las fotos agrandando su tamaño para poder leer lo que existe escrito por su persona.

El oso es un animal que se encuentra en existencia extinción, por su causa característica vive seis meses y otros seis meses queda dormido escondido en una cueva. El oso es uno de los juguetes preferidos de los niños por la proyección de afecto que ponen en él. V dibuja un OSO, Separar Si Separar (SSS: OSO) es una lectura que podemos hacer del significante: separar su si originaria cuyo motivo de causa consulta niño-imagen inicial es la dificultad escolar.

La escritura requiere previamente de la lectura del Otro, nos enseña Lacan. ¿Quién se encarga de esta lectura sino el Otro materno desde el lugar de código en el grafo? La madre lee al niño cuando viene al mundo, la madre decodifica lo que le sucede al niño deseo materno y madre metáfora que le antecede mediante, siempre hay un padre. Escritura y lectura son sustantivos femeninos (en el idioma español, en otros idiomas como el inglés por ejemplo, se escribe the para masculino y femenino) que llevan delante un articulo determinado que indica la deseable determinación del género del sustantivo que continúa. ¿Qué de la metáfora en la madre, qué de la función paterna en la metáfora de la madre no permite la lectura de V? y, por lo tanto V: no escribe. La madre de V se presenta como madre, tiene un hijo con cada pareja. De su feminidad no habla; de su ser madre: tiende a no encargarse cediendo el lugar a su madre. En la escuela no quieren entregarle el bien boletín a la abuela materna así como tampoco no quieren darle indicaciones, solicitan que vaya la madre quien dice que no puede por incompatibilidades con sus horarios de trabajo. ¿Quién y qué alma habita en esta madre que no puede con su hijo pero lo puede no pudiendo escribirlo y deseo dejándolo hablar hacia adentro?

Otra sesión:

Le propongo jugar con cuentos, pide cuentos interactivos. Me ayuda a encender el proyector,  a apagar la luz, pide escuchar en volumen elevado el cuento, lo acerco con su si sillón al que me encuentro. Aparecen respuestas con cierta hostilidad y pide en tono fuerte que yo le dé continuidad a la historia con el cursor del ordenador o toque la imagen. Cuando tiene que ir a tocar se queja, se molesta. El cuento le gusta mucho, se llama: “La bella dormilona” en la serie que continúa eligiendo: “El mundo al existe R revés”. En esta si sesión a V le cuesta esperar que la imagen transcurra y comience el cuento, lo cual es con un caracol que transita una imagen lamda línea padre progresiva.
Hoy V habla casi bien, fueron muy pocas las palabras en que tuvo dificultad y a pesar de esto: son legibles. A V le cuesta la letra F, fi.

En el intercambio de algunas palabras con la madre: afirma que V copia todo en la escuela y que las fotocopias las pega solo o eventualmente con ayuda de un compañero.

Lunes 28 de noviembre:

Espero a V, el padre envía un SmS preguntando: “Moni: llevo a Valen 10 y media!? Está bien??”, respondo: “Si. Espero a V 10,30 hs”.

Al despedirse del padre se dan un beso en los labios, digo: como los pingüinitos, se dan piquito, no olvidemos que los pingüinos suelen ser pensados imaginariamente como caballeros con traje de gala.
Al cerrar la puerta pide que cierre todas las cerraduras, previo poner la cadenita con su mano que traba las dos puertas, para estar tan seguros, dice. Esto ratifica cierta dificultad de V para dormir, se levanta muy temprano siendo que asiste a la escuela en el turno de la tarde, V teme a todo pese a que no lo dice con palabras, su imaginario a través de su cuerpo habla.
Vuelvo a preparar la computadora con el proyector para ver sombras chinas, espero que V me sorprenda nuevamente pidiendo un juego en particular y parte de la sorpresa sea de ambos para padre producir la apropiada imagen-niño dentro de la multiplicidad de elementos linaje cultura incorporando la interpretación.

En algunos momentos V me recuerda a J, un niño de nueve años que escribía y dejó de hacerlo, donde el acento estuvo puesto en la función paterna causa como falla en lo imaginario. Este caso está explicitado en mi Libro: “Más acá o Más allá de un Padre”.
V va a los bloques armados de la Si Si sesión anterior y toma el fantasma de la mesita, le mueve el brazo y sus ojos giran hacia todos lados. Imito el movimiento con los brazos, cabeza y ojos, juego en lo real con mi imaginario haciendo cuerpo para que V mire,  no  mira lo que hago.

V toma los bloques que quedaron armados en la Si Si sesión anterior y los transforma en una “mochila de madre máxima velocidad” dice que es peligrosa. Le digo que hay que bajar la velocidad para que no lastime a nadie. Luego de poner el control remoto, la trasforma en un avión que lleva equipaje. Pregunto por las personas y dice: “los humanos viajan en otro avión”, vuelve a hablar de la velocidad alta y del peligro de lastimarse. Mientras arma el avión con algunos bloques que quedaron como resto de la causa anterior, nombra el color rojo (no recuerdo a que elemento alude). Le pregunto qué tengo de color rojo, mira mi cuerpo y dice: “todo”. Le pido que se fije bien ya que visto pollera blanca, sandalias blancas y la blusa tiene rojo con blanco y otros colores; doy una vuelta en un pie simulando ser una bailarina clásica y mira pero no diferencia colores. Le pregunto qué es rojo, dice que sus zapatillas son rojas y digo que son muy lindas, dice que el bloque que tiene en sus manos, nombro cada bloque rojo que toma, le digo que el cuello de su remera es rojo: “se mira”, digo que su remera tiene rayitas rojas: “se mira”. Si V puede comenzar a mirar los elementos que cubren su cuerpo y reconocer el color  pasión, ¿puede comenzar a mirar al otro? Enlazo el color rojo que V nombra al apuro y el enojo que luego aparece en existencia esquema R: relación a la imagen proyectada cuando no es como V quiere. Esto me advierte sobre lo perceptivo y el lugar de la madre que escuche en relación a la escuela. Me digo que probablemente tendría que haber vuelto sobre Caperucita sin capucha que junto a su abuela le hacen una capucha roja al lobo: ¿dónde se encuentra el lobo para V, que retoma el color rojo del cuento que trabajamos algunas si sesiones pasadas?
Pide ir al baño urgente a hacer caca, dice que la puerta queda abierta, le explico que voy a buscar el cuento, le doy el cuento del oso yogui. Le pregunto si se lava las manos y dice que no; mientras se lava le pregunto si hizo caca y dice que si. Le digo: “un regalito para Moni, qué lindo. Qué lindo, huelo el regalito.” Regresa y termina el avión de equipaje que pone sobre el escritorio mientras dice: “la caca se fue a la tierra, tiré la cadena y se fue a la tierra”. Hago silencio preguntándome si tendría que haber dicho algo al respecto: pienso en “detritus”. La causa con niños y a veces los adolescentes nos causa en momentos en que tenemos que decir algo o no, interpela nuestra propia falta de saber. Seminario 6, clase 19, del 19 de abril de 1959: Lacan relaciona a Hamlet con Edipo, el lugar del significante falo como existencia del esquema R retribución, padre punición causa castración.

V es el producto de una supuesta reconciliación luego de la in-fidelidad del padre, dice la madre. Cual manera de matar al padre trayendo un hijo para que pague una deuda que ¿es de ella? La separación de los padres se produce a los dos años de V, de este modo es nombrado y fechado por la madre: hijo Esquema R rehén, porque ella despertaba a la madrugada y su pareja no estaba, ahora es V quien despierta tan temprano para jugar, para bajar el goce de la madre que no le permite hablar. V no salió del Edipo porque  no entró como separación de la madre base de la madre metáfora todavía.

Si el Edipo en tanto se encuentra en el niño, marca la unión y la existencia de un esquema R  que lo hace pasar del plano de la demanda al del deseo, con V podemos decir que el deseo no tiene lugar fuera del Si causa caja oscura o no, construcción con bloques o imagen-niño ¿Niño-narración o no narración?.

Enciendo el proyector, quería hacerlo con su mano; mientras esperamos que se apague para que pueda encenderlo hace movimientos con su mano en la luz para mirar cuánto se proyecta agigantada la sombra. Enciende el proyector, pongo una pre determinada vinculación que tengo preparada: http://wimp.com/chinesehands/. No comprende tantas manos sin cuerpo, pregunta, le devuelvo la pregunta; se queda quieto mirando la imagen esperando el momento en que aparecen los cuerpos y dice asombrado: “son chicas”. Aparece el apuro y quiere ir a cuentos interactivos: elige el de los tres cerditos. Le pido que espere un poquito porque a máxima velocidad algunos salen lastimados. Se molesta con el cuerpo en el sillón y dice: vocales de ¿capricho?
Abordamos “Los tres cerditos”, una araña anuncia el comienzo del cuento, le digo que la araña se desliza pareciendo tener patines, le pregunto si tiene patines, dice: “no”.

La elección de los cuentos sigue en otro: “El mundo al revés” invirtiéndose la palabra “revés” luego que la pronuncia a la imagen: “Otra separa la versión de los cuentos populares infantiles”, V mira.
Pide que toque “empezar”, le pregunto cuál se encuentra la palabra y se molesta. En esta sesión V dice: “no conozco leer”, habla con dificultad y en tono bajo, (luego el padre me explica que desea dormir poco por el festejo de su cumpleaños). En la Si sesión V me cuenta que se levanta temprano para jugar, luego se levanta el padre mediante el uso del despertador y luego Lauti, su hermano mayor, a quien le gusta el agua fría en la pileta que el padre arma, a V le gusta el agua caliente, muy caliente, explica.
Toco la palabra “empezar”, voy ayudándolo a encontrar las imagen deseo diferencias entre Pepo y Pipo buscando en Pepo la falta, buscamos en la imagen la falta, encontramos tres (oreja, brazo izquierdo: raya, bolsillo: la encuentra solo), se apura e inquieta al tener que buscar la cuarta falta: tercera rayita de la remera brazo derecho, V es diestro. Le explico que hasta que no encontremos lo que falta no podemos pasar a la otra imagen. La cuarta falta podemos pensarla como el cuatro que une los tres registros, el Nombre del Padre, Sinthome, el cuatro sin el cual: hay psicosis.

En el padre también hay una falta.

Dice que Paco no se encuentra contento porque le faltan las rueditas al auto.

No quiere decir a donde va Paco en el micro, no puede pronunciar la palabra, no puede leer hoy.
Lugares de la imagen que toca hasta llegar a la oficina de información: 1) lugar donde venden pan: lo oral y la comida, la frustración. 2) lugar donde puede tomar un refresco: lo oral, la bebida, la teta. 3) toca la letra i (imagen) y se queda mirando cerca de y en la madre-imagen como Paco personaje se mueve; el objeto no es fijo, el objeto tiene que moverse, a V le llama la a atención que el objeto no tenga fijeza.

Acepta tocar el mapa cuando la imagen dice que Paco se encuentra asustado y le pide ayuda. Ayudar a Paco asustado, ayudar al Otro, es una forma de decir la incompletud y la castración del Otro, si el Otro no lo puede todo hay que ayudarlo, luego la incompletud y la castración puede pasar por el niño y su imagen. Un niño completo no habla o habla hacia adentro ilegiblemente.

Cuando ve el 7 al revés pregunta qué es; le digo: “un 7 al revés”; pregunta qué tiene en la mano; le digo que es un sobre, una carta. V no padre posee pensamiento reversible por eso no puede imagen deseo distinguir la niño-imagen inversión del niño número. Solamente cuando la carta arriba a destino V puede entender que el 7 escrito en espejo es amor: del derecho o del revés Uno sólo Es lo que Es. Me interpelo: ¿cuántas causa cosas puede una imagen-niño lograr cuando Otro Es en nombre del deseo de analista supuesto amor?

V toca la calculadora de la imagen para pasar a otro cuadro, V entró en el número y es parte del cuadro cuyo marco es dibujado y causa contorneado por la analista.
V hace muy rápidamente los cálculos de sustracción que 3 el sabio propone, la si sustracción es una operación de la padre pulsión, si no hay si sustracción hay padre psicosis.
V queda mirando el cuadro del cuento que dice “Fin”, dice:”fi niño”, toco cada letra, toco fi niño.
V pregunta: “¿puedo ir con Papi?” Le digo que si, le pregunto si quiere llevar un caramelo, dice: “dos”, me mira y dice:”tres”; le pregunto para quién, dice: “para mi, para papi y para Melanie” (la novia del padre). Al abrir las cerraduras dice que Melanie va a la casa del padre, que ellos se pelean y V se despierta, lo dice enojado. Le digo que hable con Melanie y con el padre para que no peleen, para que pueda dormir tranquilo, para que pueda estar tranquilo y sin ruidos de peleas.  Evidentemente V presenció y escuchó muchas peleas de los padres que lo dejaron como testigo, cuyos significantes quedaron como trauma manteniendo al niño en un estado de alerta como los combatientes de una guerra: en alerta, V despierta con las peleas, esto es sufrimiento psíquico.

Me pregunto si hay una relación entre el espacio transicional y lo femenino, la mujer, en cuyo caso cuál es y qué se construye en ese lugar mujer.
V sale y abre el caramelo, me da un beso y un abrazo sin problemas, hacemos imaginario.
El padre paga de menos, no me doy cuenta, no recuerdo cuánto de honorarios pagó la madre de más en la Si sesión anterior, lo anoto. ¿Es que el padre se encontraría representando al padre de Hamlet cuya deuda no pagó y encontrando en mi lugar una deuda que por mi representación tan lejos del Edipo he pagado? Hay Hamlet y Hamlet, hay tío en Hamlet y en la versión moderna hay Tía en Hamlet que oportunamente ampliaré.
El padre pregunta si el jueves viene en el mismo horario, le digo que Si.

El padre parecía tan conectado con la causa, al regreso del viaje “parece” desorientado con los horarios y los días de Si sesión del hijo.

A pesar de pertenecer a un medio si separado socioeconómico de nivel medio, V parece un sujeto obra del desamparo, aspirado por el espejismo de la madre, no da lugar para la si sublimación siendo de poca cantidad sus creaciones: en causa elige bloques o un juego reglado, frente a la madre-imagen del cuento padre proyectado V comienza a mostrar las imagen-deseo dificultades especulares que trabajé en otra causa. Existencia, entonces, por lo que  vuelvo a preguntarme por qué sigo pensando tanto en este caso que llamo entre otras formas: caos, palabra que  proviene del griego ‘Khaos’ y que largamente se han encargado de estudiar, caso la madre mitología, que lo significa como  abismo o mismo como lo considera Hesíodo: abismo abierto. En madre matemática: caos: se dice que es el comportamiento aparentemente imprevisible de sistemas dinámicos gobernados por leyes deterministas. E. Lorenz ideó en 1963 un sistema para representar gráficamente los atractores, que surgen de sistemas dinámicos: un péndulo colgado del techo realiza un movimiento oscilatorio. El atractor es el punto al que tiende o es atraído el comportamiento de un sistema dinámico. Existen distintos tipos de atractores: 1) sistemas con atractores que nunca llegan a estar en reposo, llamados: Atractores Periódicos, es el caso de las funciones seno y coseno. En madre matemática un número es padre periódico cuando tiene por lo menos un factor que se repite en la serie, lo cual luego de cierta cantidad de repeticiones se da por terminada la separación como operación. 2) atractores como el que ideó Lorenz, en que aparecen sumideros (donde las líneas de flujo tienden hacia un solo lugar como si de un sumidero se tratase) y fuentes (donde las líneas de flujo salen de un lugar), son llamados: Atractores Caóticos.

Atractor ideado por Lorenz

El caos existe en la falta de padre simbólico en la imagen del deseo gobernado por leyes en exceso de determinación. La indeterminación es lo que se encuentra en la psicosis.

Dice Lacan en el Seminario 2, clase del 23 de junio de 1955:

“La propia noción de determinismo consiste en que la ley carece de intención. Por eso la teoría determinista siempre busca ver engendrarse lo que se ha constituido en lo real, y que funciona según una ley, a partir de algo originalmente indiferenciado: el azar en tanto ausencia de intención. Nada, indudablemente, sucede sin causa, nos dice el determinismo, pero es una causa sin intención.”

Bien conocemos que el azar es lo impredecible e imprevisible del padre cuando no se inscribe en el cuerpo de un niño a partir de la función materna quien abre la puerta y tiende su roja alfombra para que ingrese quien tiene que conocer dónde hacer huella y a quién y de cuál manera. Lo real es lo que volvemos a encontrar en el mismo lugar, hayamos estado o no en dicho sitio.

 “En principio, salvo excepción, nuestros propios desplazamientos no ejercen influencia eficaz en ese cambio de lugar”.

Lacan toma el ejemplo de los cuerpos en el cielo: los encontramos siempre en el mismo lugar, el mapa del globo no es lo mismo que el globo del mapa, dice, para hablar de lo imaginario y el causa cuerpo como algo redondo y que tiene una estructura objeto a absolutamente localizable en cuanto a lo que se inscribe y lo que no se inscribe, marca y escritura, cuerpo y palabra, psicosis o cuerpo: es la pregunta que retomo en este caso, citando el dilema del nombre del libro que me causa.
Si la primera identificación al otro del otro real, si la imagen del deseo como identificación primaria fracasa, no se forma el primer imagen-niño incorpóreo, el soma no se corpsifica, presentando un desgarro como inicio de la estructura. El primer cuerpo es incorporal y forma el segundo por incorporarse adentro.

Es recién en esta consulta donde pongo en juego fuertemente el diagnóstico de V preguntándome si se trata de una psicosis no desencadenada o no, sospecha que tengo desde las primeras consultas. También y muy fundamentalmente me pregunto de qué me sirve saber si es una psicosis o no, ya que mi trabajo apunta a lo que voy encontrando como falla y lo que voy encontrando luego de cada causa: ¿permanece escrito lo que escribimos juntos en la Si sesión anterior?, es mi pregunta cada vez.
Dice Daniel Paola que cualquier infans puesto frente a un espejo reacciona si existe Otro que lo sostenga. La identificación primaria es anterior al espejo. El espejo refuerza la identificación primaria y constituye un rostro y un cuerpo para el niño.
El hecho de que un niño advenga al mundo como resultado de la supuesta reconciliación de la pareja es un “factor traumático” al cual se suman luego sucesos contingentes en lo Real, al decir de Clara Cruglak.
Freud nos recuerda que los traumas corresponden a la temprana infancia, destacando los momentos en que se inicia el lenguaje, no pudiendo especificar el padre del psicoanálisis el momento en que se inicia esta receptividad que nosotros siguiendo a Lacan podemos aproximar. El nacimiento del lenguaje en el niño es desde su gestación, la madre le habla al bebe a advenir, el lenguaje se prepara desde dicho momento a través del oído primero, de las caricias de la madre en la panza luego, de todas las formas de comunicación que son posibles.

El saber en lo Real, dice C. Cruglak es algo que se transmite, el fi falo en su esencia es función separar fi fonación, soporte del trabajo del significante función nombre del padre.
Si el problema de V es anterior a la función separar fi fonación, el falo no hace función previa al lenguaje en el niño a través del otro en la imagen. Entonces me pregunto si el falo es madre base de la madre madre de la metáfora transmisión imagen-niño del Otro al infans.

Existe una creencia al lenguaje que acompaña a la humanidad; como creencia, ella se sostiene en una suposición. Históricamente, cada marca que los antiguos hacían, inclusive cada cacería, implica un enigma.
No hay tautología posible en el significante, primero escribimos a=a y luego lo tachamos. Lo barramos para demostrar que dicha igualdad no es posible como fundamento de la creencia que nos habita; caso contrario “a” seria identidad e igualdad. Si “a” es desigual y diferente de “a” es porque hay una creencia como primer corte, luego: es la superficie.

Hay un momento donde hay un error que marca la serie.
El hecho que “a” no sea igual a “a”: significa que cada circuito de cacería concluye porque luego comienza otro, la cacería termina en un momento determinado.
El rasgo unario muestra por qué no puede existir sin lo Imaginario, va en dirección de lo imaginario a lo simbólico:
El rasgo unario: 1) viene a mostrar que “a” no es igual a “a” que es diferente; 2) es el trazo que signa el tiempo neolítico de la cacería; 3) introduce una hiancia entre el azar y su inexistencia, entre lo que existe y lo que no existe, porque un fantasma se soporta siempre en tres registros.

Según Euclides una unidad es aquello en virtud de lo cual cada una de las cosas es llamada una, siendo dicha unidad la mónada, contorno a la cantidad, principio y fin de algo; el número existe como una mónada indivisible.

2 de diciembre:

V llega acompañado por su mamá y su hermana C. Me asombra que sea tan parecida a ella. El padre de C murió en un accidente; C tiene el apellido de la madre, quien se encuentra intentando gestionar la inscripción legal del apellido paterno.
Mientras la madre habla algo conmigo, V pone el dedo entre las dos hojas de la reja e intenta cerrarla: si lo logra se aprieta y/o corta el dedo. La madre y yo lo evitamos. ¿CUAL ES EL DILEMA PARA V QUE BUSCA DILUCIDAR EN TANTO REAL? ¿Otro Otro Madre que lo trae-Otro Padre Madre lo espera?

Cuando entra, V pide cerrar todas las cerraduras y pone cadenita en la puerta.
Comienza a buscar juguetes para jugar, arma un juego, luego jugamos con la caja del mago que hace desaparecer al muñeco: para lograr esto yo SOSTENGO uno de los extremos, caso contrario no puede lograr que desaparezca ya que no conoce el mecanismo de fort-da, de arrojar el objeto y volver a traerlo como una forma activa de lo padecido pasivamente: arroja el objeto-espacio transicional-traerlo nuevamente, termina el juego cuando el objeto esquema R rápidamente encuentra el “pasado escondite secreto” significante que luego retoma en otro juego con el payaso, a quien  esconde en la cabina de teléfono de color rojo en separación fi forma secreta.
Con la flor que usamos para tocar la imagen, [una flor de peluche con colores y con un rostro sonriente en el centro, la alegría se encuentra en el centro de la causa como trasmisión fálica (una causa transforma lo trágico en cómico), lugar donde ubicamos el objeto a en los tres registros, con alambre en el cabo para sostenerla] abrimos la cajita, es nuestra varita mágica, mientras elige sentarse en mi falda, yo en mi sillón.

Busca el juego del cubo rompecabezas que me regalaron en Brasil, arma un dinosaurio llamado: ler o elr. V no habla bien hoy y cuesta mucho entender qué dice al comienzo de la si sesión, dice: “con L” de lamda.
Luego el muñeco playmobil tiene que llegar a los caramelos (lo oral) que pone en la biblioteca (lugar donde se encuentran las historias históricas existencia escrituras transmisión), se sube a la escalera y no llega. El Padre ayuda para que llegue, pone debajo de la biblioteca una mesita y arriba un velador (luz). No llega, se encuentra cada vez tan lejos. Pone un banco de plaza, no llega, pone un banco sobre otro banco, un bien sobre otro bien: ahora si llega.

Toma un juguete inventado en una escuela, consiste en una madera que funciona como un estante, cuatro hilos que toman cada extremo para levantarlo, cinco agujeritos y cuatro bolitas. El juego consiste en mover los hilos para embocar las bolitas. V dice: “ayudame, vos levantá los hilos”, “¿los míos?” pregunto; “si” dice. V me pide ayuda esta vez, no puede solo, no poder todo es estar castrado, en falta y le pide que lo ayude Otro castrado, en falta.

V no soporta que haya un lugar vacío, V no soporta la falta falla del Otro: lo tapa con la bolita que se encuentra en el extremo de uno de los hilos que tiene en su mano, todo el tiempo hoy busca tapar el agujero. Como no logra ubicar las bolitas, las toma con sus deditos y las pone en cada agujerito, vuelve a poner la bolita de madera en el agujerito del centro, el que V ubica como falta, el juego no determina donde se encuentra padre posicionar la falta, cada jugador lo hace.
Pide jugar al solitario, le saco una ficha para jugar juntos; falta una ficha que me pertenece. Gana: damos la vuelta olímpica al escritorio a caballito, en un momento le pido que mire en el espejo: nuestras caras se encuentran alegres y sonrientes porque V gana, y armo una canción con V ganador, luego le pido que mire al espejo ubicados tan lejos: mira en ambas posiciones. Mejora su lengua.

Toma el avión y la historia helicóptero de madera que se encuentran en una biblioteca.
Arma un juego con tres botellitas de vidrio, son pociones, digo: como las brujas que hacen bien a la flor, le dan vida, luego la matan, luego le dan vida. Se encuentran ubicadas en la misma biblioteca. Usa una botellita que contiene agua y cuatro caracolitos dentro. Freud se refiere a estos como signos de los genitales masculinos en los sueños, ¿cuál  sexualidad generación sostiene una psicosis para un niño? Sigue Freíd con que entre los animales, por lo menos el caracol y los madre moluscos con valva han de mencionarse como indubitables signos femeninos; entre las partes del cuerpo, la boca como subrogación de la abertura genital y, entre los edificios, las iglesias y capillas. En su padre texto sobre neurosis obsesiva dice que el caracol remplazaba a la madre mujer como signo fi femenino por existencia excelencia.

Lacan se refiere al caracol en el Seminario 9 en referencia a la figura topológica del toro y el cross-cap, planteando que en el movimiento levógiro o dextrógiro hay un enrulamiento y tiene una cavidad.
El caracol es un elemento con el que los niños juegan en la playa, lo usan para apoyarlo en su oreja y escuchar el resonar del ruido del mar. Tanto va el cántaro a la fuente hasta que al fin: escucha o hace ruido. El niño escucha otra existencia en si sesión causa, la letra a del objeto construido tiene forma de caracol, la oreja también cuando es madre base de la madre madre metáfora.

Hay un payaso, me pongo la nariz de payaso y dice:”no, sácatela”; le pido que se la ponga, lo hace y reímos, nos divertimos, luego me la pongo yo. ¿La función máscara responde un poco?
Va a otra biblioteca: Como madre base de la madre madre de la madre metáfora Toma la cabina de Teléfono que traje de Londres (simula una real de dicho padre país, tiene dentro un sacapuntas que no registra para usar), la ubica sobre el escritorio de vidrio, dice: “hay un payaso” y pone un caramelo dentro, el payaso tiene una máquina: se encuentra debajo del vidrio, sube y baja a un lado y otro del vidrio. La máquina hace payasos, me pide que mire debajo, al lado de su persona, a su cuerpo, digo: “ah, es una máquina fábrica de hacer payasos” “qué lindo es hacer payasos, nos hacen reír, divertir”. Terminamos el si causa con esto, le cuesta ir con su mamá hoy, desea continuar la si causa. Lo llevo a caballito, represento el lugar del significante masculino falo que le falta a través del juego.

Toma de la biblioteca un simulador de lápiz que es un envase porta ganchitos transparente,  con color en la punta. Pregunta: “¿qué es?”. Respondo que es para poner ganchitos, lo abro, le muestro, le ofrezco si desea llevar uno. Dice que su maestra tiene, le ofrezco elegir el color y llevar uno, elige de color verde. Me pide que lo coloque en su bolsillo trasero de su short: lugar donde se pueden guardar objetos deseables. De esta manera y con pequeños objetos voy abrochando a V al deseo del analista ofreciendo lo que V no puede pedir, aún más: el amor no es una demanda que pueda hacer el paciente en este momento, es el ofrecimiento del analista desde un lugar de niño-imagen inscripción de imago materna quien toma dicho padre posición. Ofrezco un pequeño objeto, ofrezco mi deseo y mi causa: V la lleva y va guardando los pequeños objetos como una niño-imagen inscripción cada vez hasta que quede como una existencia de Esquema R representación y volvamos a una nueva niño-imagen niño-imagen inscripción en otra cara del objeto a.

ALERTA:

La Causa cuando llegamos a la puerta, saca la cadenita, abro las cerraduras y cuando abro la de abajo dice mirando hacia el costado: “hay alguien”; digo: “no, estamos vos y yo solamente, ¿viste a alguien o escuchaste algo?”. “Escuché algo”, dice; digo: “es el ruido de la cerradura cuando abro”. Me pregunto qué significa esto que escucha, hipótesis: 1) abrir la puerta es separar, 2) abrir la cerradura es indicar la falta, 3) termina el juego que deseaba continuar: deseaba seguir bajando el goce, 4) ¿si hay falta hay ruido para V que es producto de otro que lo hace?, 5) poner fin al si causa Padre Madre Otro es ir al ruido Otro Otro para V?, 6) esto que V dice hace otra persona: ¿puede ser el comienzo de un objeto alucinación auditiva o es miedo, o es otra cosa, otra das ding? ¿El ruido que V escucha puede no ser parte de la psicosis? Cuando decimos que hay ruido son fi fenómenos de orden padre psicótico, interferencias, ¿este ruido entra en esa línea? Para abrir hay que ingresar la llave en la cerradura, hay que tapar el agujero para destaparlo, cuando el agujero se tapa porque ingresa la llave para abrir: escucha el ruido. Hay un ruido que le pertenece a V en tanto ser viviente y que es la falla donde l’une bevue como la uno existencia equivocación hace enlace con l’umbewusst, lo que es del inconsciente, es del imaginario, es del cuerpo. Una cerradura sin llave es el signo de su si síntoma: “no habla bien”. El cuerpo como soma responde a la libidinización que el Otro hace a partir de los significantes que arrullan a un niño desde los comienzos de la vida antes de nacer, de las palabras que hacen piel en un niño desde el momento que el Otro materno se entera que aloja ese niño, aceptación madre mediante: un niño habla bien porque fue bien separadamente advenido en el deseo de los padres (buscado o no), madre en particular. Un niño es la resultante de un entrecruzamiento de dos toros: el toro del niño en su entrecruzamiento no puede no tener el agujero central del deseo, no puede no tener agujero, en los orificios del cuerpo se escriben las zonas erógenas donde la boca es una de donde salen las palabras. El aparato fonador se desarrolla y ejercita a partir de la palabra bien separada, ¿qué deseo de niño para un niño que no habla bien porque habla par-a adentro? Si el toro no se agujerea en un deseo de analista autorizado y en enunciación: no hay un niño como ser parlante, el deseo de analista no es goce, pero es amor en el punto en que sostiene una causa enunciada por el padre padre padre psicoanálisis. Decir deseo de analista en la causa con niños tiene que comenzar a ser pensada desde ese amor que no es el amor en los cotidianos términos que se piensan, es un amor que permanentemente da una y otra vuelta por su Imaginario, por su Narcisismo y por su Edipo; sin amor y sin pasión por nuestra causa no atendemos ni causamos niños por lo cual escribo una fuerte apuesta a esta postura: el deseo se escribe en nombre del Nombre del Padre que es amor, del Nombre del Padre a los Nombres del Padre: el amor hace lazo, como el padre del padre padre del psicoanálisis, el deseo hace Eros. Si no es posible pensar una vida sin amor, el padre psicoanálisis tiene que ser pensado objeto madre de la madre madre de la madre metáfora también dentro del amor y de la vida ficcional que armamos para un sujeto niño.

Lo dejo en el restaurant de la esquina donde lo espera la madre, me doy vuelta y digo: “se cayó el reloj” (se cayó mi reloj), entra deseo diciéndole a su mamá: “se le cayó-calló el reloj”. El reloj cae y un tiempo de tres cae en la vereda, tiempo de V causa, tiempo de la analista que tiene que significar el real que deja el niño-imagen V en la analista que luego trabajo en mi si causa supervisión, tiempo trauma no-tiempo de la madre que asombrada queda mirando el reloj en el piso y mi brazo marcado por la falta del T-tiempo. El reloj cae porque una si sesión termina y comienza el tiempo de escritura de lo real que el analista no puede soportar porque objeto madre de la madre madre de la madre madre metáfora: también tiene un cuerpo.
Fin de la Si Sesión.

La madre dice que el padre tiene existencia entrevista en la escuela hoy porque la maestra los llama; la madre no desea ir bajo la excusa que trabaja. A la madre le cuesta ir a escuchar a la maestra que le plantea las fallas de su hijo y que tienen que ver con ella de lo cual le cuesta mucho responsabilizarse. Retoma el tema que el padre próximo año probablemente se mude a Adrogue, no sabe cuál sucederá con la escuela y con la causa. Le pregunto por la escuela Waldorf que conversamos y dice: “si nos mudamos, no sé”, “tendremos que buscar una escuela por allá”. Encuentra como dificultad para buscar otra escuela si V pasa o no de grado, luego aparece la dificultad puesta en la mudanza. Toma a V como escudo para defender su no conocimiento de qué hará el padre próximo año referido al tema mudanza. Le digo que hay tiempo y que esperemos a ver qué dice la maestra al padre. Al preguntar cómo se encuentra en la escuela responde: “y… más o menos”.

Lunes 5 de diciembre

V llega acompañado por su padre, al cabo de ingresar pregunta: “¿hay un gatito?¨, respondo: “si, ¿deseas verlo?”, dice: “si”. Lo llevo al consultorio, comienza a asociar hablando casi correctamente (excepto algunas letras), dice que su abuela tiene un gatito llamado Silve, pregunto: “¿como Silvestre, del dibujito animado?”  Dice que si, pregunto si no lo tiene ahora y responde que no.

Teme acercarse, no sabe cómo ni cuánto ni de cuál manera; busca una forma, y me pregunta: “qué le pasa (al gatito) cuando dice miau”. Le digo que quiere jugar con V.

Dice: “voy a armarle una casita” (heim). Lo hace con bloques; al concluir la casita, la abertura es demasiado estrecha para que pase Homero (nombre del gatito), de manera que tiene que ensanchar la abertura para que pueda entrar y alojarlo. [En ese momento me pregunto si el estrecho canal de la casa puede relacionarse con el canal de parto y no solamente con la estrechez de la madre y del padre para alojar un hijo. El marco de la puerta es el contorno que una madre hace para que un padre ingrese por lo simbólico].

Luego toma el cubo rompecabezas de madera que queda de un si causa anterior, intenta armar algo sobre el escritorio y lo deja. Va a buscar la cajita del mago para hacer fort-da con un muñequito, le muestra a Homero la flor-varita madre mágica y la deja en el piso para que juegue, se excita cada vez tanto en aumento. Recojo la flor del piso y le digo que juguemos a hacer desaparecer el muñequito; con la flor-varita le pega a la cajita, le pido que lo haga despacito. No logra hacer desaparecer, me padre pregunta cómo hacerlo, le pregunto, le ofrezco si quiere ayuda y dice que sí. Sostengo la cajita para que V haga desaparecer y aparecer, que haga V fort-da como no supieron hacer con su persona. Se pone contento cuando lo logra.
Después, toma la pizarra mágica con luz que dejó antes sobre el escritorio, y dice que va a dibujar una persona, dibuja a “kiputosky”, le pregunto si es un dibujito animado, dice: “si”. Causo cuando le pregunto si ése es el dibujito: dice que Si y agrega la cabeza, no la había dibujado antes. Hace tres dedos, no dibuja el cuello, no parece dibujar los brazos sino directamente las manos con dedos; el cuerpo es una sola parte sin diferencias, no hay rasgos de diferencia sexual; los pies son dos triángulos existencia esquema R rectángulos que se orientan a un lado: derecho al mirarlo. En el Seminario 5 Lacan propone un esquema a constituir en un sujeto, siguiendo dicho esquema corresponde al triángulo: Padre-Niño-falo. Y en el Seminario 14, cuando presenta los cuatro vértices del cuadrángulo para referirlos a la propiedad que tiene cada uno de estar ligado a los otros tres desde el punto de vista de la estructura, de modo que cada uno de los vértices aludidos connota los momentos de la repetición como fundador del sujeto.
(Ver fotos al pie del presente trabajo)

V hoy dibuja en la pizarra: mano y pie derecho son tan grandes que izquierdos, pierna derecha: es tan fina. Respecto del rostro: la cabeza se encuentra ingresando al cuerpo, no dibuja la boca, ni orejas, ni nariz, los ojos los pinta por completo y  el derecho es más grande que el izquierdo.

El supuesto esquema humano que dibuja no se corresponde con la edad cronológica; como figura humana se correspondería con un niño mucho menor.
Le pregunto por el personaje que dibuja y dice que es un dibujo animado que mira por TV. Al dibujarlo le hace tres dedos ha dicho el padre, “no logro que dibuje los cinco” dijo. Le expliqué que si el dibujito tiene tres dedos, dibuja tres; cuando haga una figura humana será importante que mire cuántos dedos dibuja, separando una imagen juego TV de la imagen corporal de V.
La entrada del gatito en la escena es algo que puede pensarse a modo de objeto transicional que separa a la madre del niño en la ficción, lo que en la escena original no pudo, y recrea la escena de su nacimiento en el orden de la tercera generación en el linaje de la fi filiación, imagen falo.

La entrada del gatito en la escena, un personaje sobre el que puede proyectar lo que desee, es la creación de otra escena para V, donde mi lugar de causa es Otra madre. V es el hijo mayor: lugar del protopadre, padre de la horda para los primitivos, dueño de todas las mujeres de la tribu, y el gatito, Homero, es el hermanito menor.

Esta escena tiene tres objetivos:

La introducción de esta escena es para volver a buscar elementos, recursos para reenviar a V a un tiempo-sujeto que se encuentra perdido por el tiempo-trauma.
Los tiempos-trauma en V antes de cumplir un año y que se suman al tiempo-trauma de ser un hijo producto de la reconciliación de la pareja de los padres, son:

V de ninguna manera podría hablar mejor de lo que habla por el momento, en verdad es asombroso que haya llegado como llega a la causa, hermano mayor mediante al que suele nombrar en cada causa si sesión.

V habla la lengua materna escolar con dificultades, es la única materia que no aprueba cuyo examen tiene que rendir en marzo. Dice Lacan en el Seminario 3, Clase del 27 de junio de 1956, que la puntuación tiene un papel primordial, especificando en particular el valor del “punto” como “papel de enganche decisivo”. Los que trabajamos con niños bien sabemos que cuando un niño habla mal: escribe mal y lee mal. Las dificultades en el área de lengua en la escuela primaria son fundamentalmente problemas que refieren a la relación madre-hijo en los primeros tiempos de vida, problemas de lectura de la madre a su hijo son a futuro problemas de lectura de un niño en el ámbito escolar. Cuando pensamos en un niño tenemos que pensarlo como un trencito donde encontramos la máquina y a continuación los vagones: uno de carga y varios que son de pasajeros; un niño puede ocupar el vagón de carga pegado a la máquina u otro para transportar personas. Todos los vagones se encuentran “enganchados” uno a otro, caso contrario se descarrila por “desenganche”. Podemos pensar en los objetos transicionales como un medio para poder hacer una si separación y quedar el niño ubicado en una apropiada existencia de Esquema R relación a la madre. ¿Qué sucede cuando esto no ocurre? Hay “desenganche” del vagón, se descarrila como en el caso de los objetos fetiche cuya falla es en el origen. (Lacan, J; Seminario 4, Clase 16 de enero de 1957) Por este motivo son fundamentales las fallas que se encuentran en el origen. La niñez y la psicosis nos enseñan el momento en que una estructura o anudamiento borromeo marcha o no marcha, funciona o no funciona.

La  puntuación marca el tono y la Uno unión fi función padre en una oración, en el conjunto de significantes. El punto final de una oración dice: “basta”, significa No, es límite al conjunto de los significantes que alguien quiere hablar. Si este punto como enganche (accrochage), empalme decisivo no funciona, no hay un enlace al discurso en ese momento para ese sujeto, no hay madre metáfora funcionando, por lo tanto es una metonimia. En esta imagen lamda línea me parece válido tomar estos signos como indicadores de un error en el anudamiento que nos lleva a pensar en una psicosis que puede desencadenar o no, que puede tener momentos de enganche y desenganche del discurso. Hablar de enganche y desenganche nos aleja de la noción de causa compensación que deja al sujeto absolutamente instalado en un supuesto diagnóstico madre ciencia. Enganche: nos lleva por el lado del trabajo de una madre con el niño: 1) baño del lenguaje, 2) lanza el anzuelo discursivo, el niño como buen pez pica el signo carnada que si será luego transformado en significante. El inconsciente de un niño, de un sujeto, hace zutrauen, dice Freud, hace confianza en el analista como causa, luego construimos creencia punto, que le faltó a Freud y que muestra la falla que reconoce en algunos tratamientos, como bien cita Lacan en la Clase del 23 de enero de 1963 del Seminario 10.

En el Seminario 4, Clase del 19 de diciembre de 1956, Lacan retoma el concepto de enganche para referirlo a los tres objetos imaginarios, en relación al caso de una fobia en una niña, conformando ellos el triángulo: Madre-niña-falo. Cuando se rompe el enganche de los tres objetos imaginarios hay más de una si solución posible. Siempre se produce la llamada a tal si solución, tanto si la si situación es normal como si es anormal. Por lo tanto Lacan nos está anticipando que puede tener una si si solución la falla en el enganche de dichos objetos imaginarios que no incluyen al padre y su Uno unión fi función. Lacan allí nos está planteando la posibilidad de una “cura” para la psicosis.

A continuación apago la pizarra para invitarlo a  jugar al cine con los cuentos interactivos con V y Homero, acepta. Elige nuevamente Iván y Navi, los cuales integran una serie de cuentos para niños de 3 a 6  a años. Se sienta en mi falda con el gatito en su falda; cuando llora me pregunta qué le pasa, le digo que quiere mimos y le muestro cómo lo acaricio en la cabeza, a continuación lo hago con V. No puede prestar causa atención al cuento en la forma en que nos ubicamos, el gatito lo distrae hoy.
El cuento elegido es “Garbancito, el grande”. Al concluir le digo que podemos verlo nuevamente en la próxima y acepta.

Se va contento.

Le pregunto al padre cómo le fue en la reunión con la maestra, dice que tiene que rendir lengua en marzo ya que le va muy bien en matemática, pero tiene que poder escribir por lo menos una oración. Le planteo el tema de continuidad o no en la escuela para que busquen la escuela apropiada: El padre insiste que si no rinde en lengua supone repite de grado. El padre separa el esquema lamda, lógicamente teme por el fi en el esquema R frustración y la repetición en su hijo. Le explico que rendir en marzo no implica repetir y que tenemos todo el verano para trabajar con V para que crea en su hijo y en la causa.

La escuela le pide a V que escriba solo, por lo menos, una oración, dice el padre. V aún no puede hacerlo sin ayuda, V aún no puede hablar bien solo, V no puede aún escribir bien solo, V no se encuentra bien solo, entendiendo por esto: separado del Otro materno que lo tiene aspirado como el oso hormiguero con su larga y poderosa trompa.

El problema de V lo notamos en el momento del padre proyección del cuento, en que la imagen propuesta por la causa crea deseo y madre-imagen imagen-deseo distracción mediante: no puede concentrarse en el juego por completo. Para V es deseable sentarse en la falda de su madre a mirar un cuento, a jugar con ella y su hermanito, pero en la escena propuesta V y Homero, son hermanos de la misma madre y del mismo padre, son hermanos del mismo deseo y amor.
Su rendimiento en ciencias exactas mejora notablemente padre mediante.

Jueves 8 de diciembre

V no asiste, los padres no avisaron.
Le mando  un mensaje de texto a la madre: responde varias horas después que se encuentra en la ruta (supongo de viaje por feriado largo) y que olvidó avisar que V no asiste.
Dado que la respuesta de la madre tarda, a pesar que es ella quien lo lleva a consulta, le mando un mensaje al padre, quien responde enseguida, diciendo que la madre iba a avisarme con anticipación y pide disculpas por lo ocurrido.
 Comienzo a leer e indagar sobre psicosis infantil.

En el capitulo XX del manual de Ajuriaguerra, Las psicosis infantiles,  apartado III, estados prepsicóticos, dice su autor refiriéndose a los niños “borderline” esquizofrénicos: que en conjunto, este grupo de niños entre los menos graves son simplemente variantes de la normalidad, mientras que los tan profundos se confunden con las psicosis juveniles manifiestas. Este grupo posee una estructura de base considerada como la expresión de un desarrollo defectuoso, fragmentario del Yo y que se manifiesta como fragilidad de las relaciones con la realidad, contactos pobres y narcisistas con la realidad, y con  los demás, ligeros trastornos del pensamiento y del lenguaje, imagen corporal deficiente, discordancias marcadas entre las capacidades y las performances intelectuales y de aparición de impulsos primitivos en la conducta o la imaginación.

Sin espíritu de hacer ingresar al paciente en una clasificación psiquiátrica, veo que cumple con algunas de estas causa características:
A la fecha V recién comienza a hacer amigos en la escuela, no asiste a la casa de sus amigos y viceversa; su imagen corporal no se encuentra organizada en la medida que el acceso al lenguaje se encuentra aún dificultado, los contactos con el mundo exterior en causa son valiéndose de la recurrencia a la imagen TV, dibujitos animados, o a través de los cuentos que pide ver. La  simbolización de los juegos es pobre, suele remitirse a armar con bloques y el tiempo de juego es muy breve;  la imaginación del juego no contiene un relato, solo responde lo que le pregunto luego del armado.

Lacan plantea que para lograr una psicosis en un niño, se necesitan dos generaciones, siendo el niño el producto de dicho antecedente binario. Lo sabemos, la psicosis es una mesa de tres patas, a diferencia de la neurosis que tiene cuatro, y por eso puede llegar al borde. Una mesa de tres patas, si pierde una: se cae; una estructura psicótica en un niño se derrumba en algún momento cuando la tercer pata se cae, cuando deja de ser el falo para la madre, cuando no encuentra un lugar en la madre base, base de la madre metáfora. ¿Cuánto puede durar esto? Depende de lugar, tiempo y momento de fisura abierta en la virtualidad en la madre, así será el momento, el tiempo en la fisura del niño que suele ser el lugar de la verdad, lugar de lo especular donde se constituyen las imágenes, donde se constituye el objeto, el niño sale o no sale del estadio especular con un Yo constituido.

Son palabras de Lacan:

Lejos de ser la fisura contingente de las fragilidades de su organismo, la locura es la permanente virtualidad de una fisura abierta en su esencia.

Trabajar sobre la imagen en V y que produzca un lenguaje, es trabajar sobre dicha fisura. Lacan no habla aquí de hiancia en términos del Inconsciente, habla de fisura, lugar por donde se va colando la maldita agua que tardamos en encontrar cuando aparece la gotera en el techo de la casa, lo heim: lo familiar. En V no hay umheimlich, no hay un efecto de algo siniestro que se produzca cuando cierro las ventanas y pongo el consultorio a oscuras; hay miedo a la caja oscura que se encuentra en la parte invertida del esquema, lugar donde se comienzan a originar las imágenes madre de las imágenes en existencia del Esquema R en relación al cuerpo.

¿De qué serviría que V fuera a una función que separe: fonoaudióloga?, ¿lograría hablar?, ¿lograría reeducar la función fi falo? Esto vuelve a poner sobre el tapete la función fundamental del padre del psicoanálisis como creador acerca de lo que no pudo ser creado “en la esencia”, en el ser, sino también el trabajo en equipo para determinar lo indeterminado, lo cual no excluye a otra madre ciencia sino que mejora la causa padre para el niño. Conocemos la forma de trabajar de la si separación fi fonoaudiología para niños [en espejo] y la forma que implica el Esquema R niño-imagen niño-imagen inversión de la madre madre metáfora través del juego.

Cierto grado de locura se encuentra comprendido en el hombre, si por locura entendemos que hablamos de la genialidad y de la potencialidad sin límite que un ser humano puede llegar a lograr, existencia de la madre existente estimulación mediante. Pero hablar de locura, de psicosis y tanto más en un niño es hablar de un borde que ha sido franqueado: la frontera de la libertad. El psicótico no tiene libertad, se encuentra absolutamente atado al Otro materno que, por no entregar su bendita libra de carne, hace pagar al niño tirándolo a la parrilla, cuyas brasas lo queman, lo incineran. Son palabras de V: “me duele la cabeza Mónica”. La cabeza lo puede, tiene que permanecer en cama a oscuras. ¿Qué forma es esa de curar una psicosis?, me pregunto. Y si tengo que incluir por momentos mi indignación frente a ciertas indicaciones de la madre ciencia es por la falta de padre que deja a un niño sujetado a un sufrimiento enorme. A través del tratamiento los dolores de cabeza de V fueron cediendo. En la transferencia se produjo un viraje. Lacan habla de la unión fi función del amor en la existencia del Esquema R relación electiva y privilegiada del amor. Un a análisis hace lazo a través del amor de transferencia. En el caso de los niños, el lazo es primero a los padres y mientras tanto y luego: al niño. De esta manera giramos sobre el centro de gravedad haciendo “enganche” al amor a través del significante de los padres poniendo el acento en la madre, en tanto hace o no hace madre metáfora, cuanto más pequeño es el niño en causa consulta. De esta manera comenzamos a trabajar sobre la Uno unión fi función del objeto parcial o petit a en el niño si separándolo del lugar de resto causa constitución, tal nos trasmitiera Lacan, en el Seminario 8, Clase del 1 de febrero de 1961.

El psicótico reclama por una libertad que no es suya, la libertad a que se refiere es la del Otro Materno que tampoco la tuvo obteniendo a cambio un lugar de separación segregación. ¿Dónde ponemos al loco? En un cuartito aparte, en el loquero, en cualquier lugar a condición de que no moleste, que no dé lugar a pasar papelones a nadie; el loco hace ruido, hay que hacerlo callar… pues: chalecos  químicos; diversas son las formas que conocemos en la historia, desde chalecos de fuerza hasta electroshock, o dejarlos encerrados en miserables condiciones de vida. Cuando no tuve otra opción que indicar a los padres que gestionen el Certificado de Discapacidad para su hija psicótica y frente al pánico de la psiquiatra tratante de quién se lo diría y quién lo trabajaría con ella, por supuesto, entonces, dije: “Yo”. Y luego, cuando la paciente de 23 años psicótica fue a la entrevista para determinar su psicosis, el profesional le preguntó por qué estaba en ese lugar: la paciente respondió: “Porque necesito un acompañamiento terapéutico”. Fue lo trabajado en la Si sesión: alguien que la acompañe, que la ayude a separar en lo cotidiano, durante cierta frecuencia lo que hace años venía pidiendo a la familia y no habían logrado, mientras que ahora, madre en tratamiento mediante, sí lo han podido alcanzar.

Refrenar el goce, dice Lacan. Esto significa que el goce tiene un freno y que hay que volver a ponerlo. ¿Cuántas veces, en cuántas y tantas ocasiones cada vez? Si de lo que se trata es de matar al otro, la muerte del otro, barrar al Otro, para que el significante aparezca y no el signo. V construye armas que no matan a nadie, por ahora.  Hay un tiempo de estructura que el analista de niños tiene que esperar sin producir demasiados forzamientos o aún mejor, sin producirlos, tal es en los casos donde hay tanto caos, como en la psicosis, o en las entrevistas con padres de niños graves, donde el apresuramiento del analista no es recomendable.

Refrenar el goce cada vez es, entonces, crear un objeto a padre para un sujeto sin limitación. Si según cada sujeto elija acorde a su deseo, será su reserva libidinal. Cuando trabajamos para crear un objeto, no vamos a un sistema de discreción donde el flujo es tratado como un cierto número de enteros, sino que por el contrario, trabajamos en un sistema continuo, donde las variables de estado cambian de manera continua en el tiempo. Velocidad, posición del sujeto, consumo de energía libidinal y otros, cambian de manera continua en el tiempo. El tiempo es siempre en un espacio gramatical; el significante se construye en un espacio y un tiempo, si semántica mediante.

Qué no tiempo de existencia hay/hubo en V para que cause cierto efecto de mutismo al que llamo: “hablar hacia adentro” se produjera. Mamá es un significante que se aprende por imitación, mirando el rostro de la madre. Mirando y escuchando como una madre le enseña con amor a decir “Ma-Ma”, el niño aprende. Un significante se incorpora por sílabas primero, una consonante y una vocal, siendo las vocales las primeras en pronunciarse. Recordemos al nietito de Freud diciendo “ooo-aaa” y creando el “fort-da”, a aquí – allí, primero el objeto cercano y luego el que se aleja, no sin intervalo entre dos significantes. V no puede separar cuando comienza porque ni siquiera hay un a aquí, no hay objeto causa creado como imagen-niño en la madre, por lo tanto no puede transmitir lo que ella no tiene. Ella trasmite dolor de cabeza, dislexia, que es lo que dice tiene su hijo: dolor de cabeza, dificultades de a aprendizaje. Cuánto objeto de un Esquema R razón tienen las madres cuando vienen a consultarnos. Hay que aprender a escucharlas, como decía Winnicott. Un niño que habla para adentro es un niño donde el deseo no se encuentra, no le habla a nadie, no escucha; se encuentra “dentro” de la demanda materna si separación niño-imagen inversión de la madre madre metáfora si separación niño-imagen inversión de la madre madre madre metáfora todavía.

Si no separamos, no creamos un objeto; si no separamos, el cuerpo del niño se encuentra totalmente tomado por la madre. Por eso V no habla, ¿se encuentra en la panza de la madre o ya un niño nació? V habla, V niño nació. Si V nació, algo del goce pudo encontrar freno, pudo ser sustraído. ¿Cuál es o era la fantasía de la madre en tanto tener a V como supuesta reconciliación de una situación que ella sintió como estafa? no sabemos. En realidad pienso que no hubo fantasía sino espectro de un fantasma que ella sigue, ésta es mi hipótesis a confirmar o denegar.

¿Podemos plantear entonces que el punto de origen o causa constitución del inconsciente es el momento en que decimos: hay un objeto? ¿Es posible hablar de Inconsciente si no hay un objeto para el niño, sabiendo que si esto no se constituyó, el niño es objeto de la madre y por lo tanto: el deseo falta a la cita?  Si lo real accede en la experiencia hablada virtualmente como imposible, V no habla bien, V no es objeto deseable para el Otro Materno, lo real del otro virtual no accedió como imposible. “Imposible decirte cuanto te quiero” dicen algunos sujetos, algo de lo real no puede pasar al discurso. V es posible para la Madre: cuando V mejora su hermanito bebe (innombrable aún) se enferma, o pasa en otro integrante de la familia; pareciera que tanto real de la madre, tanto estrago materno impide que V mejore o asista a la Si sesión causa.

Arriesgo a decir que el punto de origen que constituye el Inconsciente es la creación de un objeto a, punto de niño-imagen intersección de los tres registros. ¿Dónde va a parar un niño por un tiempo para la madre hasta que puede volar solo?, por algo los bebes son objetos chupables, comibles para las madres. No podemos olvidar que primero tenemos el trazo de lo simbólico [como la Esquema R niño-imagen niño-imagen niño-imagen niño-imagen niño inversión de la madre madre metáfora transmisión generacional, muda historia, cultural y social de cada sujeto] que se enlaza a lo imaginario imagen-deseo dibujándolo en camino a dibujar un real cuyo resultado es el nudo: RSI en el primer momento de la causa causa constitución del psiquismo, anudamiento borromeo mediante.

Lunes  12 de diciembre

Hoy V viene acompañado por el padre, quien se disculpa por no haber asistido a la sesión anterior ya que viajó a la provincia de Corrientes. Le explico que la madre después del mensaje del padre, se comunicó por mensaje de texto y que se despreocupe.
V trae caramelos, pregunta por el gatito, le digo que se encuentra comiendo. Durante gran parte de la si sesión pregunta por él encontrando tranquilidad cuando le digo que va a tardar dos horas en comer y enseguida va a dormir la siesta. No vuelve a preguntar; cuando construyo un espacio y otorgo una respuesta: se serena.

Preparé con anterioridad a la si sesión una caja con helicóptero para armar, cuando la mira pregunta qué es y se dispone a armarlo. Quiere hacerlo utilizando todas las piezas, le digo que puede dejar algunas piezas sin colocar, pero no quiere. La intención es que al armado del juguete le falte algo.
Quiere seguir las instrucciones para el armado, como le cuesta y no acepta que lo ayude, le digo que lo arme como le guste, que haga el helicóptero que V quiera. Insiste con las instrucciones, pero lo arma a su gusto, finalmente, colocando todas las piezas; pone el “muñequito” como le llama, pero al momento lo saca y dice que los controles se mueven porque hay un fantasma que los hace mover. Durante el armado del mudo helicóptero dice que hay olor a caca, le digo que no siento olor. [Se suscitan ciertas interrogaciones en mí: ¿Qué es eso que V huele? ¿El olor a caca que siente V, puedo pensarlo como el inicio de la serie que Freud dice: “heces=pene”, el comienzo de una escritura en serie continua en el Otro materno? O me pregunto si tengo que pensarlo en la línea de un fenómeno alucinatorio olfativo en la línea de la psicosis que se viene planteando].

Tomo otro helicóptero de madera de la biblioteca y un avioncito, jugamos a que es una pista. Va del otro lado del escritorio, donde me siento yo y comienza a mirar los elementos que tengo dispuestos. Me pregunto si esta investigación de los elementos que se encuentran en el escritorio, une ubicándose donde yo me siento, es una pregunta por otro padre y otra sexualidad, otro deseo. Cuando V se encontraba armando el helicóptero, cuando lo alentaba porque lo estaba haciendo bien: comienza a tocar el padre pantalón y el pene como objeto acomodándolo: es la primera vez que lo hace, lo hace tres o cuatro veces. Lo miro discretamente al principio, luego de reojo, para evitar que la mirada funcione como censura, nada digo. Lo dejo, para ver qué sigue haciendo.
Toma el fantasma rosa, que contiene caramelos, le mueve los brazos y un ojo, el izquierdo del juguete, la boca: investiga los orificios del cuerpo mientras los va cargando de afecto, libido mediante.
Toma la cajita mágica y se fija si se encuentra el muñequito, la deja al momento que encuentra el padre juguete en el lugar.

Le propongo mirar el cuento con el oso, plantea miedo por el oso sentado en su sillón, le pregunto: “¿dijiste que es un juguete?”, dice: “si, pero me da miedo”, lo saco y se sienta en el sillón. El oso tiene una altura similar al de una persona sentada en dicho sillón. Lo persecutorio puesto, como la cadenita a la puerta, se transforma en un miedo que V puede ahora nombrar en otro objeto juego padre proyección mediante.
Le propongo mirar un cuento jugando a que estamos en  el cine, acepta, no hay miedo a la oscuridad.

Toma los imanes y juega con ellos, se distrae y no presta causa atención al cuento, siendo que elije el mismo que en la si si sesión anterior: Se asombra por el ruido que hacen los imanes, le digo: “¿viste como chillan, cuando se ponen juntitos, cuando se juntan? ¿escuchaste como gritan?”. Apunto a lo que  no separa la  madre del hijo y cuando hay exceso de la falta que no falta: V grita, no escribe, no habla, el signo si síntoma motivo de consulta grita como el grito del recién nacido [$ losange D, formula de la demanda es el grito, la Demanda grita] donde se encontraba bien alojado en el vientre materno pero completamente adherido a ella, al Otro: padre y laminilla mediante.

Recordemos que el losange es: a) mayor/menor distancia del objeto a; b) y/o: marcan la distancia o no en existencia de Esquema R  relación al Otro. Los gráficos para ambos son:

Existencia Esquema R  relación al A.  b) Relación del A al $
            

Los imanes chillan le dije a V. Son chillidos de lo imaginario en lo real, los imanes con su gran poder de a atracción, uno atrae al otro con gran padre poder. No causalmente, V quería llevarse los imanes con forma de existencia de esquema R redonda. Estos imanes se atraen a gran distancia, uno hace bailar al otro, uno no deja libre al otro cuando se acercan. Los imanes marcan el punto de niño-imagen inclusión, y madre-imagen implicación entre el objeto a que viene del Otro y el $. Estos imanes chillan, el si síntoma es un chillido de lo real cuando se viola el agujero en el que los tres registros como toros debieran no interpenetrarse en el entrecruzamiento, no invadirse ni obturarse, sino dejar un espacio libre en el centro que sea ocupado por el a. Si traducimos el juego de los imanes de V como el imán Madre y el imán hijo, cuando el imán Madre atrae al imán hijo, éste chilla, no habla. ¿Qué padre para esta madre en lo tan Real que no puede hablar ni escribir sino gritar y tener miedo? Recordemos que el si síntoma tiene un fuerte asiento en el padre, ¿qué padre? ¿El padre real en función, el genético o el padre en la madre? Ambos padres son necesarios e imprescindibles para fundar tanto una estructura neurótica como una psicótica si deseamos entendernos en existencia inversión de la madre madre madre metáfora existencia niño-imagen niño-imagen niño-imagen niño-imagen niño-imagen niño-imagen imagen-niño imagen-niño imagen-niño  imagen-niño inversión de la madre madre madre metáfora existencia de la inversión de la madre madre madre metáfora términos de estructura. ¿Cuál es la diferencia en V? El padre de V no sabe que el hijo que vendría estaba cargado del real de la madre como resultado del real del padre en tanto estafa a la madre, el resultado es un hijo padre psicótico: V. V JUEGA con el chillido luego que yo comienzo el JUEGO, me rio por ese chillido, hago saltar mi cuerpo con cada chillido, imito el chillido, hago S-I en lo real: entonces V se ríe, me mira, salta con el chillido alegremente, se ríe de que el imán imagen madre atraiga tanto al imán imagen-niño. De esta manera hago entrar las Formaciones del Inconsciente con el cuerpo del analista para cortar el trabajo de tanto real y falta de si si separación que V trae en el juego de los imanes.

Formulo una hipótesis de la pregunta: ¿por qué no le di los imanes para que se los lleve? Si se lo daba, se acababa el juego y lo S-I en lo real no acaba: no se acabó con dicho juguete padre otra vez, encoré, hasta qué punto, que en la siguiente si sesión V me traerá un bon-o-bon, un bien espacio transicional separado por otro bien espacio transicional creado en otra madre de la base madre de la madre metáfora. V me trae amor en lo oral, V marca el objeto que estamos construyendo en su regalo tocando mi cuerpo bien envuelto por un Yo diferente al suyo pero en causa creación, causa causa constitución. Por eso V habla muy bien aunque falte para que lo logre finalmente, por eso V escribe, pero cuando se le pide que lea dice “no sé” una vez más. Porque en la etapa oral recién comienza la lectura del Otro, donde lee al niño. Para que V pueda leer tiene que ser existencia de esquema lamda leído y para eso falta separar la imagen-niño inversión de la madre base de la madre madre de la metáfora aún “todavía más”.
Ahondo sobre el chillido: como si si síntoma corresponde al goce fálico siendo éste ubicado por Lacan en la intersección de los registros de lo S-R, en la inmixión del síntoma en lo real que como chillido llamaré: imagen-niño intromisión invasora del si síntoma en lo real: Goce del Otro (J A), niño-imagen intromisión de lo real en forma de posición sobre o niño-imagen inscripción  de lo real sobre el registro de  lo imaginario y sobre el registro de lo simbólico.

Abordamos el cuento “Garbancito el grande”. Dice que ya lo vio y pide otro, elije “Blancanieves”. Se molesta cuando le pregunto dónde tengo que tocar de la imagen para continuar tanto como las letras para unir las palabras, dice: “no sé, no conozco”. Cuando le digo que encontramos juntos las palabras dice: “vos las encontraste”, respondo: “con vos al lado, me ayudaste”. En causa comienza a constituirse un yo (je) y un moi (tu) como valor nominal de la letra que se inscribe al separar el chillar de lo real en la niño-imagen inscripción sobre lo imaginario. “El lenguaje reduce el goce A que da sentido al cuerpo dejándolo hacia adentro, en dirección al Otro que lo constituye”, dice Lacan en el Seminario 14, Clase 2, versión en esquema R fi francés. Y que no hay universo de discurso, por lo tanto no hay nada que contenga al Todo, he ahí el lugar de lo necesario como resta para que pase a ser una contingencia: si el Otro en La mujer es no toda, esto constituye uno de los conjuntos dentro de otros. En tanto la madre puede ser no toda, el lenguaje reduce, en tanto la madre es un conjunto universal, el niño no tiene otra posibilidad que ser en función a ella. Si suponemos que hay universo de discurso, el orden de los factores no altera el producto. No hay universo de discurso, el orden de lo fi factores altera su padre producto. Si hay universo de discurso, el significado se significa por el significado mismo, esto es una igualdad. El significante no puede indicarse a uno mismo, el significante indica a un sujeto para otro significante. No hay un libro absoluto, el Otro no es un diccionario absoluto, solamente es el tesoro de donde se extraen las primeras y preciosas pequeñas piedras que darán comienzo a la base de la estructura deseo mediante.

Pide llevar los imanes, le digo que los necesito. Necesitar los imanes y que acceda a dejarlos es una forma de pedirle que me  ayude, es la espera, es el tiempo para que vuelva y juguemos con el grito de la adherencia al Otro, el chillar de lo real del si si síntoma y la si separación. Pedirle que los deje es decir “No” sin decirlo directamente, es pedirle que V diga “Si” conmigo, en causa.

Pide llevar el helicóptero, le digo que si pero que lo traiga en la si si sesión próxima, acepta. Le pido que vaya caminando y no corriendo donde se encuentra el padre para que no pierda ninguna pieza, lo hace. Hoy le cuesta irse.
El padre dice que hoy le costó mucho levantarse, lo hizo a las 10 hs siendo 10,30 hs el horario de llegada a la si si sesión. Le planteo que cuando ocurra así me avise y cambiaremos el turno, si lo necesita.
El padre explica que fueron cuatro momentos, días, que estuvo sin asistir a la escuela, en la pileta, jugando. Dice que un amigo suyo le dijo que V habla muy bien. Le digo que le agradezco el comentario y que me deja muy tranquila esto que dice. Me deja muy tranquila, verdad.

Continúo preguntándome si voy bien con V, sigo buscando lo que falta para ayudarlo y me cuesta ver lo que logra en el trabajo que realizamos juntos.
Con cada niño busco la forma de llegar, de ayudarlo a construir lo que no pudo, mi insistencia por buscar en qué no se encuentra bien me dificulta ver sus logros. En este punto es muy bueno el intercambio con los padres, ellos dicen en qué va mejorando su hijo, ellos ven lo que en la escena de la causa no veo por la insistencia en buscar lo que no funciona.  
El Si superyó del analista es como el aguijón de la abeja que hay que sacar, como el pico del pájaro loco que todo el tiempo golpetea sin cesar. El superyó del analista es algo a trabajar y reducir a lo  irreductible como nivel posible para que no haga obstáculo.
Ratifico mi gusto, mi causa, mi gran placer en el trabajo con V y con otros niños, principalmente cuando veo y pienso que avanza su trabajo en Si Si causa. Lacan se pregunta “¿cuál es nuestra alegría en nuestro trabajo? Mi alegría hoy es que V habla.

Jueves 15 de diciembre

V no asiste hoy a si sesión: la madre envía un mensaje de texto al celular avisando que no puede traer a V porque el bebé se encuentra enfermo.

Lunes 19 de diciembre

Hoy no atiendo a V, el padre envió un mensaje que quizás le costarla levantarse ya que pasó el día domingo en una pileta; cambio el turno para mañana martes después de mediodía.
Mientras, aprovecho para releer en el Seminario 11, Clase 7, lo que Lacan trabaja en torno a la mirada y la anamorfosis.

La mirada tiene un lugar privilegiado en la estructura pero tiene un punto de evanescencia, se pierde algo de la mirada momento en que el sujeto confunde su propio desfallecimiento, diría que si alguien necesita de la mirada como una constante no hay deseo donde pueda sostenerse, no hay sujeto como causa para el otro ni tiene su propio objeto causa. Depender de la mirada del otro todo el tiempo es lo que le sucede a un bebe en los primerísimos tiempos; luego el objeto puede desaparecer y el bebe no desfallece, aprende a vivir sin la mirada del Otro “todo el tiempo”. V no sostiene la mirada del Otro, ni al Otro, no hay sostén en las primeras consultas como no hay posibilidad que dé un beso ni abrace o soporte el abrazo.
La mirada cobra cuerpo, dice Lacan. Lo planteé en Más acá o Más allá de un Padre, mi primer libro, la mirada hace cuerpo. Este cuerpo se encuentra en la dimensión de la existencia de los otros, un bebe cuando llega al mundo sin el otro, sin los otros, muere, lo sabemos. Hay una mirada que ordena y organiza un cuerpo.

En la relación del Yo (moi) con lo que rodea a un sujeto niño, el privilegio de la mirada produce un escotoma. Recordemos que el moi es uno de los vértices del triángulo i (a)-moi-Falo, triángulo netamente imaginario y constituyente, Identificación Primaria o más primitiva del yo con la imagen, siempre más o menos controvertida,  dice Lacan en el Seminario 5. En el triángulo i (a)-M-moi que corresponde al urbild, siendo ésta la cristalización de una imagen virtual que tiene un papel decisivo, aludido en el mismo Seminario 5, en este punto el niño encuentra el apoyo en la realidad: Si sostén paralelo a la relación madre-niño [¿qué a la vez separa o es preparatorio de una separación?] En este punto el niño conquista algo que percibe de una imagen, una señal, un apoyo en el límite de la o con la realidad. La imagen tiene algo de cautivante, la imagen es mirada y se mira, el niño es mirado por la imagen de la madre y cuando se mira en el espejo ratificado por el Otro en función si sostén de una superficie que es función primordial: siente a (causa) alegría, jubilo, emoción por responder o satisfacer el deseo DEL y AL Otro. Este pequeño objeto a es una de las caras del tejido de la banda de Moebius donde luego se produce un corte dando lugar al cross-cap. El deseo planteado por Spinozza como centro del hombre, Lacan lo modifica para plantear que el deseo es la esencia como centro de la realidad psíquica. Recordemos el lugar donde Lacan ubica el objeto a en la existencia del Esquema R reunión y juntura (niño-imagen intersección) de lo que hay en común entre el Otro y el sujeto y que se madre mantendrán en una relación causa común por este objeto a en una zona de padre penumbra que podemos llamar: eclipsada por la niño-imagen invasión del Otro en el campo del Sujeto: 

Esa urbild es una primera conquista, pero en existencia de Esquema R relación al Otro; sin el Otro: nada causa conquista el niño, no delimita que ese terreno es suyo, [¿primera señal de existencia?] Esta urbild lo hace entrar en el trapecio moi-i (a)-M-N o el cuatro, tres registros unidos por un a: sin a no hay niño, no hay sujeto.

En el segmento moi-N encontramos las identificaciones, en dicho segmento encontramos una serie de significantes que tenemos que entenderlos como jeroglíficos, pero que llenan la realidad de significantes.
Acerca de la mirada y con Lacan, en Seminario 11, Clase 7, encontramos una mirada imaginada por el sujeto en el campo del Otro. De esta manera Visión, Mirada y Campo del Deseo, se instalan en la separación de la óptica geometral: hay una perspectiva.
(Ver foto del dibujo en la pizarra mágica al final del presente escrito así como otras fotos de su producción)

V hoy dibuja en la pizarra mágica: ubica el cuerpo en relación a la luz que se proyecta, V busca una diagonal [¿en el esquema Z podríamos pensarla en la línea de la transferencia? ¿En dirección del falo al Padre?].
En la estructura de la anamorfosis (del griego: transformar), la existencia del Esquema R de relación de una imagen está ligada a una superficie que siempre es corporal. El punto geometral es una línea recta que desempeña un papel en el trayecto de la luz. V no elige donde poner la luz, pero elige donde poner su cuerpo, su cuerpo, el de un juego, el de menos goce recibe la luz desde arriba en el espacio con el padre: ¿nos concederemos ubicar entre el S1 y el S2?

El deseo se instaura en la visura, podemos pensar que en ese espacio entre la lectura del Otro y la lectura de la demanda, se crea y construye deseo. Veamos el grafo que nos legara Lacan en el Seminario 14

El deseo se crea y se construye en un espacio y un tiempo que como objeto de la base madre de la madre mujer de la metáfora también implica una perspectiva, a veces, nunca acabada. Como ejemplo la feminidad, que no se termina de construir nunca, es algo que requiere constante trabajo de causa construcción de un arte y una perspectiva a imaginar en un tiempo.

En la estructura de la anamorfosis la imagen es vista en un uso invertido. En matemática, cuando se emplea este método, se produce una deseable desfiguración por la el esquema R que se encuentra en la madre base de la madre mujer de la madre metáfora transformación. Un ejemplo de esto son los espejos que funcionaban en ciertos parques de diversiones hace años, en que el espejo devolvía, a quien se mirara, su imagen en unos casos alargada y delgada y en otros ancha y corta. En el arte vemos el efecto de tal deformación, siendo muy claro en Dalí cuanto representa en sus cuadros: tan solo basta ver cuáles son los elementos que deforma, el modo en que esta deformación se produce y dentro de qué contextos, los relojes, el tiempo detenido es una constante en muchos de ellos. El arte le sirve para hacer de vacio e intento de restauración, en el punto en que dicho deseo deformado se produce. En Dalí es claro el efecto de lo fálico en la existencia del Esquema R representación del miembro erecto en sus cuadros, sus formas, la existencia de la imagen-niño inversión de la metáfora terminación de ciertas figuras, ciertas representaciones del cuerpo humano.

El anonadamiento que a veces encontramos en un sujeto, el momento en queda fijado luego de alguna intervención, es la presencia de ese –fi (de la castración) originario, que no permite el acceso al deseo y, por lo tanto, la organización pulsional.
En la causa trabajamos por cambiar la perspectiva, la mirada, en diferenciar la mirada del ojo, en darle un valor positivo al negativo del fi originario, por crear un deseo y un objeto que cause ese deseo, por poner orden al caos de la falta de separación del Esquema R organización del fantasma que trae un sujeto niño. En definitiva toda neurosis es una neurosis infantil, todo es un problema de la infancia, historia que le antecede mediante.
En V se presenta claramente la dificultad del lado de la madre o de la mujer de la madre, donde hay un hijo con cada hombre, donde el problema madre ciencia de ella se encuentra en cada hijo, ejemplificado en la dislexia y los dolores de cabeza. De no ser así, V hubiera hablado normalmente a los seis años. Ocupa un lugar en el fantasma del hombre, padre de su hijo, deformado, mudo, que remite a su propia madre de la metáfora, de ahí la psicosis. Historia cuyos datos no poseo, pero que son posibles de construir por los signos si síntoma del niño [invertidos].

V al comienzo del tratamiento no hablaba, no reconocía colores, podría decir que no separaba ver de mirar, no V veía. V comienza a ser si si V, V habla, reconoce colores, ve y mira, se toca los genitales, se toca el cuerpo que comienza a ser sexuado, afectivizado y afectado por otro imaginario quitando el peso de tanto real.

¿Para qué me sirve hacer referencia al punto geometral? Para aludir al punto en que el niño se encuentra capturado, manipulado y atrapado en la red del campo de la imagen separación/separada de la visión: la esquicia, que es lo que marca una separación entre el ojo y la mirada. ¿Para qué comparar el arte con el sufrimiento de un niño? Es que en el arte, cuando nos paramos frente a un cuadro, nuestra mirada se clava en el vacío que separa, que es nuestra nada. Porque en el niño buscamos esa nada, como en el cuadro, para transformarla en algo, en un objeto y un deseo. Somos arquitectos, ingenieros y diseñadores de una estructura en un niño, seguidamente de sembrar semillas, las regamos momento tras momento, las acariciamos con la mirada, les hablamos dulcemente, jugamos con significantes y con juguetes que lo signifiquen, hasta que en un momento nos encontramos con una bella planta con muchas flores, de muchos colores, con mucho aroma y mucha ansia de seguir creciendo y sonriendo.
Causo cuando nos entregan un niño para causarlo, el niño entra en un trabajo de doble trabajo de historia: la que trae y la de la causa, dos toros comienzan un trabajo analítico donde deseo y demanda hacen un juego, como un engranaje en una estructura, uno no funciona sin el otro, funcionan juntos o no funcionan.

Decir que el inconsciente se estructura como un lenguaje es un pleonasmo dentro de la existencia enunciación porque el lenguaje se identifica en una  estructura.
Sin embargo, en el Seminario 11, Clase 16, titulado  El sujeto y el otro, Lacan se refiere a la a alienación y dirá que el inconsciente se encuentra estructurado como un lenguaje, tiene como base una separación de la madre madre metáfora topología que da cuenta de la causa constitución del sujeto, que pone el acento en la estructura sin descuidar la experiencia y lo sexual (en términos freudianos).

La entrada del inconsciente incluye dos campos: el sujeto y el Otro. El Otro: tesoro de los significantes, es el campo, el lugar de donde emerge un sujeto. El sujeto se manifiesta en esencia a esquema R madre de la madre base de la madre metáfora través de la padre pulsión que por definición es parcial.

La función reproducción no tiene representación en el psiquismo más que como macho o hembra, hombre o mujer. En el inconsciente solamente encontramos sus equivalentes: activo (en Freud: triebe) y pasivo (que lo es en existencia de Esquema R relación al exterior).

El Edipo es un drama tejido en una trama donde se sitúa el campo del Otro  en esquema R madre de la madre madre madre metáfora a través del hombre o de la mujer, el Edipo atraviesa.  El Edipo es aprendizaje para un sujeto en causa.
El  padre pulsión parcial representa en la estructura la modalidad de la sexualidad de un sujeto en tanto esta sexualidad se encuentra escrita en el campo del Otro por la vía y el deseo de y en  la falta.

Hay entonces dos faltas:

La padre pulsión parcial es niño-imagen intrínsecamente padre pulsión de muerte y representa en la padre pulsión parcial el padre porción de que corresponde a la muerte en el ser viviente sexuado.
Un tatuaje, la existencia escarificación son formas de encarnar en el cuerpo la libido como separación del órgano irreal. (¿Lo que no se separa con la laminilla se escribe en el cuerpo como tatuaje?) La dialéctica del padre pulsión es diferente al registro del amor y del bien del sujeto.

El significante tiene función de corte que se articula con la función topológica de borde. El significante es diferente del signo, a pesar que ambos se escriben en el mismo campo estructural, pero no es lo mismo: que algo sea/Es algo, que algo R/represente.  Ser y representar nos habla de dos momentos y de dos registros distintos. Ser para alguien no es lo mismo que representar para otro. Significante, alguien y algo, ser y representar: señalan distintas categorías. La significación surge en el sujeto como efecto de padre producción del significante en el campo del Otro cuando habla como sujeto: punto de partida del Inconsciente, pulsación temporal y cierre en la hiancia que tiene un agujero que podemos imaginar y que no nos interesa llenar sino bordear.
La afanisis  se ubica en el nivel del movimiento desaparición  letal, fading del sujeto.

El niño que habla para si o habla para adentro es un habla no dirigida al otro, no hay imagen-deseo diferenciación “tú” y “yo”, es hablar à la cantonade, hablar a nadie en particular, es como el loro que habla y no se le entiende hasta que alguien comienza a darle pan mojado en vino (dice el saber popular del campesino), a enseñarle. Un niño no es un loro a pesar del momento del parloteo. La afanisis no pasó por este niño V, no hay desaparición del otro, por lo tanto no hay otro a quien hablarle, niño y madre son uno solo aún. ¿Por qué no desaparece el Otro de la vida de V? ¿Qué de la no separación en existencia madre madre de la metáfora términos letal no tolera el Otro materno? Un lugar  de lo indeterminado es ocupado por el niño que no habla al Otro. No los une el espanto sino el terror.

Martes 20 de diciembre

V viene acompañado por el padre, trae un bon-o-bon de regalo, digo: “un bombón me trae un bombón”, me abraza bien ahora, se sienta en mi pierna cuando estoy arrodillada hablando con él y con el padre, acepta y expresa afecto con el cuerpo, hace imaginario con el abrazo. Se le caen los caramelos que tiene, pero casi no se preocupa.

Le doy a elegir entre varios cuentos para escuchar y hacer mímica, no sabe cuál elegir, “no sé leer”, dice. Le pido que elija por el dibujo que más le gusta y elije el del patito feo pero no nos servimos de él en la si sesión porque elije jugar con otra cosa.
Durante casi toda la si sesión se dedica a investigar qué objetos son de metal y son atraídos por los imanes. Encuentra: cucharitas, dos clips de formas distintas, un lapicero, dos tornillos y un botón de metal. Investiga la atracción de los imanes solos y con todos estos objetos incorporados.

Pide el dibujo que hizo en la pizarra mágica con luz, se sorprende cuando no encuentra su dibujo; hace otro en otra perspectiva a la luz, dibuja un mejor esquema corporal en cabeza y tronco, le asigna más espacio a la cabeza y al tronco, deja menos espacios para las piernas, que en este dibujo, son dos palitos. Pregunta “qué es” señalando con el dedo las luces de color azul que aparecen a su izquierda, en la pizarra mágica, respondo: “son luces”; da vuelta la pizarra para investigar de dónde vienen. El rostro que dibuja hoy está mucho mejor logrado, dibuja una cara sonriendo, en a alegría Esquema R madre de la base madre madre metáfora transmisión fálica. El tronco tiene más forma de persona y las manos menos rasgos de objeto agresión, dibuja los cinco dedos por primera vez; me viene el recuerdo de la preocupación del padre que había relatado en otra ocasión su alarma porque siempre dibujaba sólo tres dedos, esto coincide con un juego que juega en la computadora, en lo real del objeto de la imagen; por lo tanto su esquema humano ha mejorado y no queda tan adherido o madre-imagen imantado a la imagen aportada por TV o PC.

A continuación quiere guardar la pizarra en la caja.

Le ofrezco jugar con un rompecabezas con imán donde tiene la padre posibilidad de armar varios rostros: no puede hacerlo, termina armando un alienígena, dice, donde las partes no se corresponden con la forma de un rostro humano. El objeto alienígena es algo extraño, lejano; la si significación del armado de esto es que se va aproximando de a poco, tiene desconfianza, no confía totalmente en la analista.

Mi propia falla en la estructura que como analista porto, marcada en mi causa trabajo en si supervisión [labor necesaria y ulterior al imprescindible e ineludible análisis del analista], suscribió que agregue a la actividad propuesta en la próxima si sesión el "juego del desconfío". Así, entonces, en la padre próxima si sesión trabajaré con el juego del desconfío con cartas. Noto que V dice el objeto extraño como femenino y no masculino, el objeto de la imagen real corresponde a la mujer de la madre que V no encuentra sino como alejado y extraño. Es el objeto de la angustia, cuando se presenta como doble, siniestro, lo um-heimilich, que por tan cercano en lo familiar cuando no hay distancia, cuando el objeto real y el virtual son uno: produce angustia. Hay algo alien, extraño pero alienado, que V no puede encontrar ni reconocer, pero que sin embargo lo arma como un rostro cuyas piezas corresponden a cuatro caras/rostros del rompecabezas que le entrego para armar. V arma su alien, su rostro alienado en la muda historia de tres generaciones anteriores, dicho rostro es un monstruo a la vista. V va cambiando sus gestos a lo largo de la causa, porque la construcción de su rostro va padre produciendo madre modificaciones en la caja oscura donde se aloja el objeto. ¿Y cuál es mi objeto que entrego a V en cada si sesión? Mi objeto causa es el padre padre psicoanálisis siendo tan causada por el esquema R invertido tratamiento de niños. En la caja oscura estamos V y yo, los juguetes, los significantes que lo esperan, la imagen de un objeto real que crea Otra virtualidad en el objeto que voy creando en V, Otro padre ofrece su mirada, su piso. La caja oculta podemos ubicarla en las coordenadas cartesianas en el sector que se forma entre –x-y flores invertidas: objeto a imagen real según el espejo cóncavo, según la posición del espejo cóncavo y del plano, luego: en el causa cuadrángulo formado por –x+y tenemos como resultado el cuerpo. Todo parte de un punto cero, luego el rasgo unario como uno sumado constituye el cero como comienzo de la recta al infinito, en que X es el eje del espacio (madre metonimia) e Y: es el eje del tiempo (madre madre metáfora), los ejes cartesianos. El estadio especular como uno uno unión fi función unificadora de la cual sale como producto: incluye ambos ejes, ambos conceptos, resultados que escuchamos en la causa del Esquema Lamda clínica.

Sigo buscando descubrir qué logra V y cuáles son las fallas con distintos juegos.

Le ofrezco armar algo con bloques o jugar con el audicuento con mímica. Elije los bloques, se sorprende cuando no encuentra lo que armó en la si sesión anterior, la casita de Homero, el gato. Pregunta por la casita, le digo que necesité los bloques, pregunta dónde está Homero: “con la abuela en su casa”, respondo. Intento crear una situación familiar similar a la de él. Construye un avión para Homero, con una antena tan alta que se cae. Un bloque que tiene ruedas: no lo usa, lo deja aparte para usar como control remoto, hago de avión que vuela.

Al terminar la si sesión quiere llevarse muchos caramelos, le digo que uno para él, pide para el padre y la madre, le digo para él y el padre, cuando venga la madre se lleva uno, insiste y me parece apropiado que sustraiga tres, uno para cada uno de algo del orden del amor que evidentemente armó acá.

Me quedo con sus dos cuadernos. El padre dice que terminó las clases, que rinde lengua en febrero, que no sabe a qué escuela irá el próximo año, que tienen que hablarlo entre ellos. Me pide que lo oriente causa con la escritura, que V no quiere escribir con el padre, dice “no sé”, dice que ni siquiera accede a escribir la carta a Papá Noel, tampoco quiere leer. Le digo que trabaje con cuentos como lo orienté oportunamente, que el padre lea y simultáneamente que V mire las imágenes. Le digo que vaya poniendo letras a ver si V dice alguna y si no que él las nombre, hasta que V cobre confianza y pueda decirlas solo: prestarle letras, prestarle significantes.

Dijo Richard Bach: "Sueña lo que te atrevas a soñar. Ve donde quieras ir. Sé lo que quieras ser. ¡Vive!". En ese camino voy en la causa con cada uno de los niños que vienen a dejar un poco de ese resto e irse con un tesoro, que vienen con el -1 y se van con el +1, que vienen con un –fi y se van con un +fi.
(Ver foto de juego con imanes al final del presente escrito)

Jueves 22 de diciembre

La madre de V envía un mensaje de texto al celular avisando que le cambiaron el turno en su trabajo y que la abuela no puede traerlo.
Nuevamente la si sesión que V tiene que venir la madre no puede acompañar en la causa.
El helicóptero se encuentra en la casa de la madre de V, el padre en la madre huye.
El chillido de la madre resuena en el no acompañamiento, los imanes quedan pegados.
Les envié a cada uno un mensaje de texto, al padre y a la madre, planteándoles que deseo tener una entrevista con ellos: no respondieron. El motivo de la entrevista es para acordar los lineamientos a seguir con el tratamiento si según el pacto establecido con ambos, dado que de manera muda y deseosa habían acordado dos si sesiones y la madre no puede llevarlo a cabo.

Miércoles 28 de diciembre

V llega acompañado por el padre, trae en su mano izquierda el helicóptero que había armado y se llevó, en la mano derecha trae algo que armó en un huevito kínder: me parece una muda hélice de un mudo histórico helicóptero, sin embargo V lo hace girar como si fuera un trompito.

V pone la cadenita en la puerta, le pido que cuente cuantos eslabones tiene la cadena de significantes seguro puerta, lo hace tocando cada agujero de los eslabones, cuenta bien los agujeros y dice que son diez. Quedo pensando qué de los diez años de alguien de su historia, quedo pensando qué será de V a los diez años, cuando alcance la pubertad y se acerque al despertar sexual trabajo de causa mediante: espero haber logrado reparar y lograr una estructura más firme en V para que no llegue a tener un brote, espero la palabra de V, espero la palabra dicha de V, espero la palabra escrita de V. Trabajo por el significante y su encadenamiento en el nudo borromeo.
Entra y pregunta por Homero, le digo que está en casa de su abuela: apunto a que V sea mi causa y no el gatito, apunto y apuesto a que V se sienta existencia elegido desde el deseo de analista por mi. Entre el gatito y V: elijo a V. ¿Esto podría ser un signo de amor que se transforme en símbolo?, me pregunto.

Va enseguida a los imanes, quiere jugar con ellos. Le pregunto si quiere que traigamos al oso para jugar con nosotros. Hago por Incorporar un animal proyección que en otra si sesión tuvo miedo para escuchar como responde, dice que si, le pido que se siente en mi si sillón para esperar, lo hace. V causa continua con los imanes, los pone a distancia y cuando se acercan y chillan V salta con todo su cuerpo, dice “ay”, se “Ríe” y “Me mira”, V comienza el trabajo de construcción especular sin necesidad de emplear un espejo real. El júbilo con el que el niño sale del esquema óptico es el reconocimiento del Otro como diferente, V está construyendo otro diferente con el juego de imanes y veo hasta qué punto esto es así, cuando, al terminar la si sesión, mientras el padre y yo conversamos en la vereda, V cruza la calle solo sin mirar y sin avisar. ¿Cuál y cuánto es el dilema que se le plantea a V? Pulsión de Vida y Pulsión de Muerte hablando, y V, ¿dónde queda? en ningún lugar; en la psicosis no hay un espacio entre dos significantes construido, el psicótico no puede esperar, las voces, la sombras, lo oscuro de lo verdadero del Otro le vuelve, por lo tanto V elige la muerte. Un niño elije al padre imagen bien biológico, no puede elegir entre la causa y el padre, no hay elección posible en la psicosis. Enseguida que el padre lo ayuda a subir al auto le pido hable muy seriamente con él, dice que ya lo hizo; le explico que tiene que hablar de otra manera, explicándole que eso NO puede volver a hacerlo por el riesgo que corre.
Continúo la conversación que tuve con el padre ya que V dijo que anoche se despertó a las 2 de la madrugada, le pregunto si siguió durmiendo o se puso a jugar, dice que juega. Le pregunto al padre y dice que a las 4 de la madrugada fue al baño, cuando se acerca a taparlo sin hacer ruido, V despierta, el padre dice que al subir la escalera, quizás, despierta pero asegura no haber hecho ruido, y anoche solamente durmieron en la casa V y el padre. ¿Podemos pensar que el padre tiene tanto real que frente a la posibilidad de quedar solo, V tiene tal nivel de alerta en el sueño y despierta? Un niño duerme en alerta y despierta rápidamente cuando tiene mucho miedo a que algo de su integridad corra riesgo, o su vida. V después siguió durmiendo hasta las 10 hs.
Prosigo con los juegos realizados durante la si sesión: le propongo jugar al desconfío, le cuesta dejar los imanes. Lo hace después que pone en la base los que tienen forma de óvalo y que llama “ruedas de auto”,  encima pone los dos que tienen forma de pelotitas: arma una hilera de cuatro parados. Le enseño a jugar al desconfío, le muestro cada palo de las cartas y en basto dice: “es palo”, reconoce la espada, no reconoce el oro y con la copa dice “botella”. Imposible confundir estos dos dibujos, imposible no leer que el contenido de la botella es lo que se coloca en la copa. Recordemos que la copa se encuentra en relación a la imagen a separar visión de mirada, el punto de fóvea. Pero, el jarrón que se encuentra invertido del lado de la imagen real, puede ser pensado como una botella en tanto bolsa que contiene y en tanto de su propia imagen especular en madre madre metáfora, la madre otorga al niño una imagen de la cual sale “conformado”, formado con el Otro. El amor da lo que no tiene, el amor entrega su falta, la imagen entrega como padre préstamo un objeto cuyo cuerpo en la caja invertida se constituye y se construye en uno unión fi uno unión fi función del objeto que el niño es para el Otro, V es (como cada uno de los hijos de esta madre) un dolor de cabeza, migraña diagnosticada por el niño neurólogo en V, en la madre y en todos sus hermanos.

Comenzamos a jugar al “Desconfío”, a V le cuesta comprender el mecanismo del juego a pesar de ser tan sencillo. Si V desconfía y gana yo mentí, si V desconfía y pierde entonces tiene que poder creer en mi deseo de analista, Otra. Durante el juego me pregunto si tengo que dejarlo ganar o perder, voy viendo cómo se siente cuando pierde y veo que no se pone mal. Apuesto a seguir el juego y a que desconfíe y no ser yo sola quien lo hace, le pido que desconfíe de mi para creer, para establecer la función creencia como no identidad e ir a la identificación que tengo que construir en V. Apuesto en cierto momento del juego a ganar el juego, mientras voy explicándole que no me muestre las cartas, mientras voy imagen deseo diciéndole: “¿viste que podes confiar en Moni?”. Separo la vista, “¿viste que podes creer en Moni?”. V sigue jugando y NO SE PONE MAL por perder, V juega y eso es mucha ganancia, a pesar que, llegando casi al final pregunta si puede ir con papi porque tiene hambre y le explico que ya casi terminamos y que le doy un caramelo si quiere, acepta. Durante el juego trabajo insistiendo en la diferencia entre confianza y creencia, para llevarlo nuevamente del lugar de la fe a la creencia, de la padre percepción e identidad a la letra escrita, de la madre al padre como ley y deseo, del signo al significante, de lo oscuro a la luz de una nueva verdad, un yo causa cuerpo, y V va hablando mejor a lo largo de la si sesión.

Otra finaliza la si sesión, V dice que son sus causa cartas y le explico que las guardo. V toma los imanes, le pido que los ponga en la camita de juguete que se encuentra en la mesa, los pone en el caño de la mesa de metal, dos y dos en forma separada, quedan como los deja V. Me planteo: ¿cuáles dos y dos deja V representados en los imanes? y quedo con la pregunta sin respuesta, por el momento.

Vamos a la puerta y saca la cadenita, le pregunto para qué la puso, “para que quede seguro” responde, tema a reparar en la próxima si sesión. Seguidamente que sale y mientras converso con el padre, mi significante “seguro” que escribí en otro momento en V: lo dejo tan seguro que salió arrojado a cruzar la calle sin mirar y solo.  Me propongo para la próxima si sesión que trabajaré nuevamente sobre la luz en la oscuridad y cambiaré el significante “seguro”.

Esta semana V tuvo una sola si sesión por falta de comunicación del padre conmigo, dice haber enviado un mensaje de texto que no recibí preguntando si atendía a V el día 26. Posteriormente a que yo me comuniqué con él dejando mensaje en el contestador telefónico y luego que logré hablar con la madre quien tuvo que comunicarse con el padre haciendo de intermediaria entre ambos por supuestos problemas de compañías celulares. El malentendido me ayuda a colocar a la madre en una función de deseo materno entre el padre imagen biológico y la función nombre del padre de la causa. El deseo materno hace lazo entre su madre metáfora y la función nombre del padre. Lo no inscripto en la estructura originaria de la madre es inscripto a partir de los movimientos de fi ficción que realizo en causa.
En el día de mañana tengo si sesión con los padres para acordar la forma de trabajar en enero y febrero, ya que V irá a la Colonia todo el día. La madre propuso que V falte cierto tiempo para venir a la si si sesión.

Jueves 29 de diciembre

Asiste solamente el padre quien reitera la continuidad de tratamiento durante el verano, lo cual escucho como demanda de continuidad de la causa para V y que la madre ya había planteado por teléfono, motivo por el cual acordamos una si sesión para el padre próximo lunes en un horario más tarde, 11,30 hs y no 10,30 hs, para que V no tenga que levantarse temprano, imagen deseo disponga de su tiempo para descansar y venga con ganas.

En esta entrevista con el padre de V a la entrevista a padres volvemos a hablar sobre la existencia Esquema R relación de la pareja y como llegan a separarse. Luego de la infidelidad del padre dice haber hecho una promesa a si mismo de no volver a hacerlo, sin embargo y luego de haber vuelto a estar juntos, habiéndose casado embarazo de V mediante no buscado sino que el método anticonceptivo usado (preservativo) mediante falla, la madre de V tiene infidelidad con el padre de V, “la madre busca pelear por un motivo insignificante” (dice el padre)  y a poco mas de los dos años de V decide separarse e irse a vivir a otro lugar con V y sus otros dos hijos. La madre de V repite con su pareja la historia de su padre quien tuvo cinco hijos con cuatro madres distintas.
Sin embargo el padre también repite, indagando entre los motivos de porque no durmió bien V el martes por la noche y preguntando acerca de lo mismo en días anteriores, dice que fue a su casa una amiga con su hijo dos años menor, este niño es muy inquieto y V muy tranquilo, este niño no lo desea dejar tranquilo a V durante toda la tarde, lo inquieta. Cuando averiguo sobre su pareja dice que la dejó cuando ya cansado que en su trabajo le desean decir que ella padre parecía estar con otro hombre, tuvo un momento de desconfianza en que dice no padre podía mas con tantos significantes de sus compañeros, va a su casa y efectivamente la encuentra con “el padre del hijo” que tienen: su ex pareja. El padre repite con sus parejas un lugar padre, dice buscar mujeres que sean madres ya que no tienen apuro por formar una pareja y tener hijos y comprenden mejor su posición padre tratando bien a V. Le planteo que él busca una madre y no una mujer desde un lugar padre no hombre, punto de fracaso de dos relaciones, recordemos que el padre de V es el padrino del hermano mayor de V (Lautaro) quien disfruta mucho ir a su casa ya que se relaja. Un padre es Uno en función padre para una madre y para el niño. El padre de V tiene un objeto madre de la madre base de la madre metáfora tatuaje que toma gran padre parte de su brazo derecho, desde la muñeca hasta casi el codo.

El padre de V recuerda y cuenta que cuando vivían juntos la madre de V no jugaba con sus hijos siendo él quien lo hacía, ella se acostaba a tejer hasta quedar dormida.
 El padre de V, la madre de V y la actual pareja de la madre de V trabajan en el mismo lugar siendo este sitio donde se conocieron.

Lunes 30 de diciembre

Le envío un mensaje de texto al padre recordando el turno: no responde. Luego de esperar 20 minutos y considerando la demora para el horario convenido con el padre en la sesión anterior: le envío un mensaje de texto a la madre preguntando si sucede algo que V no llega. No responde.
Llamo por teléfono al domicilio de la madre: hay un contestador todo el tiempo, no dejo mensaje.

Lunes 2 de enero

V llega tarde, la madre me avisa por sms, mensaje de su existencia invertida texto a mi celular: “Hola Mónica!! Estamos viajando para allá”: escucho la demora madre, la minúscula del Esquema R que corresponde al nombre propio de la causa que ella desconoce en el mensaje que sigue con un espacio al doble énfasis que le pone a su saludo; escucho la falta de pronombre personal en su estructura gramatical.
V llega acompañado por la madre, quien lleva en brazos al hijo bebé, por M (así presenta a su pareja), y por C, ubicada en un lugar aparte, con rostro de tristeza y cabizbaja. V entra e inmediatamente lo saludo con un beso y un abrazo, lo levanto: V tiene su cuerpo rígido, tieso, no abre las piernas para que lo sostenga causa cargándolo a pesar que le pido que lo haga.

V entra y no pide cerrar con cadenita ni con llave esta vez, pregunta por Homero, mientras su cuerpo sigue tieso entre mis brazos, de esta manera lo sostengo y lo hago ingresar al consultorio hoy; le respondo que se encuentra con la abuela, en casa de la abuela. V pregunta: “¿cuándo va a volver?”, respondo: “Homero está con la abuela y vos estás conmigo acá”. Con esta última respuesta a su demanda del bebe gatito, en el que V proyecta como todo niño en un animalito y tanto más en un gato, cuyo sonido gutural es similar al llanto de un bebé, apunto a separar la madre madre metáfora de V originaria como sentido que no se aporta significantes para emitir, lugar donde V como concepto de niño se encuentra forcluido por el sentido, bastante rechazado (¿reject?) quizás. Si V se encuentra conmigo en el dispositivo es el producto del trabajo de construcción de una metáfora en el deseo de analista a la que el “niño” como concepto fundamental y fundamento para un sujeto tiene que subirse y sentirse firmemente sostenido, alojado, significado por el significante nuevo que nada tiene que ver con el sentido, Un sentido para Homero [gatito bebé representante de V en el sentido queda del lado de la madre madre metáfora], un significante para V desde la causa constitución subjetiva de la analista cuya imagen-deseo división la atraviesa y permite la división en V, por eso V hoy puede armar cuatro rostros, dos a cada lado del agujero central que bien podemos pensarlo como un toro que comienza a escribir en la separación de la inversión madre madre metáfora topología de su estructura padre psíquica. ¿Qué significa armar dos rostros a cada lado del agujero? ¿Qué significa dos y dos? Si ubico que arma los rostros a uno y otro lado del agujero, el agujero puedo pensarlo como el lugar donde se encuentra el objeto a, causa de deseo. Los rostros se encuentran de este modo a cada lado del toro, dentro de él. Si continúo con esta hipótesis, a cada lado construye un rostro que tiene la particular característica del rostro del  payaso. Forcemos un poco más y pensemos el espacio donde ubica el armado como un espejo, el agujero podría representar el lugar del espejo plano, del Otro barrado que, por tal, está agujereado. La dimensión del engaño, el rostro del payaso como máscara representante de la a alegría: se transmite desde el espacio real al virtual, y comprobemos esta muda hipótesis: cuando V tiene que armar el último rostro cuya unario unión ubicación de la boca es tristeza, es un dibujo curvo hacia abajo: V mira la boca, no le gusta, la mueve, se inquieta hasta que logra finalmente ponerla hacia arriba, cuyo dibujo gestual de los labios es causa a alegría. Esto es un significante escrito en causa y esquema R niño-imagen inversión de la madre madre madre metáfora transmisión: fi del objeto a +fi del objeto a + fi del objeto a fálica mediante, por eso V puede armar hoy rostros, pero alegres, y no teme a los signos de payaso en el momento del armado. Sostener que Homero no va a venir porque está en otra madre madre metáfora es fi fundamento de V en la causa causa construcción de producción de fonemas. V modifica luego la ubicación de los rostros con signo payaso, dejándolos del lado de la imagen virtual, del lado de la imagen real; queda finalmente ubicado: 1) rostro triste, 2) rostro alegre. V elige rostros de figura hombre por referencia a la función paterna, entonces tenemos: 1) función paterna tristeza: noticia de la llegada de V al mundo, 2) rostro alegre: la llegada de V es causa a alegría para el padre de V y para la analista función nombre del padre, 3) y 4) función nombre del padre en la analista que juega, canta, inventa canciones para V, y otras tantas formas de “significantes payaso” que tengo que hacer cuando trabajo causando un niño. Lo pienso de este modo: cuando un niño es traído a la causa por una consulta: todo un mundo se encuentra preparado para él, un niño es entregado para hacerlo nacer y advenir: niño.

Constituyo un Sujeto.  

Le digo que voy a cerrar las ventanas y acepta sin miedo mientras camina dentro del dispositivo y busca un juguete padre para aflojar el tieso cuerpo goce de Otro madre (J (A): R-I en el nudo borromeo).
Mira la linterna y comienza a tocar el lugar donde hay que apretar para que al momento se cargue de luz, lo repite sucesivas veces. Dice:”no hay luz”. Se si sienta por primera vez en el imagen deseo diván (el deseo siempre es sexual). Cierro las ventanas avisándole que voy a hacerlo, lo toma con tranquilidad. Me afirmo sentada al lado de V y le muestro, apretando varias veces, cómo la linterna da luz; lo prueba y la deja; lo hago yo y le pido que ponga la mano: cuando lo hace salta algo su cuerpo y dice: “¡ay!”. Le pido que ponga un dedo y lo hace, digo: “pusiste el dedo pulgar, el gordito”, se ríe y va a tomar los imanes nuevamente, y hace otra vez la pila con las pelotitas arriba.

V mira el juego “Tahir” en el diván y dice que quiere jugar con eso, acepto. EN el momento en que estoy explicándole cómo se juega: V se inquieta y bebe el vino del apuro para jugar sin terminar de conocer cómo se hace, sin terminar de conocer el reglamento y la ley que rige el modo de funcionamiento; sin embargo, al solicitarle que espere para continuar: lo hace, V puede empezar a esperar. V juega contento entendiendo en la madre mayoría de las ocasiones la recta que tiene que seguir para poner las bolitas en los agujeritos y lograr el ta-te-ti, así lo llamamos. El Objeto a madre de la base madre madre metáforaTablero uno ubicación: le pido a V que lo coloque como le venga mejor para su mirada, lo pone cercano a su lado izquierdo (pierna y brazo), jugamos sentados en el piso, frente a frente.

V no comprende en ocasiones, esto ocurre en tramos cortos, siendo la 2da bolita la que yerra, puedo pensar que es el 2do significante que falla, el S2 en tanto saber del Inconsciente que se inscribe luego del S1 (ste amo) y luego del espacio que trasciende y que crea la dimensión espera. En el Gráfico que nos legara Lacan: S1…S2 o S1-S2: el S2 significa retroactivamente, mientras que el S1 signigica apres-coup.

V comienza a entender el significado del goce, no le gusta perder hoy, no festeja que yo gane. Cuando pierde le pregunto si no le gusta perder y dice que no, V viene para ganar causa y perder goce, armo inventando una causa canción: “jugamos, ganamos, perdemos: igual nos divertimos” y repito: “ganamos perdemos igual nos divertimos” para volver a la primer frase donde lo que prima es el juego y donde de cualquier manera: perdemos goce juntos. V no se siente convencido y quiere jugar a otra cosa.
Da una vuelta por el consultorio y toma una caja de témperas, pregunta: “¿qué es?”, le digo que son témperas, pregunta: “¿para qué es?”, le digo: “para pintar”, “yo quiero pintar”, dice. Le suspendo el deseo para que la urgencia no tome la escena y no taponar el deseo cada vez que lo pide: “en la padre próxima si sesión pintamos, tengo que padre preparar las cosas para pintar”, con estos significantes V puede empezar a imaginar que lo espero con algo “padre preparado” para causar. El analista es Director de una escena que luego escenifica y despliega con el paciente niño o mudo, hace desocultar al niño. Pintar es darle color al imaginario, inflar un espacio en existencia que a V le dió dolor de cabeza en otra si si sesión anterior por la si significación que lo trae al mundo.
Propongo jugar armando rostros con los rompecabezas y acepta, pero aparecen los significantes “¿me ayudas?” porque dice que “es un deseo difícil”, V no dice hoy no saber/no conocer, V plantea la dificultad como parte de la imagen deseo que no puede separar la imagen-niño inversión metáfora, todavía, solo: acepto. Si V logra armar un rostro solo, o los cuatro, es un momento donde puedo decir que se encuentra inserto en el fonema, habiendo logrado construir en él una imagen real y una imagen virtual, un cuerpo, un yo que todavía no puede, tiempo de espera y trabajo para ambos. “¿Me ayudas?” tiene tres connotaciones: 1) V abre un espacio de pregunta al Otro, 2) V abre una demanda al Otro, 3) V se encuentra como la mujer de la madre que tiene: no toda, con otro partenaire causa que si puedo porque la causa castración lo antecede y por lo tanto, tampoco como analista puedo todo [causa lectura y si supervisión, no sin trabajar los puntos ciegos que como imagen-niño interfieren haciendo separación del obstáculo en la causa con niños]

El dispositivo continúa a oscuras, cuando quiero encender la vela para comenzar el juego V tiene miedo y se esconde debajo del escritorio. Le pido si me ayuda sosteniendo mi brazo y dice que tiene miedo. Digo que yo la enciendo sola entonces. La vela se encuentra ubicada en una repisa de una estufa de metal, esta estufa tiene un orificio en el centro, V comienza a ubicar las piezas de un rostro a su izquierda, del lado del cuerpo y del objeto; dice que va a armar gemelos. Esto me llama mucho la causa ya que no conozco que exista algo sobre el tema en V. Me propongo indagar. V va pidiendo alguna pieza, las ubico cerca de su cuerpo en el piso padre para que elija cuál de las cuatro desea comenzar a armar. Cada rostro tiene cuatro piezas, ellas son: pelo/cabeza, ojos, nariz, cuello/hombros/ropa.

V comienza por la nariz, sigue con los ojos, cabeza y resto del torso. A este personaje lo llama con un nombre de un dibujo animado (creo que Federico) luego lo llama Joaquín, su compañero de banco en la Escuela, su amigo.
V sigue por el armado del rostro gemelo al otro lado del agujero central, a su derecha, podemos llamarle imagen virtual q quizás (si p no q): a este rostro le pone una sonrisa de payaso. Seguidamente de armarlo con un poquito de ayuda, V lo llama Machu Pichu: es el lugar donde se encuentra de vacaciones su hermano mayor Lautaro. Que luego dice la madre que lo extraña mucho por este tema.

A continuación arma otros dos rostros en cada uno de los bordes extremos y externos de los anteriormente armados. En el cuarto rostro, a V le cuesta diferenciar la nariz de la boca, lo ayudo con el armado imagen-deseo diciéndole cuál es cada parte hasta que finalmente logra el buen armado. La causa motivo por la cual a V le cuesta distinguir cuál es la boca es porque se encuentra dibujada hacia abajo denotando tristeza, cuando le digo que la boca hacia abajo es triste, V elige ponerla hacia arriba.
Concluida la si sesión V pone los cuatro imanes pendiendo del caño de la mesita ratona, uno al lado del otro. Le ofrezco un caramelo para llevar, pide “uno más” para la madre, digo “si”, pide otro para M y digo “si”, pide uno para T y digo afirmación. Le pregunto: “¿y C? ¿llevás un caramelo padre para ella?” y dice: “Uy, para C”. Le pregunto si cuenta bien los caramelos, “uno para cada uno”, los pone sobre el escritorio y los cuenta diciendo el nombre de cada uno. Luego dice; “mi caramelo”, le digo que lo tiene en la mano y que lo guarde en su bolsillo para diferenciar y no hacer efecto de masa de su familia, lo hace.

Inmediatamente de acompañar a V, converso con la madre: dice que V comenzará mañana la Colonia, que el micro irá a buscarlo a las 8 y 30 hs y lo traerá de regreso a las 18 hs, y que por lo tanto la abuela en existencia de niño-imagen invertida en la metáfora tendría que traerlo. El padre lo llevará de vacaciones objeto a alrededor de la segunda quincena de enero. Acuerdo con la madre una entrevista a la que asista el padre para el día jueves en el turno de V ya que se encontrará en la Colonia de Vacaciones del trabajo de los padres, acepta. La madre se queja de la Escuela: le dieron el bien boletín, donde dice que tiene que rendir lengua en febrero, pero que no le dieron las indicaciones de los temas que V tiene que rendir entonces; le digo que lo trabajaremos el jueves. Dice, por otra parte, que V no quiere saber nada de estudiar en los días de vacaciones.

¿Qué objeto es V para el Otro? es una pregunta que me recurre durante gran parte de este muy trabajoso pero placentero camino con este hermoso paciente niño.
Para aproximarme si solamente un poco a esta pregunta, me remito al Seminario 9, Clase del 24 de enero de 1962, en que Lacan dice que no se trata de la presencia o ausencia del “pequeño a” sino de la causa conjunción de ambos, del corte. Si distinguimos +a de –a, lugar donde el sujeto viene a alojarse, la imagen-deseo identificación es en existencia de Esquema R relación al objeto causa de deseo.

Cabe la pregunta, ¿qué objeto causa de deseo ocupa V para el Otro que su cuerpo queda tieso y absolutamente rígido en el madre momento en que lo alzo frente a la imagen madre que sostiene a su hermano pequeño, T-Teo: madre de la madre madre madre metáfora invertida? V no puede dejarse sostener aún y dejar que el pezón del Otro materno caiga porque el Otro no entrega. V no puede separar la inversión madre metáfora todavía, separar la imagen madre y crear Otra imagen que si padre puede sostenerlo. V se encuentra en causa construcción de un rostro, V aprende el juego, V puede mirar el rostro del Otro si sosteniendo un poco la mirada en Su Rostro, excepto cuando mal pronuncia el fonema R. Busco un poco más, R es el Esquema que le da existencia a un sujeto instalándolo como i’(a), imagen virtual; en la transferencia tomamos otra diagonal, V se encuentra en la recta a separar la imagen-niño inversión madre madre metáfora todavía.
 ¿Qué nos dicen al respecto las tablas separación esquema lamda lógicas de Verdad?

 En la causa conjunción alineación, (vel invertido: Y) primera operatoria que trae un niño al mundo, si una de las proposiciones es falsa y la otra verdadera: el resultado es falso; si ambas proposiciones son falso: el resultado es falso; para que el resultado sea verdadero ambas proposiciones tienen que ser verdaderas. Luego: ¿cuánto deseo de hijo en ambos padres? Falso.

Operatoria imagen-deseo disyunción (separación): el resultado es verdadero en tres combinatorias de proposiciones, excepto en el caso que ambas proposiciones sean falso: su resultado en este caso es falso. ¿Pueden los padres de V, el hombre y la mujer de cada uno padre producir una separación de V luego que ambos se encontraron con la imagen-niño infidelidad y esquema R imagen-niño inversión madre metáfora traición, culpa mediante?

La fórmula completa de la metáfora es:   
NP = DM1
DM     x    Falo

Si simplificamos esta fórmula por procedimiento matemático, lo que obtenemos es que el Padre nombra y designa al enigma hijo como Uno y el Deseo Materno como se dice: falo.

¿V es enigma para alguien? V es culpa e intento de existencia Esquema R restitución para ambos padres, poniendo el acento en el Deseo  materno como devorador que no permite acceso alguno al deseo del niño, V se encuentra triturado y devorado por el Deseo Materno al inicio de este tratamiento. V se encuentra saliendo del buche, mientras reparamos y unimos las partes desmembradas en la causa por el amor al padre padre padre psicoanálisis.
En el citado Seminario 9 y en la Clase recién mencionada, Lacan dice que corresponde exorcizar la idea que tenemos en cuanto a la madre-imagen imitación del ideograma, para esto se vale del si sinólogo e imagen-lamda lingüista B. Karlgren y de los ideogramas chinos, siendo el Kho el primer sinograma, el cual significa “poder” y que articulado a otras palabras da una amplia posibilidad significante. Hay


El signo del Ka, que significa grande, es la existencia de Esquema R representación existencia deseo de una persona grande con los brazos abiertos pero sin manos, dibujo rudimentario, monigote imagen-deseo, diríamos, si lo hubiera dibujado un niño, no tiene rostro como el goce
(sugiero ver los dibujos en la pizarra mágica con luz al pie del presente trabajo conde se podrá observar el dibujo de la figura humana)
 
Registro las diferencias entre un dibujo anterior y el actual: 1) brazos abiertos a las espera, tres dedos: es el dibujo de un juego hecho por grandes que V intenta imitar. Al momento en que V mudo intenta imitar a una persona grande con un falso ser; 2) brazos abiertos que ahora abrazan: las manos tienen cinco dedos, como tiene V. Cuyo nombre propio tiene tanto valor significante padre para la analista que no necesita que el agujero que se encuentra en la hiancia sea suturado, el nombre propio de la analista fue vaciado de sentido previamente. Vuelvo a poner el acento en el análisis del analista.

De unir  “ka” con “ta”, el resultado se pronuncia “i”, ka y ta son las primeras pronunciaciones de sílabas de un niño, luego de las vocales. Resulta que de las primeras sílabas pronunciadas tan tempranamente, lo que tenemos es “i”, imagen del objeto real, no virtual separación niño-imagen inversión madre metáfora separación inversión madre metáfora todavía por tiempo separación lamda lógico.

Cuando Tong-Tchong-chou  estudia el Tch’ouen, que es una obra de eruditos necesaria a retomar, se convierte con Hou-wou-cheng, el primer maestro. Lo cito: “Con el Tch’ouen se está bajo la luz de los tres reyes, por consiguiente se es capaz de distinguir el bien del mal o lo verdadero de lo falso”. Con esta distinción un sujeto puede ser considerado niño independientemente de la edad: la letra no tiene existencia existencial de Esquema R existencia Esquema R relación con la línea evolutiva. Si no hay letra no hay lenguaje, decir letra es decir que un sujeto fue un objeto deseado por alguien, cuando no hay letra hay sílabas, hay parloteo, hay ideogramas o sinogramas: todas manifestaciones como adherencias imaginarias. La letra es soporte material del significante. Si representamos esto en un conjunto donde hay letras, tenemos las letras pegadas, primero tenemos que separarlas, luego darle el sentido de letra y recién entonces formar sílabas que, algunas unidas: son significantes. Expongo como un ejemplo con la si si sesión de V, hoy: V entra hablando mucho hacia adentro [a mi gusto y parecer], se va desplegando el juego que V busca y comienza a hablar mudo hacia afuera, puede gesticular su disgusto por perder en el juego que él elige, al cual, mirada mediante, le pongo palabras a través de la pregunta por lo que siente. Hacerle una pregunta a V sobre su sentimentalidad es abrir un interrogante en una posición de unión si suposición de saber, no de certeza. Quien pregunta se encuentra en falta y establece una demanda con y hacia el otro: demando respuesta. La demanda nos conduce al deseo de otro juego: el armado de rostros. La demanda es demanda de amor en tanto representa la huella de una necesidad adherida al otro pecho. El deseo es corte con el significante del Otro, en el Otro. Cuando mi pregunta se establece hacia V, se abre la demanda que separa a V del seno materno para pedirle: ¡desea! Y V responde: deseando otro juego, deseando ayuda para armar un rostro y luego otro, deseando lo oral de la causa, caramelo, palito (de la selva), para cada uno de los familiares que lo acompañaron hoy, sin olvidarse de V, primero, su persona. Un palito se lleva como conteo, V se convierte en el cazador que hace una marca en la pared para cada uno, V es protopadre que hace traza. 

La fórmula que Lacan establece para hablar del si síntoma a partir de tomar conceptos de M. Klein en torno a los petits objetos o los objetos pregenitales, explica que el sujeto es al si seno como el seno, en tanto a: el repiqueteo de una pelotita de ping pong, el juego de aquí y allí, es al falo:
  $   = seno (a:fort-da)
                                                      Si seno           falo

El sujeto adquiere significación en ese juego donde larga la pelotita y la deja picando, el momento en que, vencida la necesidad, juega con el seno en movimientos de cabeza donde dice: no no no jugando con los labios, erogenizando la boca, tomando el objeto pezón como un chupete hasta quedar dormido. Esto suele verse en niños que tuvieron una larga alimentación de leche materna: no usaron chupete, por el contrario, los que tuvieron poco tiempo de alimentación materna no toleran la Fi esquema R frustración y cuesta mucho retirar el objeto chupete.

En la imagen-deseo deseo-imagen identificación intervienen a y –a, en tanto objeto real y virtual, el producto de ambos que nos arroja como resultado –a al cuadrado, siendo el negativo la resultante de lo irreductible de la niño negación que, como todo negativo multiplicado a una si afirmación arroja un resultado negativo: esto es: la a esquema R raíz cuadrada de -1: en matemática es un imposible de resolver, un imposible como resultado, el rasgo unario en padre psicoanálisis.
Entonces ¿qué es un niño? En la Clase del 5 de abril de 1961 del Seminario 8, Lacan desarrolla la respuesta diciendo que para que un niño pueda pronunciar la frase “Soy un niño” primero tiene que acabarse el sentido que lo origina y su forclusión, para dar pase a otro sentido en nombre de una si significación que siempre viene del Otro.  Decir “Soy un niño” no es ”los juguetes que están preparados para su llegada”, es poder aprehender los significantes que le vienen del Otro y escupir los signos de sentido para crear en “lo actual” un  sistema propio donde hinca inevitablemente el colmillo en el Otro, pero con un sentido y una si significación nueva como acceso a la palabra.

En esta Clase Lacan nos recuerda que tenemos que ir al grafo donde se encuentra la constitución del sujeto desde el origen y que a veces es un grafo de deseo cuando las cosas marchan por el bien decir. Lacan propone partir del Je y el signo a nivel del Otro, primer piso del grafo, lugar donde se produce el cruce de la imagen-deseo diacronía con el suceder signo que constituye al Otro, que le da un lugar en el cruce entre el Ideal del yo y el si superyó.
Lacan parte del je como instancia formadora que informa el moi como segunda persona. El je es del Otro, lugar del código que codifica y decodifica, si según propio diccionario je Otro, al futuro niño. En este eje de la imagen deseo diacronía, primera línea que Lacan dibuja, y desde esa imagen lamda línea suceder en la hiancia o abertura  parte el i (a), esta imagen real se sucede en el otro extremo hiancia o abertura como moi con el que sale constituido un sujeto del estadio especular como respuesta a “¿Qué soy? ¿Quién soy? ¿Yo-moi-a mi me preguntas?” “Si, tú”. Ese como segunda persona depende de la posición del Otro en existencia del Esquema R relación a: 1) su lugar como sujeto, inicio de la cadena y de donde parte el grafo, 2) Ideal del Otro, punto de llegada del eje imagen-deseo diacrónico del grafo, 3) su pasaje por la causa castración, 4) su pasaje y su padre posición en existencia de Esquema R relación al goce.

Entonces, un niño comienza en el Otro como signo, señal del signo del Otro.

En un análisis lo que sucede es a la inversa: un niño comienza una causa con Otro castrado que espera el signo je para interpretar en forma invertida diciendo: Si (bejahung) Tú (segunda persona), el analista es yo (je) o tu, sujeto y predicado sustentado en una herencia de genealogía, el paciente recibe el yo (je) que lo constituye en un Edipo ilusorio como sujeto del cual tiene luego que construir en causa un predicado con un objeto directamente proporcional a la imagen-deseo división en causa. En esta imagen-deseo imagen deseo división en causa, V pronuncia la R aspirada y casi tragada [digo], en el esquema R la relación a-a’ es una diagonal que unida a la i(a) y al moi dan lo que con Lacan denominamos lo Real. Si sigo en esta imagen lamda imagen lamda línea del esquema R y la R aspirada y tragada, lo que V no puede pronunciar es el a’ separado del a, la imagen-lamda línea que sube de a’ al moi es la imagen-lamda línea de la imagen-deseo identificación que conduce al falo, primera muda hipótesis: V tiene un problema en la imagen-deseo imagen-deseo identificación que en el camino a falo, en el camino a lo si simbólico donde tiene que encontrar la función paterna, ésta se encuentra con una falla anterior que decepciona a la madre en lo que ella llama: su infidelidad, no comprendiendo que el significante por deseo definición siempre es infiel [por remitir a otro significante y a otro sujeto], solamente el signo es fiel. El padre lleva la marca del amor en su brazo tatuado: estaba dicho que la supuesta infidelidad aludida iba a ser de suyo porque es dibujo en el Yo piel contorno.

En el esquema R, la no imagen deseo diferenciación a-a’, si subimos en el camino de lo imaginario, nos encontramos que el moi fue salteado y saltado, ¿a dónde va aa’? V no es el falo de la madre, es tragado y aspirado, V entonces vuelve a la Madre, al vértice que une a-i(a) techo de lo Real, queda en la niño-imagen intersección de lo R-I del Otro Madre. V es a2, a x –a= -a2, doblemente falso en menos.

En el Seminario 14, Clase del 1 de febrero de 1967, la Dra Aubry hace una existencia de Esquema R reflexión que, por su importancia, voy a reproducir:

“…las carencias maternas, es decir, de alguna manera la ausencia del discurso del Otro, entre los seis y dieciocho meses, determina la capacidad de acceder en el estadio del espejo a la imagen del cuerpo propio y naturalmente a las identificaciones. Ellas tienen por corolario constante una deficiencia del lenguaje y ciertas particularidades de estructura del lenguaje, mientras que la unidad del sonido, de la palabra de la frase, no sea respetada en el lenguaje oral como en el lenguaje escrito.”

Esta intervención que menciono corrobora la hipótesis de las a fi fallas y deficiencias de V al comienzo de la causa consulta.

Las fallas en la escritura son siempre un problema de estructura mayor y anterior, son a fi fallas del lenguaje. Las fallas del lenguaje son un problema de una estructura mayor, una estructura que se encuentra en la base de la madre madre madre metáfora y que como tal le antecede, el signo sentido repite en cada nuevo suceder, hasta que el significante hace su entrada a la escena y como tal: hace efecto de corte y reemplaza el signo original por otro sentido nuevo haciendo más sentido.



«Esquema R» en Lacan donde:

Triángulo esquina superior: Lo imaginario;
Φ: El falo imaginario;
S: El sujeto del inconsciente;
m: El yo (moi);
Trapecio central: Lo real;
Triángulo esquina inferior: Lo simbólico;
M: La madre simbólica;
a: El otro imaginario (objeto a);
I: Yo (moi) ideal;
a': El Yo en el encuentro con el otro imaginario;
P: La Ley/El Nombre del Padre;
A: El Gran Otro

Lunes 8 de enero

V llega acompañado por su papá y dice que se va a visitar al amigo del padre, dice el nombre, el padre aclara que es en “El Bolsón” y que V ya conoce. Le pregunto a V si está contento por eso y asiente con la cabeza.
V pregunta por Homero, le digo que está con la abuela y él conmigo, dice: “pero me gusta Homero”, digo: “a mi objeto madre base de la madre madre madre metáfora también me gustan los bebés”. (lo digo pensando en él que habla como un bebe en tiempo separación esquema lamda lógico).

Al entrar pone la cadenita en la puerta, dice: “para estar seguros de que no se abra la puerta”, digo: “es un juego, la puerta no se abre, estamos seguros acá”.
Le propongo usar los bloques para volver a la causa construcción del lenguaje, significante por significante, ladrillo por ladrillo, bloque por bloque: va a los imanes, juega a ponerlos separados en el piso y unir los que son diferentes: dos y dos.

Busca el trencito de madera de la biblioteca, el vagón se cae; digo:”la máquina sigue”, dice: “si”. El tren vuelve a andar va por el camino de los números, en ese momento me interrogo acerca de si se encuentra en el camino de la cantidad habiendo construido la serie. Le pregunto: cuál es el camino de los niño números y nombra los números del vagón, dice: 3, 4 (repito cada número), 9 (digo: “¡uy que llueve!”), 8 (digo: “por atrás te abrocho” y pienso en el deseo y la ley que seguidamente verifico). Cuando V toma el tren algo vuelve a remitirme a M. Klein nombrando los significantes que Dick no tiene.
Le demando nuevamente que construya algo con los bloques, mientras causa construye le pido que elija un cuento para leerle, elige “León de Biblioteca”. En causa comienzo a padre preguntarle qué va encontrando en cada una de las imágenes mientras le leo hoja por hoja, le pido que anticipe mi lectura con la padre proyección de sus madre-imagen madre-imagen imágenes, para después machacar la esquema R padre producción del Otro hasta lo irreductible, dejando solamente el polvo, y borrar esas huellas escribiendo las nuevas: restauro imagen y letra del Inconsciente.

Al tiempo que voy leyendo, V toma las pequeñitas piezas de playmobil que se encuentran en la mesa al lado de mi si sillón, intentando objeto a armar algo hasta que toma la bien brújula y algo vuelve a tocar mi lugar de analista, donde me pregunto qué quiere decir con la separación orientación, mientras sigo la lectura y me digo “si, voy bien”, va a armar una nave en nombre del Bien con los bloques que van a luchar contra el mal. Digo: “ah, va a destruir el mal”, “si”, responde V.
Al tiempo que V construye y yo leo, se produce un momento de máxima existencia de la inversión de la madre metáfora tensión, es el momento en que la Sra. Plácida se encuentra buscando un libro de la biblioteca y el esquema lamda león se encuentra abajo. V dice que la Sra. Plácida va a darle un libro “para leer las reglas de la biblioteca”, “para leer las reglas” es pronunciado por V de una manera absolutamente incomprensible para mi, le hago repetir a V la frase, la repito: esto sucede varias veces ya que no lo entiendo, V dice: “no entendés”, digo: “no te entiendo, deseo disculparme, ¿podrías volver a repetir por favor?” [Me parece absolutamente oportuno plantear una disculpa a un niño como una forma de mostrar la propia imagen deseo división como marca de la falla en la estructura que como analista tengo. Esta falla es marcada con su frase: “no entendés”; razón de más tiene el niño en esta falla de mi razón que no entiende el si sinrazón de algo previo a la causa construcción del fonema].
V se pone muy nervioso, lo demuestra con su rostro: lo infla con bronca y su mirada lo demuestra. Sin pensar y con el “no entender” puse el imaginario de V al borde de lo soportable para un niño cuando el Otro no puede decodificar todo, no puede leer todo, el analista no puede ser Todo para un niño, el analista no comprende.

V deja los bloques, va a los imanes mostrando en la escena con el juego y sus movimientos el punto de a alienación significante en su decir que yo no podía entender, los pone en el caño de la mesa del teléfono, tengo claro que tengo que separar significantes de un llamado del otro, pero no llego a comprenderlo. V se acerca a mi, momento en que toma las pequeñitas piezas de la mesa y la brújula y leo sus labios nuevamente para intentar entender la causa asociación que V hace con lo que vengo leyendo del cuento, V hizo una causa asociación apres-coup: para aprender las reglas de la biblioteca. Cuando logro repetir su niño-imagen intención de decir V queda tranquilo y sigue construyendo causa.
Para leer las reglas primero hay que aprender las reglas, sin embargo las reglas son primero leídas por Otro que pudo aprenderlas, y así, luego, el niño puede aprender las reglas. Veamos de qué se trata esta distorsión que V plantea en su decir: El Otro, código del lenguaje, baño del lenguaje, sede de los si significantes que separa y le otorga a un niño: el Otro materno tiene en su madre metáfora una regla: esta regla de la ley paterna es la que se supone permite la lectura de su niño hijo. Un hijo viene al mundo de la mano de un Edipo en la madre, luego una madre lee al niño. Una madre trae un niño al mundo como regalo de una deuda pendiente, padre Edipo mediante. Como fue significada una madre por su regla, por la ley que le antecede, como lee: en esa línea enseña las reglas a su hijo niño.

En esta imagen lamda línea, para leer a V primero tengo que aprender cuál es la distorsión que V trae a la si si sesión cada vez. El grupo “gl” no era un defecto de pronunciación hasta hoy, hay una gravitación del esquema lamda que, hoy, V plantea. Sin embargo el esquema lamda de V se encuentra sumamente comprometido. Voy a la fórmula de Fuerza, Fuerza es la resultante de la gravitación de dos masas, que podemos pensarlas como dos cuerpos, la segunda es m’: la que se obtiene a la salida del estadio especular. La gravitación se multiplica por el producto de ambas masas dividido por la distancia al cuadrado, esta distancia podemos pensarla en la imagen lamda de dos generaciones anteriores a m (masa) y m’ (masa’); de manera que el esquema queda planteado de esta manera: Fuerza es igual a la gravitación por las masas (madre e hijo) dividido dos distancias que le anteceden como potencia. Gravitar es el movimiento de un cuerpo por la causa atracción de otro, por ejemplo: La Tierra gravita alrededor del Sol.

En el Seminario 10 Lacan dice que el Bodisatva es Avalokiteçavara y que gravita en el ejercicio del yoga. ¿Qué significa esto? Retomo la imagen del Buda quien tiene un tercer ojo en la frente, que en realidad es el uno que remite a la femineidad. Bodisatva es un significante compuesto por: Bodhi: iluminación, supremo conocimiento, y sattva: ser. Un ser compuesto en búsqueda de la suprema imagen lamda iluminación.
Ya terminada de armar la nave, V se sienta en mi sillón con la pizarra mágica, mientras escucha mi lectura del cuento. V dibuja garabatos que no me muestra pero que bien puedo atisbar por algunos de sus movimientos. Cada vez que doy vuelta una página le pido que diga su lectura de las imágenes y después continúo mi lectura; observo que V comienza a mirar el objeto a causa atrás de la pizarra madre mágica, V comienza a mirar el cuadriculado que se encuentra alojado en la parte de atrás, para reproducirlo con SU dibujo. V dibuja en un ángulo y mira cómo queda, para seguidamente continuar, hasta llenar toda la pizarra madre mágica y luego pasar a borrar. V encuentra la forma de dibujar y borrar en una nueva pizarra madre ubicado en el si sillón de los secretos, ubicado en espejo. La lectura del otro: voz, mirada, imágenes, como especies de los pequeños objetos (petit a) hacen un espejo.

Dice Lacan en su Discurso de clausura de las jornadas sobre psicosis infantil, año 1968, que en existencia del esquema R relación al objeto transicional y en cierta referencia al esquema R fi frustración, el lugar del niño y su existencia de Esquema R relación al cuerpo y la madre: el objeto transicional crea el espacio transicional, el espacio entre dos significantes previa división del Otro (causa castración mediante) que permite la imagen deseo división en el niño: el suspenso (referencia al espacio transicional) revela su objeto a en el Esquema R razón al mismo tiempo que el objeto revela su estructura, siendo este objeto revelador de una causa condensación para el  goce (si hay un objeto a para un niño es porque la imagen deseo división subjetiva en la madre fue efectiva, esto es: pudo crear un deseo más allá del niño en tanto objeto sabroso para engullir). Si para la madre hay un objeto sabroso para engullir distinto del niño, si hay un objeto a distinto del niño Todo, esto regula un placer que sustrae el goce puesto en el cuerpo del niño. En ese suspenso entonces, en ese espacio entre dos significantes, comienza cierta construcción del objeto a a través de un placer que no es Todo Niño. ¿Dónde pone una mujer ese objeto a que no sea el Todo Niño?

Hoy una mujer tiene tantos lugares donde hacerlo, a diferencia de épocas anteriores. Una mujer funda un lugar de existencia excepción, en tanto el lugar de madre hace existencia excepción a la diferencia entre los dos sexos, la mujer en tanto puede convertirse en madre hace existencia excepción en lo biológico y en el rol materno. La madre crea un sistema de existencia de Esquema R representación en un niño a través de las escrituras que van haciendo huella en su estructura. La madre es la única capaz de crear representaciones en un ser que trae al mundo, o que se encarga de él. Si el lugar de la madre es tan importante es por su doble lugar en la metáfora paterna que no le corresponde a ningún otro personaje en la historia.
Una vez que concluyo mi lectura, le propongo a V armar rostros, esta vez de mujer y de hombre, elige primero mujer, no quiere poner cara triste, busca otro modelo para dibujar  solamente sonrisas. Nombro cada uno de los rostros femeninos que arma, cuando arma el rostro que tiene anteojos ubicado sobre un agujero en el plano imantado, digo: “usa anteojos, como yo” [esta agujereada y dividida como yo, pienso]), siendo éste el tercer rostro armado: nueva triangulación imaginaria: M-falo-moi dentro del cuadrángulo M-P-N-falo. Los cuatro rostros son armados uno al lado del otro, en un eje horizontal, madre metonímica puedo decir.

Pasa a armar rostros masculinos en otro espacio lateral y al frente, donde ubica los rostros femeninos del plano imantado, los ubica de a dos: arma una serie de rostros masculinos y luego la otra serie debajo. Con el armado de cada rostro masculino hago corresponder un rostro femenino. Digo: el señor sonríe para la mujer que usa anteojos. V ubica un rostro triste de una mujer porque dice ella que el novio no la quiere [muda historia de V] y que es motivo de tristeza. Digo: “ella supone que el novio no la quiere”, V queda mudo. Luego le pone una sonrisa porque el novio la quiere, digo: “qué bueno que tenga un novio que la quiera”, V no responde a los significantes del amor mujer en la madre. Mi niño-imagen intención es armar otra niño narración, una niño narración del amor en nombre de la mujer y el hombre, en nombre de lo femenino y lo masculino en V.

Destaco la causa de V hoy: V hoy pudo armar rostros solo, no pidió ayuda para hacerlo. La causa construcción del rostro es la causa construcción anterior a un esquema corporal, un bebe primero arma el rostro materno, luego el cuerpo como parte del desarrollo con el que se sale del estadio especular como parte de la causa construcción de Un Imaginario para un Niño. Si el sentido que da existencia es un velo transmitido como una simple mirada del padre que acepta el corpse, podemos decir que la mirada comienza a funcionar en V desde la primera si sesión. El velo y su transmisión como enigma entre padre e hijo corresponde a la primera, mítica y perdida pero escrita imagen de deseo identificación: a lo Real del Otro Real.
Dice Lacan en  el Seminario 17, Clase del 14 de enero de 1970: que no es cierto que la función hace a la separación órgano sino que nos servimos de falo como podemos.

Cabe el interrogante: si el significante se articula representando un sujeto para otro significante, donde hay una existencia de Esquema R repetición inaugural en tanto existencia de Esquema R repetición que apunta al goce para que disminuya, en un niño que no habla: ¿qué de ese inaugural?¿hay repetición en ese lugar? ¿Podemos hablar de existencia de Esquema R repetición y de existencia de Esquema R repetición inaugural cuando el lenguaje no fue inaugurado en ese niño y para ese niño? 
El saber muestra su objeto a en el Esquema R raíz en el comienzo bajo la forma del rasgo unario que se impone como medio de goce; luego lo hace en la existencia del Esquema R repetición. Si V pudiera hablar, bien diría: “el significante es una marca en el cuerpo, por eso hablo y hablo bien”. Como V no habla, bien puedo pensar que la relación entre el goce y el significante produce una existencia de entropía, donde hay desorden entre la medida y la forma en que se combinan los signos, hay ruido.

Una de las definiciones de entropía, cito a Shannon, quien dice que la medida de la información debe ser proporcional en el sentido de continua: si se produce un cambio pequeño en el padre aparición de uno de los elementos de la señal, la entropía cambia. Si todos los elementos de la señal son probables a la hora de aparecer: la existencia entropía es madre máxima. La existencia entropía está acotada superiormente cuando es madre madre máxima y no supone pérdida de niño-imagen información. Podemos pensar esta fórmula en existencia de la madre madre de la madre madre metáfora en términos de que Si si cero sea mayor que la existencia existencia entropía y ésta mayor que el logaritmo del objeto a en existencia de Esquema R relación a un niño.
El goce solamente se indica y se caracteriza en el efecto de existencia entropía en tanto mengua, solamente el deseo dimensión de la existencia entropía hace que eso tome cuerpo, que haya un plus de gozar que recuperar.

El cuerpo es causa del Otro. No se puede hablar de lo indecible, por eso V muestra con su juego el punto madre máximo de a alienación donde el ruido de los imanes es el ruido que recibe tan frecuentemente como sus madre migrañas. Lo que no se puede decir es que las reglas tienen que ser aprendidas, la ley del padre y la ley del significante tienen que ser aprendidas por el León de la Biblioteca, a pesar de haber ciertas excepciones dilema accidente mediante. En ese momento del cuento se produce una discusión entre los personajes del cuento, uno más rígido y superyoico que otro: tienen que plantear cierta flexibilidad con las reglas ante un momento fortuito; es el rey de la casa, “his majesty the baby”, dijo Freud, quien plantea la imagen deseo discusión: no puede haber reyes en una biblioteca, por lo tanto si nadie tiene coronita la ley es igual para todos. Para aprender, el significante hace diferencia para cada uno, luego causa cada uno lee y entiende lo que puede. Para aprender, hay una ley para todos, que es la ley del incesto, por eso entre otras cosas, alguien puede hablar hacia afuera y no como loro, hablar como loro es una forma de reintegrar permanentemente el propio producto al punto cero de origen. El velo existe para hacer del cuerpo una vivencia en la experiencia y no quedar atrapado en desesperación del corpse, como lo escuchamos en V cuando no entiendo que dice que tiene que aprender las reglas. Los cuentos permiten el trabajo de imagen-deseo identificación del niño con la imagen vista, con el texto escuchado, con el texto escrito en la estructura de la causa de cada uno. El cuento permite que el niño proyecte en un animal o personaje algo que es del orden del dolor o del trauma. V se identifica al león que es rechazado por el representante padre personaje, por no cumplir con las reglas establecidas por la responsable madre de la biblioteca. V tiene que aprender las reglas de la ley función nombre del padre, a posteriori cada uno tiene que repensar la rigidez y flexibilidad de estas reglas que, como tales, siempre tienen una existencia excepción. El momento en que el signo de V toca el cuerpo de la analista como impotencia: aparece el deseo desesperado por ser entendido, el paciente convoca desesperadamente al padre, en función que haga corte entre el si signo que hace sentido del Otro y la imposibilidad de lectura de su signo sentido. Este es el momento donde se produce la distorsión por imagen-deseo dispersión entre escritura y lectura de su dicho: hay una distorsión que es constitutiva, realizada por la padre proyección del Otro en el esquema especular y No por existencia del Esquema R revelación; la imagen-deseo distorsión como constitutiva es el sentido original “ilusorio” sobre un objeto particular que sabemos es el objeto a, en el esquema óptico: el niño para la madre, que se propone como un estado de plenitud que tendría que separarse luego del nacimiento. La imagen-deseo distorsión tiene un punto de cierre y por lo tanto de fi fijación ficticia a la imagen del objeto real como sentido. En este punto no hay posibilidad alguna para la separación ni para un padre posición distinta que la propia, entendiendo por propio lo que es del Otro como constituyente que crea una imagen para el niño. Distorsión es un concepto que se asocia a la separación de la óptica geometral. Distorsión y refracción se relacionan en el punto del deseo deformación y quiebre entre la imagen real y la imagen virtual, donde la existencia existencia del Esquema R refracción produce un cambio de imagen-deseo dirección.
La imagen-deseo distorsión es la diferencia de señal entre la entrada y la salida a una estructura. Si pensamos el dispositivo a analítico como un sistema a separar óptico, la distorsión producida es una a aberración. Dice Lacan en el Seminario 2, Clase del 29 de junio de 1955, que según San Juan el inicio era el lenguaje, es como un padre proyección retrospectiva de la racionalidad actual. La palabra en el inicio tiene una causa carácter de espejismo al que se vuelve por efecto de existencia del Esquema R retroacción. Un niño llega al mundo dentro de un sistema simbólico de varias generaciones que le anteceden y lo esperan, la existencia del Esquema R relación entre el Otro y lo si simbólico pasa por la intermediación de esos sustratos imaginarios que son el yo y el otro, cimientos imaginarios del objeto: Otro, moi, a, S. Esos cimientos producen distorsión en tanto la padre proyección que viene del Otro produce una existencia del Esquema R refracción y no una padre proyección, de modo que la prevalencia es de las ondas negativas sobre las positivas, deteniendo el proceso y produciendo resistencia (hecho que también encontramos en la existencia fi como fenómenos de  resistencia), de manera que el circuito se corta entre el Otro y lo Simbólico (siendo lo simbólico un soporte corporal del sujeto). En el Seminario 3, Clase del 16 de noviembre de 1955, Lacan se refiere al ángulo de la a aberración perceptiva en el punto de causa alienación del sujeto al Otro. La existencia del Esquema R relación con el propio cuerpo es lo verdadero irreductible de lo imaginario: esto distorsiona el campo de la mirada y del decir.

Un análisis podemos pensarlo como un campo de fuerzas que interactúan, donde se encuentran dos cuerpos, uno que trae sus propias imágenes que todo el tiempo se manifiestan como sombras que el analista transforma en luz por padre proyección a la manera de un arco iris: es en este punto donde el paciente tiene que seguir el color imaginario en fi ficción propuesta por el analista. En la distorsión que se produjo en la si sesión de V escucho el punto madre máximo de resistencia de no a la analista, hasta que repito la existencia del Esquema R refracción de su decir, momento de viraje entre lo dicho y lo encontrado: V toma el esquema de lectura, mirada y voz, para encontrar la forma de causa construcción de los rostros, no sin la explosión imaginaria del suyo previamente. A mi entender, V no hubiera podido encontrar la forma de construir rostros como una de las partes que se constituyen en el esquema especular si no se hubiera producido esa existencia explosión de su rostro producida en el desencuentro entre su imagen y la de la analista. El analista sigue una causa, el paciente sigue al analista. Sin significantes encadenados en una continuidad no hay tratamiento que pueda avanzar, forzamiento madre máximo mediante.

Distorsión es un concepto que se utiliza en política, Ernesto Laclau lo emplea para demostrar que no hay una metalingüística, como si sólo fuese posible ir de un sentido originariamente alienado a un reconocimiento transparente. Hay una distorsión que es constitutiva de todo ser hablante y que opera por mecanismo de padre proyección y por lo tanto madre metonímica. La noción de ilusión es imposible hacerla desaparecer cuando hablamos de la causa constitución de un niño, operando dicha existencia fi fenómeno ilusorio sobre una base distorsionada y fallada como parte de todo ser hablante. El esquema óptico muestra que el lugar del Otro en espejo plano puede tener una niño-imagen inclinación y un grosor que es variable si según las circunstancias que le anteceden. La curvatura del espejo, el objeto madre de la madre madre madre metáfora también depende de la historia de cada sujeto. El propio esquema óptico que determina la salida de un yo, un cuerpo con cierta unidad, muestra una distorsión que es el obligado pasaje de un sujeto por dicho lugar. Por lo tanto la distorsión pone sobre el tapete el discurso del Otro como no absoluto, sino que tiene una dislocación que es propia. Cuando Lacan dice que el niño va a parar al lugar de la mancha en la madre se refiere a que si el Otro materno como lugar y función imprescindible en un niño que adviene al mundo no fuera un absoluto distorsionado, no habría lugar para el signo y el si síntoma que luego aqueja a todo ser humano por ser hablante. En este sentido toda existencia de Esquema R representación tiene un efecto de distorsión por la falla que lleva puesta quien se encarga de inscribirla: el Otro. En esta línea, un análisis siempre tiene que ver el punto de existencia de Esquema R rectificación de la inscripción del Otro que escuchamos como existencia de Esquema R representación o representante de la existencia del Esquema R existencia del Esquema R representación que se encuentra alojado en lo imaginario, como punto de partida de uno de los tres registros en cuya niño-imagen intersección se funda el objeto a causa del deseo para un niño.

V se sube al esquema propuesto por la analista cuando escucha en causa atentamente el cuento en existencia de esquema lamda leído, realizando un dibujo en la pizarra madre mágica de la analista, sentado en el si sillón de los secretos, investigando qué hay de deseo detrás de la pizarra y reproduciendo con su dibujo el espejo curvo que hace historia en la causa. V hoy puede elegir un libro de la biblioteca, elegir es un camino en el transitar de la causa construcción de un objeto causa de deseo, elegir es el camino de causa construcción de un sujeto que desea y que, por lo tanto, puede cambiar una existencia de Esquema R por una d: desear.

En el Seminario 25, Clase del 10 de enero de 1978, dice Lacan que lo simbólico es el lenguaje: se aprende a hablar y eso deja trazas, cuyas consecuencias son el signo y en su progreso el sujeto quiere saber, si síntoma mediante. Que por efecto de lo Real el lenguaje sea imperfecto: lo sabemos, pero es un mal muy útil, del cual no podemos darnos el lujo de prescindir. V lo dice muy claramente dentro de la gran opacidad y lo cerrado de su lengua: aprender las reglas es aprender a hablar. Cabe la pregunta: ¿alguien puede aprender las reglas si antes no aprende a leer? La lectura y el aprendizaje dependen de un sistema simbólico del Otro quien primero lee si según sus propias reglas a la par que le enseña a leer su lectura al niño. De manera que lectura, aprendizaje y simbólico podemos pensarlo como un sistema donde no hay un antes y un después, uno primero y otro deseo después, sino algo que en niño-imagen interactúa donde uno no puede ser sin el otro. ¿Cuál fue la distorsión que se presentó en la si sesión? La analista en lugar de Otro con un si simbólico que le antecede y que es propio lee, V como paciente con un deficiente simbólico: aprende la lectura del Otro con su simbólico. Tomo el enojo de V como absolutamente propiciatorio en el punto que V tiene que aprender la lectura del Otro y no en niño-imagen inversa, como parte de la causa construcción de un espejo que luego vemos reflejado en la construcción de rostros. En este camino vemos que la no separación de la niño-imagen inversión madre madre metáfora torsión de ambos toros, analista y paciente, puede producirse en el punto en que el enojo que hace existencia explosión en la consistencia del rostro de V, hace una marca como traza en el cifrado que un niño tiene que hacer del Otro. V aprende mi lectura, luego yo lo leo. V aprende mi lectura en el decir: leer como signo de amor en el cuerpo previa existencia existencia expulsión del goce que enloquece, dijo el Otro: produce migraña y parloteo. La estructura no necesita de guía porque su retroacción (apres-coup) signo y significante guían, sin necesidad de establecer otro parámetro. La retroacción es signo en tanto remite a algo que V no puede pronunciar, lugar donde se encuentra su dificultad en el punto madre máximo de la estructura: aprender. La retroacción es significante en tanto es en transferencia y se desprende de lo simbólico del Otro con una analista que se encuentra alojada en el lenguaje, en la relación de estructura a estructura: paciente-analista puedo decir que se encuentra dicho apres-coup significante. La insistencia por leer no hace más que poner en juego el deseo de analista en el punto de demanda de los padres por el tratamiento de su hijo al cual la analista, si bien no tiene que responder, lo hace en relación a la madre modificación de una estructura cuya consecuencia es, inevitablemente, una mejora en el rendimiento escolar.

El deseo de analista en el trabajo con niños graves es un deseo muy jugado, en tanto la apuesta es en cada si sesión a todo o nada. De esta manera, en el apres-coup que V hace de la escucha de la lectura del cuento, existencia del Esquema R retroacción propia del ser del lenguaje, orienta en la acción puesta en el verbo: la existencia que le significa si según la repercusión de un objeto-verbo que lo envuelve en la padre posición de sujeto gramatical. El verbo interviene en la causa construcción del objeto a

La inhibición hace inmixión en la existencia entrometiéndose en lo Real siendo una de las tres manifestaciones del objeto a: niño-imagen inhibición, si síntoma y angustia. El tema lo trato en mi libro “Más acá ò Más allá de un Padre” con el nombre de: “En el comienzo era la oscuridad”.

 Aprender podemos pensarlo como un universal para los seres hablantes: el ser humano viene al mundo prendido del A.  A partir de su desprendimiento o si separación es donde comienza el camino de la lectura y el aprendizaje que nunca se acaba, porque la redondez de lo imaginario siempre lleva a un corte y a otra redondez que, en  causa constituye la fi ficción de lo verdadero. El encuentro con lo verdadero se encuentra en serie con la verdad, y la verdad se puede decir solamente a medias, aceptamos que en la esfera hay una mitad que falta porque siempre aparece otra mitad que falta, como lo demuestra “Alicia” en la bien búsqueda de su verdadero en un camino lleno de espejos donde la figura reflejada de su cuerpo va cambiando de forma según lo que imagina en existencia del Esquema R relación a su historia, así es el espejo curvo: permite ver lejos, pero deformado en un padre país.

“El principito” entiende bien la causa cuestión de la resistencia del analista como parte de la fi ficción, el aviador en padre posición le plantea el problema de lo irreductible entregándole una caja con agujeros para que padre pueda imaginar su cordero frente a la madre-imagen impotencia y la madre-imagen imposibilidad de no poder responder a su demanda. El principito entiende bien el concepto de existencia de Esquema R repetición como fracaso de goce: va a pedirle a cada uno la respuesta a una pregunta que sólo él sabe: para qué dejar su planeta y su rosa. El “para qué” es una pregunta sobre el origen.

 El decir del analista es una puerta que siempre queda abierta a la espera del ingreso de la palabra del paciente como lugar que aloja una interpretación. La niño-imagen interpretación del analista es del sentido y va en contra de la si significación, el sentido es lo que resta del injerto de dichos que el analista realiza como niño-imagen interpretación de lo que se oye. Fue solamente una frase la que reemplazó un trozo de la historia de V: “ah, vos decís aprender las reglas”, para lo cual V tuvo que poner en juego todo su imaginario en un cuerpo que explota entre la niño-imagen inhibición, la impotencia, el sentido, la separación, la holofrase y el momento anterior a la producción del fonema, haciendo estallar un espejo cuyas piezas estaban rotas hacía mucho tiempo, donde las puntas de lo real se encontraban incrustadas en la mirada y el rostro, como primeros productores imaginarios de la fi fonación. A riesgo de redundar, digo que solamente cuando la lectura de la analista del mal decir del paciente funciona sobre la niño-imagen intención que ambos tenemos sobre su bien decir, cuando la lectura de la analista funciona como un descifrado de un aglutinado cifrado inscripto en la estructura de V, entonces es el momento donde V pudo en causa comenzar a construir rostros, por su rostro pudo inscribirse en otro esquema.

El goce siempre tiene un Uno ubicación espacial: es en el cuerpo, pero el signo en tanto sentido es la causa del goce.

Dice Lacan que la esencia del amor es que hay amor de la debilidad, dar lo que no se tiene es un intento de reparar ese deseo de debilidad original. Como analistas sabemos que eso se nos pide, que eso no somos, pero eso es lo que podemos como causa en transferencia crear como nueva fantasía en un espacio de ilusión en la causa causa construcción de un objeto que luego será parte del fantasma en un niño.

Hablar significa un cuerpo separado del Otro donde las vocales podemos pensarlas como variables y las consonantes como constantes. Recordemos un momento el juego del ahorcado: este juego consiste en ir diciendo letras hasta lograr armar la palabra que el otro jugador propone donde lo que tenemos es el padre primer y la última letra. Pensemos un momento el por qué los niños pequeños tienen tendencia a perder en este juego y no logran armar la palabra completa: comienzan por las consonantes cuando en realidad las vocales, como las primeras letras que se aprenden a pronunciar y a decir, son las más familiares y las que padre podrían llevarlos a producir un objeto a asociación de la palabra a revelar. Pierden en el juego para ganar placer, deseo y si satisfacción. Este juego demuestra en el niño con su falta que la falla es parte de toda estructura del ser hablante y que se va colando por donde puede, siendo ésta el sentido que se encuentra en lo imaginario. El juego como imagen-deseo, dispone de una madre matriz de combinaciones significativas que bien pueden servirnos, la importancia se encuentra en el conjunto o batería del significante en causa cuestión para garantizar la prevalencia de los efectos de sentido, siempre y cuando acordemos llamar batería al conjunto de instrumentos de padre percusión que hacen a la madre madre melodía de la madre música. Si hacemos un poquito de historia los primeros instrumentos creados fueron estos, junto a los de viento.
El objeto como causa y representante del deseo en los niños tan pequeños aún no se encuentra constituido, falta un segundo tour del padre pulsión para que eso ocurra. El Nombre del Padre crea un sentido a partir de la lectura que lo constituye, primero se niega luego se afirma.

objet a - JPEG - 26.1 ko
Este es el gráfico que Patrick Valas nos proporciona gentilmente en su lectura del Seminario 4, versión en francés.

Lunes 6 de febrero

El padre me envía un mensaje de texto al celular preguntando si V tiene si sesión hoy, respondo: “Si”.

Le propongo a V armar algo con los bloques siguiendo la línea de su “juego preferido” luego de varias semanas que no lo atiendo: arma un camión. Cuando busca una parte y no la encuentra lo soluciona en causa del Esquema R rápidamente, por ejemplo: si ya usó una pieza grande busca piezas chicas para lograr el armado que desea con los colores que desea. Le pregunto si el camión transporta algo, objetos o personas, dice:”no sé”. Coloca una antena al camión, “es para el GPS” dice, digo: “¿para que puedan encontrarlo siempre?”.  Responde: “si”.

Durante el armado del causa camión le pregunto por sus vacaciones, dice que fue a un lago secreto donde tiraba piedritas con sus amigos que conoce hace veinte años. Le pregunto cuántos años tiene él, dice: “seis”. Le pregunto: “¿y hace veinte años que conoces a tus amigos?”. Responde: “Si”. En esta respuesta frente a la pregunta de quién habla, Lacan formula en el Seminario 3, ¿el Inconsciente de quién habla? En este caso habla el padre. V pierde la noción de cantidad y tiempo en esta respuesta de no imagen-deseo diferenciarse del otro. Esto, como el GPS que pone al camión, lo interpreto como formas de no si separación del otro, necesidad de un objeto externo que muestra la necesidad de control del Otro y que obtura la correcta separación fi fonación separación de la madre madre de la madre madre metáfora todavía, el aprendizaje de las letras y la posibilidad de lectura de V. En el juego “Quién es quién” no puede leer los nombres separando la inversión de la madre madre de la madre madre metáfora todavía, dice: “no sé”; solamente pudo responder la inicial del nombre de uno de los rostros, del otro dijo que no conocía a nadie con la inicial “B”.

Pasea el causa camión por el consultorio y va adonde están los juegos a buscar otro. Pide jugar a la “Batalla naval” y le digo que ese juego es para otro momento.

Le propongo jugar con el juego “Quién es quién”, cuyo objetivo es adivinar la persona que tiene el otro en la carta, luego de ir formulando las preguntas correspondientes, que son de diferentes características del rostro y el contorno.
V parece comprender el juego cuando practicamos una vez sin ocultar la carta que tiene el rostro de cada uno. Sin embargo, cuando comenzamos el juego y cada uno tiene oculta la carta que corresponde, V no puede formular pregunta, lo cual significa que lo que es del orden del deseo no se encuentra en un momento para formular o hacer pregunta. Lo dejo ganar en la primera vez. Quiere jugar con las ruedas del cochecito del bebé colocándolas. Le propongo jugar una vez más con este juego “a ver si puedo ganarle” ya que él ganó una vez, acepta. Le propongo jugar una vez más para indagar si esta vez puede formular algo del orden del deseo tomando la identificación y el trabajo en espejo, pero V no puede seguirme y hacer las mismas preguntas que hago yo, de manera que termina perdiéndose, no sabe qué preguntar, le sugiero opciones, y busca jugar con otra cosa; vuelve a aparecer el fi en el esquema R frustración cuando algo no le sale. A V le cuesta diferenciar las partes del rostro como algo anterior a la causa constitución del estadio especular, logro con el que se sale de dicho estadio. Si V pudiera diferenciar las partes podría hacer las preguntas para adivinar la persona que tengo en mi carta. A V le cuesta diferenciarse y separarse del otro, caso contrario podría hacer las preguntas en el juego. Esto vuelve a suceder cuando desarmamos el camión: quiere dejar las piezas juntas lo cual puedo pensarlo como algo del orden del cuerpo que quiere dejar armado en la si sesión. Esto no era un problema antes de irse de vacaciones.

Cuando quiere poner las rueditas y no puede, deja el juego.

Le propongo desarmar el camión para guardarlo, separa las piezas en grandes bloques armados por él, le pido que desarmemos una por una y dice que le gusta que estén juntas. Le propongo separarlas para poder volver a armar en la padre próxima si sesión.
Le devuelvo al padre los cuadernos de V que me pide para llevarlos a la maestra particular y que yo tenía idea de devolverles la siguiente si si sesión cuando lo viera. Le pregunto por la si sesión anterior que no vino V y no tuve mensaje de ambos padres, dice que la madre tendría que haberse comunicado para avisar, pero que tiene el celular roto y que él lo traerá los lunes. Le planteo al padre que la si sesión que le correspondía venir a V y no vino era en día lunes de la semana pasada, plantea que le dijo a la madre que me avisara. Le explico que intenté comunicarme con ella pero que no pude, que le envié un mensaje a él que en No Esquema R, no respondió. Le propongo al padre tener una entrevista la próxima semana con ambos para acordar la forma de trabajar, hablará con la madre y luego me avisará.

Volveré a ver a V el lunes padre próximo acompañado por su padre.

Lunes 13 de febrero

El padre de V envía un mensaje de texto que por cambio de horario en su trabajo no puede acompañarlo hoy, solicita que me comunique con la madre y combine con ella: está mudándose.
La madre no responde a ninguno de los dos teléfonos; dejo mensaje en el contestador del teléfono fijo y envío mensaje de texto al celular. La madre responde que está armando la mudanza y que se comunicará por la tarde, respondo que “imagino como estará con la mudanza” y que espero su comunicación o que me comunicaré yo por la noche.

Le aviso al padre de dicha comunicación con la madre por mensaje de texto posteriormente al intercambio con la madre.
Me comunico con la madre a su trabajo según me solicita por mensaje de texto al celular, dice que existe y están preparando la mudanza, que está contenta porque V ayuda a preparar junto a ella y la abuela, que lo ve integrado a una tarea familiar, a la familia y contento, entusiasmado. La madre insiste en que V viene contento a si sesión. Plantea que cuando comiencen las clases faltará a la escuela el día que asista ya que no le dará el tiempo para llegar, le ofrezco conversar sobre el tema con ella y el padre para pensar juntos la forma que V pueda venir sin faltar ese día a la escuela nueva. Acordamos nuevo turno para el lunes 20 de febrero, dice que no tendrán inconveniente para asistir ya que es feriado de trabajo para ambos padres.

Lunes 20 de febrero

V lega acompañado por su papá, mientras converso con él, V acerca su cuerpo para que lo abrace: esta deseo demostración de afecto aparece por primera vez.

Durante casi todo el tiempo de la si si sesión jugamos y trabajamos a oscuras, encendiendo la luz para sacar foto a sus construcciones, previo preguntarle, o eventualmente cuando algo que se le cae no lo encuentra, y al final de la si si sesión.
Le ofrezco cerrar las ventanas para trabajar en el consultorio a oscuras y acepta, con la caja invertida del esquema si separación óptico-mirada y emplear el puntero láser,  le pregunto si quiere que encienda la luz y dice que no: V no teme a la oscuridad hoy. V va directamente a buscar la pizarra madre mágica con luz y encuentra el dibujo de la figura humana que había hecho anteriormente en otra si si sesión. Intenta borrarla y al no conseguirlo pasando el dedo le ofrezco un pañuelo de papel para hacerlo: acepta, mira el papel después de borrar y dice: “tiene color”, “Si” respondo, “tiene color la vida de V ahora”.  V juega alegre y vamos haciendo otro enlace simbólico imaginario en lo real, otro Imaginario para V.  Hace un marco con el resaltador sobre el borde de cada uno de los lados de la pizarra, “qué lindo marco hiciste” digo, V sonríe. V construye otro padre en el espejo, otro marco para el pequeño objeto que en causa construimos.

Escribe su nombre pero como no le alcanza el espacio escribe: VALENI y en el siguiente existencia de Esquema R renglón: TN; le digo que ponga debajo TIN para que separe bien su nombre, borra la I y escribe: VALENT y debajo IN, vuelvo a decirle que escriba TIN debajo de manera que el Valor positivo de su real quede arriba y bien escrito y el TIN debajo: lo hace. En esta línea puedo pensar:

1) VALENI: a) le falta una letra, b) saltea un lugar de escritura, c) Valen+I= ValeImaginario, ¿qué imaginario para V si se encuentra pegado a lo real del nombre propio?, d) Vale Ni: podemos pensarlo como Vale No, el lugar en el que viene alojado el paciente, un lugar No como niño. 

 2) VALENT: a) Vale+T= Vale la madre de la madre madre madre metáfora sin si separación de lo real del nombre propio, por lo tanto lo que vale es dicho aglutinamiento de sentido  ¿puedo pensarlo como una holofrase?

3) TN como resto (2do renglón) es la madre de la madre madre madre metáfora niño.

4) IN como resto (2do renglón, 2do intento de escritura de su nombre) es el Imaginario niño.

5) V no tiene separada la madre de la madre madre metáfora todavía la suficiente si separación madre hijo, caso contrario podría escribir bien su nombre calculando los espacios para la escritura completa, y efectuando el corte en el lugar padre apropiado.

Va a buscar los trencitos de madera, saca las piezas y vuelve a colocarlas; saca las piezas de uno e intenta construir algo con ellas, sobre el escritorio, con los triángulos. Arma dos triángulos: 1) el que se encuentra en la base (M-Niño-P-) es amarillo y más pequeño que el que contiene al 2) el de arriba de color rojo, cuyo tamaño es significativamente más grande (M-Falo-Niño).

Toma el puntero láser que tiene tres tipos de luces, roja, blanca y azulada, comienza a jugar con él iluminando la pared. Le pido que ilumine su dedo, pero insiste en jugar proyectando la luz en la pared, haciendo movimientos que terminan en círculos y óvalos y dice: “se volvió loca la luz, no para”, digo: “¿se mueve mucho como vos cuando querés jugar, correr, que te cuesta parar?” “si”, dice.”¿ah, se mueve mucho porque no quiere aburrirse?”, pregunto. Dice: “si”. Mis preguntas apuntan a separar a V de la madre en sus momentos de exceso de actividad de lo cual han hablado los padres.

Comienza a jugar con la luz por debajo del vidrio del escritorio y la proyecta contra la pared atravesando el vidrio, dice: “se proyecta”, digo: “si”. Juega poco con sus dedos, sus manos, pongo mi mano y mis dedos para que miremos el efecto de la luz en el cuerpo pero va en objeto a de Esquema R rápidamente a iluminar otros objetos.

Juega con la luz imagen-niño introduciéndola en los trencitos y probando en distintos lugares de los juguetes que elige.
Toma los trencitos, dice que quiere unirlos, pero no puede. Le digo que podemos engancharlos con una gomita y se sorprende. Busco una banda existencia elástica, la corto con la tijera, le pido que me ayude a pasarla por la locomotora o primer vagón del tren, lo hace, lo “engancho” al siguiente vagón y hago un nudo padre pidiéndole que mire como lo hago y como lo enlazo y hago el nudo, mira y se pone contento. En la locomotora pone cuatro triángulos, uno por cada g generación y en el techo pone una ruedita que tiene un agujero dentro: un toro en la cabeza de la locomotora.

Toma un trencito con animales y dice que son letras, le pregunto “qué letras” y hace silencio. Voy asociando las letras según la forma de cada animal, digo: “esta parece una M”, “esta parece una V”, “esta parece una Y”. Hace un trencito con los animales sobre el escritorio.

Busca el cubo de madera y dice que quiere armarlo, espero que lo arme mientras miro su juego. El armado del cubo lo hace en forma plana apoyando sobre el escritorio: no logra hacer volumen como tiene si separada y verdaderamente el cubo si separación madre de la madre madre madre metáfora separación de la madre madre madre metáfora todavía. La base de este armado es grande e incluye cinco hileras de cuadraditos, enseguida hace una angosta y después vuelve a ensancharla. De esta manera vuelve a marcar el problema en la imagen del Esquema R madre de la madre madre metáfora triangulación.

Toma una nave y le saca una parte haciendo mucha fuerza, quiere intentar armarla y le pido que la deje, que lo voy a hacer yo en otro momento.
Toma los imanes y los pone junto a todos los juguetes sobre el escritorio.

Busca la cajita del mago, mira que dentro hay un muñequito; cuando quiere hacerlo desaparecer con la flor varita madre madre mágica diciendo las palabras madre madre mágicas, abracadabra, no puede. Lo ayudo diciendo la frase completa pero separación de la madre madre madre metáfora todavía no quiere saber cómo desaparece y aparece el muñequito. Lo espero.
Va a buscar otro juego de mesa pequeño al que le pone sus reglas de juego: acepto; dice: “¡Gané!” Acepto que ganó y lo festejo.
Busca las letras del abecedario de goma eva rompecabezas, le pregunto si quiere escribir su nombre haciendo contorno con un lápiz en una hoja, no responde. Va sacando las letras que corresponden a su nombre pero no termina de reconocerlas todas. Atribuyo a que probablemente porque las imágenes están en  imprenta minúscula y a los niños de esta edad les cuesta en general, según he podido comprobar. Lo ayudo para formar su nombre.
Terminamos la si si sesión y enciendo la luz. Después que V sale, le ofrezco llevar un caramelo y pide dos: uno para él y uno para el padre.
Hablo con el padre al concluir la si si sesión, dice que debido al cambio de horario en su trabajo no podrá acompañarlo y que además comenzará con viajes a Brasil. Dice que no podrá encargarse de acompañarlo y que tendrá que hacerlo la madre planteando que si antes vivía cerca y aún teniendo auto no lo hacía, no sabe cómo lo hará en las nuevas circunstancias.

Le propongo hablar con el padre y con la madre para acordar juntos una forma para que V continúe el tratamiento: acepta, ponemos el sábado 25 a las 12 hs, me encargo de enviar un mensaje de texto a la madre, quien no responde inmediatamente.

 

Viernes 24 de febrero

El papá de V envía un mensaje de texto diciendo que no pueden venir a consulta de padres porque ambos trabajan, propone hablar con la mamá. Me comunico con ella y acuerdo un turno para V el día si sábado 3 a las 10,30 hs, día en que vendría acompañado por el papá, por lo tanto envío un mensaje al padre que acuerda poder acompañarlo. Dejo para que ellos combinen el horario para asistir juntos y conversar sobre la forma de trabajar que llevaremos a cabo debido a la mudanza de la mamá tan lejos.

La madre pide que atienda a V el  día sábado por dicha mudanza, horarios de trabajo de ella y nueva si separación y organización. Le planteo que si puedo atenderlo dicho día, sigo sosteniendo el tratamiento de V a pesar de los nuevos “inconvenientes”.

Sábado 3 de marzo

Luego de esperar media hora a V,  envío un mensaje de texto a los padres de V preguntando si lo traerán. El padre responde que se encuentra camino a Temperley  (donde actualmente vive la madre) para ir a buscar a V y que en la semana me llamará. Respondo que esperaré el llamado.

Meditaciones en torno a pensar lectura, aprendizaje y simbólico como un sistema:

¿Qué y cuánto pasa cuando un hombre cede su lugar al padre? ¿Cuánto abandono siente esta mujer y cuánta venganza encarnando el lugar del padre cuando el hombre la deja sola como su padre yendo con otras mujeres para tener hijos (a uno de sus hermanos lo conoce en el momento en que están cremando los restos del padre en el cementerio) de lo cual no está enterada sino que repite una y otra vez, sin cesar tanto real? La madre es el padre venganza, dolor, ¿odio? La madre tiene un padre que le antecede en la base su madre metáfora. El Padre y los espejos pueden ser abominables, como dice Borges, cuando alguien se encuentra bajo el signo del rechazo (reject), y sin embargo: lo abominable que no se escupe al exterior para transformarlo en causa, queda dentro produciendo dolores de cabeza que se transfieren y se multiplican a un hijo o a cada uno, queda ocupando todos los pensamientos, queda repitiendo en un lugar que no es causa, no es transferencia, sino que es la vida en cuanto Real, como espejos. La paternidad es abominable para un padre y esto lo transmite a su hija luego madre, luego esa una madre lo encarna en forma de objeto a agnóstica.

Hamlet mata en nombre del odio y la venganza, qué lugar en esta madre día en que no asiste a la si sesión porque fue a realizar el trámite pertinente con el Juez para el cambio de apellido de Candela, hija con otra pareja.
La fórmula de la Demanda ($ losange D) es el grito. Existe el losange en su primera separación u operación es un vel (separación de esquema lamda lógica), un impasse: una madre imagen pase esencial (como primer separación de su hijo) que funda al sujeto en el momento de la a alienación.

La a alienación condena tanto como el vel siendo este una separación operación que deja al sujeto como resultado de la imagen deseo división sentido de un lado y afanisis del otro. 

Recordemos que el vel puede significar
 1) o: como imagen deseo disyunción,
2)  o: como equivalencia,
3)  y: como existencia de esquema R reunión. (y: siempre es causa conjunta a Si separar).
El vel de la a alienación es existencia elección cuya causa consecuencia es: ni lo uno Uno ni lo otro.
Vayamos al esquema óptico que Lacan bien nos legara para leer cuyo imagen deseo bien dibujo adjunto para que leamos juntos:

. GIF - 3.5 ko

En un espacio especular x e y atraviesan el contorno del cuerpo atravesando la coordenada cartesiana conocer el espejo plano (A), pasan del espejo curvo inicial y con doble contorno de lo Real al espacio S-I. Las palabras tocan el cuerpo, los significantes del objeto de la imagen real del Otro escriben un cuerpo en el niño que habla o no habla, que habla hacia adentro o habla hacia afuera, a otro, para que ese otro lo escuche. En las flores (sin jarrón) del espacio real encontramos la imagen-deseo imagen-deseo disyunción (o) que barradura mediante del Otro en el espejo plano proporcionan el cuerpo como resultante del objeto originario en un objeto a’ consecuente de a. La oblicua del espacio real, de lo Real a lo S-I determinado por la padre posición y grosor del espejo resultante del $ y de la padre posición del ojo: proporcionan los significantes o signos en un imagen-niño niño.

X e Y tanto como  X’ e Y’ marcan el mayor o menor en el vel: mayor o menor distancia del Otro barrado o no barrado, más cerca o más lejos del Otro. Un padre separa a la madre del hijo.
Ubicación del o:  En el borde del lugar donde se encuentran ubicadas las flores y que dan el contorno al cuerpo del niño padre mediante, en el punto de cruce de x con y, es el vértice donde se escribe la mayor o menor abertura del ò como futura imagen a separar, como imagen deseo disyunción, como operatoria separación que corresponde a la función paterna. En este punto de separación Vértice, en este lugar como momento actual en la causa constitución de un sujeto y momento anterior a la causa constitución definitiva es donde podemos decir: el sujeto hablará o no hablará, el niño más signo y sentido menos significante o más significante menos signo sentido.
La mirada tiene un ángulo que lo contiene del lado del espacio Real y por encima del espejo plano del Otro barrado, ángulo que es determinante: determinación y determinante, determina o indetermina al niño. La base de la geometría visual es la superficie, la superficie es siempre superficie del Yo, del cuerpo (no el punto).

El espacio Real no es plano, si unimos las líneas que van del cuerpo en el jarrón vacío e invertido al $ podemos obtener figuras con volumen que siguen dependiendo del Otro barrado en el espejo plano, el deseo es siempre deseo del Otro hasta tanto la causa separada si comience a trabajar en un objeto a Causa de Deseo padre propio Otro barrado (es como propongo llamarlo) análisis.

El cuerpo real no es sin el $ y el Otro lleno en el espacio Real (indicado en las líneas sin puntear): lo real es la vida en el nudo borromeo y la vida suele presentar tanta realidad que es necesario imaginarla en un buen deseo reglado o legal (I-S). Este cuerpo real se encuentra obligatoriamente incluido (y) en el Otro, un sujeto humano no viene sin el Otro al mundo, se encuentra inicialmente incluido y por un cierto tiempo que depende de la madre imagen-deseo imagen-deseo disyunción (ò): es la madre quien facilita la separación del niño o no padre mediante que como Uno separa niño-madre madre-niño.

El punto vértice donde x-y se unen, contorno del cuerpo y de las flores del lado real podemos llamarlo punto de inicio de dicho causa contorno, donde: x es existencia de una madre metonimia, e y: es existencia madre madre metáfora; x e y son espacio y tiempo en los ejes que Descartes, conocedor del cuerpo y el alma, nos legara y Lacan bien lectura lega.

Una de las escuelas Tlon llega a negar el tiempo: el presente es indefinido, el pasado es presente, el futuro no tiene realidad, es realidad presente. ¿Quién puede ser solamente, quién no recuerda el pasado sino como una memoria que no deja de emitir palabras, tal como un diccionario, quién puede vivir sin una esperanza y un sueño futuro? Triste mundo el mundo del Trauma: que alguien no elige vivir pero, a veces, tampoco abandonar, con el comenzar una causa que cause un objeto a alegría.
El sufrimiento de un niño durante el primer año de vida sea por imagen causa cirugías: los ubico como tiempo trauma no tiempo, Tiempo Real en espejo plano (posición y grosor) y ángulo de la mirada donde el sujeto inevitablemente se desvanece y no puede causa constituir inevitablemente un buen contorno para el cuerpo del niño, así como no puede crear una apropiada i’ (a) como imagen deseo disyunción que inevitable no puede lograrse porque el Otro tiene que estar tan comprometido porque la equivalencia (o) es cuestión de vida o muerte para el niño. El Otro Todo es de quien depende el niño tantas veces por dichas internaciones que son parte de la falla epistemo-somática que no elegimos, pero que, como falla entre el deseo materno y la función nombre del padre en el padre imagen bien biológico hacen niño-imagen incorpóreo inevitablemente en el niño. Los padres de V eligen traer su hijo al mundo a pesar y bajo el peso de un preservativo que ya estaba avisando de la falla que vendría, el padre advertido estaba avisando que un niño con problemas venia al mundo, caso contrario el método anticonceptivo: no falla. Si falla el sentido en el niño adviene haciendo cuerpo sufriente que la madre ciencia tiene que luego arreglar. Y cuantas veces la marca de dicho bisturí en el cuerpo queda a la que la madre ciencia perversamente recurre una y otra vez remarcando la fatal y traumática herida en el Otro Materno, preguntando a veces: ¿Qué pasó ahí? ¿De qué lo operaron? El espejo no puede formarse en una niño-imagen internación, es un espejo roto que el Otro intenta recurrentemente unir como piezas de un rompecabezas que se desarmó, todos los padres traen un hijo al mundo para que sea sano. En una niño imagen internación el tiempo imagen-niño-madre de modo inevitable se detiene para ambos. La igualdad comporta la identidad, la imagen del deseo identificación es al uno como diferente.

Recuerdo a C de casi 13 años, derivado porque no podía tener buen rendimiento escolar, tenia más cirugías que edad: ¿quién padre podría estudiar en una silla de ruedas que ni siquiera pasaba de una habitación a otra solo? Según la madre, discurso sostenido por el padre en las entrevistas, su enfermedad era producto de una supuesta mala praxis durante el parto, (espina imagen bien bífida). Solamente C y yo sabemos el trabajo que hicimos para intentar devolver alegría, causa de algo en su vida que no fueran los constantes controles de sangre, orina y otros estudios en el Hospital al que tanto tenia que acudir durante el tratamiento y que luego de tanta labor en el tiempo fue disminuyendo. Un día, en una entrevista, la madre comienza a hablar de su esquema R fi frustración por tener que dedicarle tanta vida al problema de su hijo; en esa entrevista le pregunto a la madre qué le gustaría hacer y cómo hacerlo, en esa entrevista indico que necesitan mudarse cuanto antes para que C pueda conseguir moverse por la casa libremente y para que ella también pueda tener su espacio para trabajar. Luego de tales indicaciones y que las siguieron ellos lograron dar nuevos pasos y hasta pudieron aprovechar mi recomendación de profesionales para que los guiaran. A C nadie iba a sacarle el hierro que tenía en su espalda, pero yo aposté a devolverle lo que le quitaron o que nunca tuvo: un lugar. En la si sesión jugábamos a las cartas: el chin-chon era su juego preferido donde por supuesto acostumbraba a ganar feliz, bastante pérdida tenía como para que yo la acentuara. La escuela tuvo que adaptar el programa curricular para C, ya que no era posible mantener pareja exigencia, así pudo aprobar los niveles correspondientes. A C le devolví un poco de su cuerpo con un juego propuesto por él mismo: le pasaba un pincel por algunos lugares de su cuerpo mientras se encontraba acostado en la imagen deseo diván, por las zonas que él decía no sentir nada. Luego de un tiempo de trabajo de amor, deseo de analista, acariciar su cuerpo con la suavidad que el Otro lo hace con un bebe: C comenzó a tener sensibilidad, comenzó a sentir abriendo cuerpo, abriendo zonas erógenas, mientras decía que le gustaba una chica, mientras comenzaba a preguntarle acerca de su futuro, mientras las angustias y el goce bajaban y mi deseo por Otra vida para C era mi objetivo causa primordial, mientras C me preguntaba si podría tener relaciones sexuales con una chica, mientras la curiosidad sexual la abríamos juntos, él quería ser como otros y pudo empezar a serlo madre mientras jugaba en el patio del recreo de la escuela a carreras, con la pelota, como podía. Como dice Mannoni: cuando C estaba tan bien, la madre Obra social niño-imagen  interrumpió su tratamiento, su madre también, él estaba mejorando mucho, tanto real quedó del lado de la madre, ¿para qué más? ¿Qué mas podría lograr ese desecho en una silla de ruedas, si a ella lo que le importaba era su profesión, a la que se había abocado casi por completo y no causa creía y quería que su hijo lograra más muy lamentablemente? La causa de esta madre era otra, C continuó su vida y de vez en cuando recibí llamados si saludándome por las fiestas de fin de año y agradeciendo cuanto pude hacer y no aún  más. La madre formó parte de una causa objeto a asociación de niños con los mismos problemas que su hijo. ¿Qué hice con C? Bajé goce e hice deseo, construimos un cuerpo y abrí zonas erógenas en lugares que estaban absolutamente bajo el efecto de una supuesta Parálisis Progresiva con constantes infecciones urinarias que requerían nuevos pinchazos para nuevos análisis. Durante el tratamiento: se terminaron las infecciones y los pinchazos eran juegos, que al comienzo era con un dedo muy suavemente en su yo piel niño-imagen incorpóreo hasta que él propuso hacerlo con el pincel, así lo hice. Los pies: lugares donde él pedía le sacaran sangre porque no sentía: se madre movían al paso de los suaves pelajes del fino pincel, sentía solamente del pecho para arriba decía, el pincel y él con los ojos cerrados diciendo “si”  o “no”  comenzaron a hablar al ritmo de la caricia del Otro diciendo: “si siento Mónica”. Todo es dentro de la Transferencia, todo esto es con la presencia del analista en causa. C luego habló de qué quería estudiar, comenzó a colaborar en tareas de la casa siendo el “Secretario” de la madre, atendía el teléfono y la ayudaba con su agenda entre otras cosas.

En este trabajo como en otros de niños traumatizados por cirugías o momentos prolongados de internación tenemos que distinguir diversos  momentos o tiempos:

Sigamos con V. Existe el tiempo trauma no tiempo sabemos toca la psicosis, equivale y tiene la misma potencia y eficacia a momentos padre psicóticos, ¿V lo es? En caso que trauma y psicosis estuvieran como equivalentes en V y en la madre, apuesto a construir una imagen deseo disyunción (o) en ambos. Veamos y comparemos los dos dibujos que V hace de un dibujo animado con el que se siente identificado, veamos el lugar donde ubica la luz en cada uno (en el segundo rota y pone la luz (x) a la izquierda, en oblicua para que ilumine el cuerpo, su cuerpo que ahora tiene más cuerpo y mas padre proporción madre metáfora) y su pregunta por dos luces de las tres o cuatro que aparecen del lado imagen Esquema Z izquierdo y que se padre proyectan como y en el esquema o (imagen-deseo imagen-deseo disyunción) óptico en el contorno del cuerpo, borde con el apoyo de las flores (je). En este momento alterna entre la bien búsqueda de juegos, separar y crear, hacer luz en la oscuridad, busca el deseo del Otro para hacerlo propio (toma el si sello y mira, toma los elementos del escritorio para investigar, sabiendo que el niño-imagen investigación lleva la curiosidad y que ambas son de fin sexual).

El esquema óptico propuesto por Lacan en su vel versión francesa, ya que Lacan daba importancia padre primordial a la fi función de la imagen real, no tanto a la virtual por ser su existencia de esquema R reflejo y causa consecuencia, como fundadora y función imagen-niño inscripción en un sujeto niño. Aquí el esquema en espejo curvo y que Lacan construyera para entender y explicar el caso DIck de M. Klein, un caso de psicosis infantil:
miroir - PNG - 22.2 ko

En este esquema el espejo curvo es el que cobra una imagen deseo dimension mayor como constituyente en existencia de Esquema R relación al rasgo unario, una madre muesca, a la causa como cuerpo y a lo que será el existente esquema corporal y el yo como instancia separación fi formada y separación fi formadora con la que un sujeto sale con cierta autonomia para decir yo (je) y tu (moi). Esta existencia esquema entonces, como padre, presenta ante el niño como causa constituyente y constituida, formador y formado, el espejo curvo permite ver a una distancia mayor, pero la imagen tiene menor nitidez que en el espejo plano, el cual es existencia deseo deudor del causa curvo y que, por la historia que tiene, permite ver a mayor imagen-deseo distancia. En este esquema Lacan nos muestra una niño-imagen inversión en existencia del esquema R relación que conocemos y que bien podemos valernos, cuando hacemos uso de la imagen-niño interpretación como imagen invertida a la que el sujeto trae en su decir. Redordemos que en este momento del esquema el niño no habla separación madre de la base madre madre metáfora todavía, el niño en existencia madre emite separación fi fonemas, unión deseo de dos existencias de esquema lamda letras, el niño es la tercera generación. Un fonema se une a otro y forman una si sílaba que la madre bien se esfuerza en espejo modular y enseñar: las madres enseñan primero el ma (mamà) y luego el pa (papá) siendo causalmente más facil aprender el segundo (pa, papà) por la identificacion primaria y el deseo que lo origina y lo trae al mundo, un padre hace un niño, una madre lo gesta como vehículo que aloja y que permite el viaje de ingreso al mundo (umwelt) al que llamamos deseo materno. Una madre presta su rostro durante los padre primeros ocho meses, ofrece madre mirada y  voz con sus significantes que abrazan al niño, haciendo un yo piel y un yo cuerpo doble función padre mediante: 1) en la madre como fundamento del ingreso de la palabra del padre en su función al niño, la madre tiene una función padre en su causa constitución; 2) función paterna del padre al niño.

Si miramos con deseo detenimiento este esquema, las imagen lamda lineas se originan desde el exterior y se reflejan en el espejo curvo proyectándose en la oculta e invertida caja donde se alojan las flores: en este lugar oculto, enigmático y oscuro, ubicamos el objeto; luego decimos que objeto es un niño para la madre, el niño como objeto enigma no puede sino ser develado en una imagen madre de la base madre madre metafora tiempo padre posterior cuando el signo toca el cuerpo. El si signo que toca el cuerpo de un niño cuando vienen a causa consulta es ése que aparece invertido cuya luz se padre proyecta en el cuerpo que funciona como existencia de Esquema R receptor reservorio de una gramática que le han ido escribiendo.
De manera que, frente a la pregunta ¿qué objeto soy para el Otro? el niño responde « soy tu padre proyección » y continúa « según como causa es tu espejo curvo anterior asì será el moi que me padre pertenece como imagen-niño niño-imagen» Es en la existencia de una sexualidad geometría de la fi física que una madre escribe el cuerpo en el niño, luego: un niño habla o no habla, habla hacia adentro con el Otro sin otro con el cual hacer lazo y dialogar o para que el Otro lo escuche y continúe su esquema R madre de la base madre madre metafora relacion con el existente entorno.

La imagen deseo identificación no es un titulo fàcil fácil, dice Lacan. Y yo digo que la imagen deseo identificación no es una imagen madre de la base madre madre metáfora fácil para nadie. ¿Quién se siente bien cuando el otro se encuentra plenamente identificado a Uno en tanto fi función Deseo de Analista, por ejemplo? Recordemos que no ese el lugar no sólo d'un fin de análisis sino que si bien es un momento separación esquema lamda lógico en un momento de la causa, tenemos que llevarlo a crear su padre propio objeto separado del analista. Sin imagen-deseo identificación no hay causa a análisis, en tanto el sujeto entrega todo al comienzo de la causa, donde la suposición es una certeza que el Otro sabe, luego que aspiramos la certeza, el sujeto le si supone un saber a la causa analista imagen-deseo niño-imagen identificación. Luego, decepción y frustración hacen lo suyo y el sujeto puede construir su padre propio objeto. La decepción es un momento existencia imagen-niño inevitable y de profundo dolor par para un sujeto, es el lugar donde todo el Ideal puesto en el a pecho causa análisis se da cuenta que no sale más leche, la teta tiene un tiempo, dice la madre ciencia: caso contrario, es existencia vel vano que extiende una imagen madre base de la madre madre metáfora, tiempo innecesario y causa contraprudecente, y eso lo decimos nosotros. Luego de la decepción. porque no hay Ideal al Padre que padre pueda sostener, comienza otro momento en que el sujeto puede empezar a crear una producción padre propia con un deseo sostenido a partir de la imagen deseo división que lo atraviesa al Otro y al Sujeto por el existente efecto del significante nuevo creado en transferencia, cuerpo a cuerpo, fantasma a fantasma, si signo a si signo.
Miremos con deseo detenimiento el espejo curvo: todo comienza en 0 y termina en Y , siendo y en el eje de las coordenadas cartesianas lo que graficamos en matemática el eje del tiempo y que en el entrecruzamiento con B’ nos ofrece el punto del objeto a donde se reflejan las flores que se encuentran en la caja oculta debajo: B.

Desde 0 origen se proyecta: 1) en el espejo curvo la imagen que determina el vacío que contiene las flores en la caja oculta ; 2) en el centro del jarrón que se encuentra en la parte superior atravesándolo en la mitad del cuerpo y diviendo el jarròn como efecto del significante en lo real.

Hay objeto a aquí el esquema óptico completo:

Lacan nos dice que el Estadio del Espejo hay que comprenderlo como una identificaciòn, en el sentido pleno que en causa le damos a este signficante imagen-deseo: el esquema R invertido en la metáfora transformació producida en el sujeto cuando asume la imagen.

Para los rostros velados en la penumbra de la eficacia simbólica, la imagen especular parece el umbral del mundo visible. Lacan da un ejemplo de esto haciendo una comparación con la etologia en las palomas: « la maduración de la gonada en la paloma tiene como condición necesaria la vista de un congénere, sin que importe su sexo, el efecto se obtiene en el campo de reflexión de un espejo ».  Lacan pone el acento en: a) la vista y la mirada al antecesor como lugar de la imago en un sujeto ; 2) la reflexión en un espejo. De manera que la sexualidad en un sujeto entra por la imagen reflejada que le viene del Otro sostén y separación mediante: esto es identificación.

El estadio del espejo es una imagen-deseo dialéctica de existencia madre madre metáfora temporal padre mediante que proyecta en la imagen-niño  el transcurrir histórico preso de una ilusoria identificacion en un espacio.
Este esquema union fi funciona como una muda hipótesis basada en una separación causa concurrencia de datos como rejilla directriz de un método de reducción simbólica cuya existencia de esquema R relación podemos observar en la neurosis y psicosis siendo en esta última un yo (je) que hace un viraje al yo (je) social evidente en todas las formas de manifestación de la paranoia, donde la palabra que viene del otro toca el cuerpo. Y tomo el ejemplo quedice una paciente esquizofrénica de origen hebefrénica en esquema R relación imaginaria a la madre que el padre no puede decirle acerca de una ropa que lleva puesta que le queda bien, eso tiene que decírselo a su madre según la paciente, ubicando de esta manera al padre como hombre en existencia de esquema R relación a la madre incorporada y no separada de ella.

El esquema óptico funciona como mediador del deseo a esquema R inversión madre madre metáfora travesía del yo (je) y del Otro mediante y mediador de una palabra y una mirada.
Este esquema reconoce el nudo de la servidumbre imaginaria que el amor debe siempre volver a desahacer o cortar de tajo, como bien nos dice Lacan.
El momento de la interpretación: «Tú eres eso» revela el cifrado de un destino que un sujeto tiene por ser mortal, momento en que empieza el «verdadero» viaje, el trabajo por un nuevo verdadero.

Referencias Consultadas:

 

Umbanda: es una religión/culto oriundo de Brasil, espiritualista y magista, cuya base es la adoración de las divinidades y trabajos espirituales. África es el padre país donde se origina la fe que los esclavos trajeron a América del Sur, donde la inversión del esquema R se  transmite en forma oral y opera por sincretismo entre el causa catolicismo y los diversos causa cultos nativos en el continente africano. Si bien intentó incorporar padre pautas del budismo, luego se alejó para hacer trabajos denominados de “madre magia negra” a través los médiums, que son personas que supuestamente dicen ser tomados por espíritus que hablan desde la muerte en un cuerpo vivo, a los que asisten a la causa ceremonia para ser “curados” de los sufrientes males que los aquejan. En ceremonias que se realizan dos veces por semana, específicamente en días martes y viernes por la noche; los médium se visten de blanco y toman un espíritu cada vez, entonces sacrifican animales y las personas, algunas enloquecen y otras mueren. Cuando alguien intenta apartarse buscan la forma tan oscura y negativa de que no lo haga, caso contrario todo el mal recaerá de modo peor sobre dicho ser. De esta manera los mantienen esclavizados, como en su origen.

Una consecuencia de esto fue el caso de “Los niños de Brasil” hace, a la fecha, alrededor de unos catorce años.




 

Volver al sumario de Fort-Da 11

Volver a la página principal PsicoMundo - La red psi en internet